Miércoles, 20 de Junio de 2018

Mozart

Viena: 1782-1783

Viena: 1782-1783

Una vez casado con Constanza, Mozart tenía que acudir a todos los trabajos, los seguros y los inseguros, y estuvo a punto de conseguir dar clases de música a la princesa Elisabeth de Württemberg, si no hubiese sido porque el emperador prefirió a Antonio Salieri. Así aparece por primera vez en la vida de Mozart ese músico que tiene un papel más importante en la fábula, en la leyenda mozartiana, que en la historia de la música.







En cambio el encuentro con Haydn es de la mayor importancia para Mozart. Haydn iba a Viena desde la residencia del príncipe Esterházy con cierta frecuencia, y en uno de esos viajes se conocieron. Veinticuatro años mayor que él, era el único músico a quien podía admirar sinceramente, y, sin duda, el único entre sus contemporáneos que tuvo capacidad para comprender a Mozart en toda su grandeza, tal y como podemos comprobar en una carta que escribió a Praga: «Si estuviera en mi mano que todos los amantes de la música, y especialmente los que tienen el poder, fueran capaces de impresionarse y sentir las obras de Mozart, con un conocimiento y una emoción tan grandes como los míos, las naciones rivalizarían por tener dentro de sus fronteras a esa joya».

En todos los años de Viena, hasta que Haydn se marcha a Londres, los encuentros con su amigo debieron compensar a Mozart de la soledad que produce la amarga competencia con los mediocres; se reunían en casa de Stephen y Nancy Storace y tocaban música de cámara con Dittersdorf y otros músicos, y en este ámbito, precisamente en la intimidad de la música de cámara, surgirán las obras que Mozart va a dedicarle.

Haydn, después de nueve años sin componer cuartetos de cuerda, había publicado sus seis «cuartetos rusos», opus 33, que contienen, según su autor, «un modo nuevo muy particular». El estudio de