Viernes, 22 de Junio de 2018

Noticias

Bonn, 16 de diciembre

Ludwig van Beethoven: 240 años de su nacimiento

Nacido en Bonn un 16 de diciembre de 1770, Ludwig van Beethoven tuvo una infancia problemática. En Viena conoció a Mozart, posteriormente conoció a Joseph Haydn, que lo invitó a estudiar con él en Viena. En 1812 y comenzados sus problemas de sordera, redacta el conocido Testamento de Heiligenstadt casi al borde del suicidio. Perfeccionista innato, hizo múltiples correcciones de sus manuscritos. Su estilo sinfónico influyó a las siguientes generaciones de compositores y se proyecta hasta entrado el siglo XX.









Estudió primero con su padre, Johann, cantante e instrumentista al servicio del Elector de Colonia en Bonn. Luego con C.G.Neefe, organista de la corte. En 1787 viaja a Viena pero debe retornar rápidamente a Bonn al saber que su madre estaba muriendo. Cinco años más tarde está de vuelta y se establece en Viena.

Allí quiere continuar su formación y estudia primero con Haydn, pero el choque de temperamentos lo hace seguir su aprendizaje con Schenk, Albrechtsberger y Salieri. Hata 1794 es sostenido por el Elector en Bonn, pero encuentra patrones entre la aristocracia melómana de Viena y pronto disfruta del éxito como pianista virtuoso, tocando principalmente en casas y palacios.

Su debut en público se produce en 1795, casi al mismo tiempo que aparecen sus primeras publicaciones importantes, los tres tríos con piano Op.1 y las tres sonatas para piano Op.2. Se dice que como pianista Beethoven tenía pasión, brillo y fantasía, así como profundidad de sentimiento.

Naturalmente las sonatas para piano revelan el lado más original del músico. La Sonata Patética pertenece a 1799 y la Sonata Claro de Luna a 1801, ambas representando las más obvias innovaciones en estilo y contenido emocional. Esos años también apreciaron la composición de los primeros tres conciertos para piano, sus primeras dos sinfonías y el grupo de seis cuartetos Op.18.

1802 fue un año de crisis para Beethoven al comprobar que la audición dispar que había notado por algún tiempo era incurable y de seguro empeoraría. Ese otoño, en una villa en las afueras de Viena, Heiligenstadt, escribió un documento tipo testamento, dirigido a sus dos hermanos y describiendo la amargura provocada por su aflicción y sugiriendo que pensaba que la muerte estaba cerca.

Pero Beethoven sobrellevó esto con determinación y entró en una nueva fase creativa, generalmente llamada "el periodo medio", que se caracterizó por un tono heroico, evidente en la tercera sinfonía (conocida como Eroica y dedicada originalmente a Napoleón), en la quinta sinfonía (donde el sombrío modo del primer movimiento en do menor conduce a un triunfante final) y su ópera Fidelio. Aquí el tema heroico se hace explícito en la historia, en donde (siguiendo la tradición de "ópera de rescate" de la post-revolución francesa) una esposa salva a su marido prisionero de la muerte en manos de sus opresivos enemigos políticos.

Los cuartetos de cuerdas del periodo, publicados con el Op.59, también son heroicos en escala: el primero está concebido con gran amplitud y contiene un sentido de triunfo mientras el intenso Adagio conduce a un jubiloso final basado en una melodía folclórica rusa (a pedido del dedicatario, el conde Razumovsky).

Fidelio, estrenada sin éxito, fue dos veces revisada por Beethoven y sus libretistas, consiguiendo suceso en su versión definitiva de 1814. Aquí aparece más énfasis en la fuerza moral de la historia, que no sólo tiene que ver con libertad y justicia, así como heroísmo, sino también con amor conyugal, y en el carácter de la heroína Leonora, la imagen idealiza de Beethoven de la mujer.

Aunque en su vida no encontró el amor, varias veces estuvo enamorado, usualmente de alumnas aristócratas (muchas de ellas casadas), y si no era rechazado no encontraba la mujer adecuada a sus ideales. Sin embargo, en 1812 escribió una apasionada carta de amor a una "Eterna Amada" (probablemente Antonie Brentano, una mujer de Viena casada con un hombre de negocios de Frankfurt), pero probablemente la carta nunca fue enviada.

Con sus poderosas y expansivas obras de este periodo medio, que incluyen la Sinfonías Sexta (Pastoral), Séptima y Octava, los Conciertos para Piano N°4 y N°5 (Emperador) y el Concierto para Violín, así como varias partituras de cámara y sonatas para piano (tales como Waldstein y Appassionata), Beethoven ganó su sitial como el más grande compositor de su tiempo.

Su carrera como pianista había terminado en 1808 y ese año consideró dejar Viena para tomar un cargo en Alemania, pero tres nobles vieneses se unieron para proporcionarle un ingreso económico seguro y, por ende, Beethoven decidió permanecer allí. Lamentablemente el plan fracasó con las guerras napoleónicas ya que sus patrones sufrieron pérdidas y el valor de la moneda austriaca decayó.

Los años posteriores a 1812 fueron relativamente poco productivos. Parece ser que Beethoven se encontraba seriamente depresivo, por su sordera y la resultante soledad, por el fracaso de sus esperanzas maritales y (desde 1815) por la ansiedad de lograr la custodia de un sobrino, lo que le introdujo en acciones legales. Pero cuando salió de estos problemas comenzó a escribir sus obras más profundas, las que seguramente reflejan algo de lo que había estado sufriendo.

Hay siete sonatas para piano en este "periodo tardío", incluyendo la turbulenta Hammerklavier Op.106 y la Op.110, ambas con fugas y una escritura mucho más excéntrica de lo que normalmente se piensa para el instrumento. También esta la Gran Misa y la Sinfonía N°9 (Coral) donde el extenso final con variaciones es una musicalización para solistas y coro de la Oda a la Alegría de Schiller.

Y además está el grupo de cuartetos de cuerdas, con música en un nuevo plano de profundidad espiritual, con sus ideas exaltadas, abruptos contrastes e intensidad emocional. El tradicional esquema de cuatro movimientos y las formas convencionales son descartadas a favor de diseños en seis o siete movimientos, algunos fugados, otros cercanos a las variaciones, algunos tipo canción, otros marciales, incluso uno parecido a un preludio coral.

Para Beethoven, el acto de componer siempre había sido una lucha como lo muestran los tortuosos escritos en sus manuscritos, y en estas creaciones tardías, el sentido de esfuerzo agonizante es parte de la música.

El gusto musical en Viena había cambiado durante las primeras décadas del siglo 19, el público estaba principalmente interesado en la ópera italiana liviana (especialmente Rossini) y la música de cámara "más fácil", así como las canciones, se adecuaban al gusto burgués que prevalecía. Pero los vieneses estaban conscientes de la grandeza de Beethoven.

Ellos aplaudieron la Sinfonía Coral aún cuando la consideraron difícil, y si bien quedaron estupefactos por los últimos cuartetos, sintieron su extraordinaria cualidad visionaria. Su reputación se extendía incluso más allá de Viena: la última Misa fue estrenada en San Petersburgo y el encargo inicial que condujo a la Sinfonía Coral provenía de la Sociedad Filarmónica de Londres.

Y cuando murió, a comienzos de 1827, se dice que asistieron 10000 personas a su funeral. Al fin y al cabo Beethoven había llegado a ser una figura pública como ningún compositor lo había sido antes. Y a diferencia de la generación precedente, Beethoven nunca fue un proveedor de música para la nobleza con la que compartía. Y de hecho creó la figura del artista como héroe y del hombre como un ser libre. 




Breves

  • HECTOR BERLIOZ

    Fue un creador cuyo obstáculo fue la intransigencia de la mayoría de los músicos en casi todos los temas, desde su apoyo al uso del saxofón o a la nueva visión dramática de Wagner. Su vida fue excéntrica y apasionada. Ganó el Premio de Roma, el más importante de Francia en aquel momento, por una cantata hoy casi olvidada. Su obra musical es antecesora de estilos confirmados posteriormente.

  • El aprendiz de brujo de Paul Dukas se basa en una balada de Goethe. Es un scherzo sinfónico que describe fielmente cada frase del texto original.

  • La primera ópera de la que se conserva la partitura es Orfeo de Claudio Monteverdi. Se estrenó en Mantua en 1607, con motivo de la celebración de un cumpleaños, el de Francesco Gonzaga.

  • La obra que Stravinski compuso desde la época del Octeto de 1923 y hasta la ópera The Rakes Progress de 1951, suele considerarse neoclasicista.

  • En la Edad Media encontramos la viela de arco, de fondo plano y con dos a seis cuerdas, que se perfeccionó en la renacentista, hasta llegar a su transformación en el violín moderno a partir del siglo XVI, cuando se estableció una tradición de excelentes fabricantes (violeros) en la ciudad de Cremona.


Citas

  • DANIEL BARENBOIM

    "Un director no tiene contacto físico con la música que producen sus instrumentistas y a lo sumo puede corregir el fraseo o el ritmo de la partitura pero su gesto no existe si no encuentra una orquesta que sea receptora"

  • GEORGE GERSHWIN

    "Daría todo lo que tengo por un poco del genio que Schubert necesitó para componer su Ave María"

  • GUSTAV MAHLER

    "Cuando la obra resulta un éxito, cuando se ha solucionado un problema, olvidamos las dificultades y las perturbaciones y nos sentimos ricamente recompensados"

  • FRANZ SCHUBERT

    "Cuando uno se inspira en algo bueno, la música nace con fluidez, las melodías brotan; realmente esto es una gran satisfacción"

  • BEDRICH SMETANA

    "Con la ayuda y la gracia de Dios, seré un Mozart en la composición y un Liszt en la técnica"

MULTIMEDIA

  • Los pinos de Roma

    Ottorino Respighi

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Ciclo 2011 - Programa N° 17

  • Obertura 1812

    Piotr Illych Chaikovski

  • Ludvig van Beethoven

    Biografía

  • Preludio a la siesta de un fauno

    Claude Debussy

  • Sinfonía Nº 41 "Jupiter"

    Wolfgang A. Mozart

  • La Boheme (Acto primero)

    Giacomo Puccini

  • Vissi d' arte

    Renata Tebaldi (Floria Tosca)

Intérpretes

Músicos

José Libertella

José Libertella

Los que disfrutaron de su música sobre el escenario lo recordarán, seguramente, con esa pasión que ponía cada vez que acomodaba el paño sobre sus rodillas, tomaba el instrumento y cumplía con el ritual de la función. Y quizá como ese hombre apasionado al que le saltaba la tanada ajustando cada detalle, preocupado porque el sonido o las luces no eran los óptimos. José Libertella nació en Calvera, Italia, su padre Juan construía tejas y trabajaba la tierra, fue el primero en emigrar a la Argentina. José lo siguió el 7 de junio de 1934, tenía once meses, viajó en el buque Principessa María en brazos de su madre.

Poetas

Alfredo Le Pera

Alfredo Le Pera

Las letras de las canciones que Le Pera compuso para Gardel se adecúan magistralmente a éste y si como poeta no alcanza el vuelo de Manzi, ni la profundidad de Discépolo, ni la porteñidad de Romero, acierta con algunas frases proverbiales que constituyen un ingrediente poco estudiado pero muy propio de la letrística tanguera, utilizado por Cadícamo con notable sabiduría.

Poetas

Enrique Cadícamo

Enrique Cadícamo

Poeta, escritor y autor teatral. El primer tango de Cadícamo fue “Pompas de jabón”, con música de Roberto Goyheneche. Fue el primer tango que Gardel le grabó al poeta marcando el inicio de sus notables creaciones. Además le cupo a Cadícamo ser el autor del último tango que Gardel grabó en la Argentina, antes de emprender su última gira, el tango “Madame Ivonne”, grabado el 6 de noviembre de 1933. Su obra no se limitó al tango, sino que abarcó múltiples ritmos. Su creación profílica y multifacética es un aporte significativo a la cultura popular.

Junín, 13/06/2016

Presentaron “Tango en Junín”

Los amantes del tango podrán disfrutar de diversas actividades durante cinco días en Junín. El intendente la Ciudad, Pablo Petrecca, presentó oficialmente “Tango en Junín”, un importante ciclo cultural que se desarrollará entre el 13 y el 17 de julio próximos e incluirá la realización de la preliminar del Festival y Mundial de Tango BA 2016.

Mar del Plata, 30/05/2016

Amelita Baltar en el Teatro Colón

El sábado 11 de Junio a las 21 hs se presentará en el Teatro Municipal Colón la gran cantante Amelita Baltar, acompañada por la Orquesta Municipal de Tango que dirige el Maestro Julio Davila y el pianista Aldo Saralegui como invitado especial. Luego de su presentación en Mar del Plata, la cantante estrenará un nuevo espectáculo: "Noches de Kabaret" en el Teatro Maipo de Buenos Aires.

Letras

Ver mís letras
A B C D E F G H I J K
L M N O P Q R S T U
V W X Y Z

Desarrollado por Osmosis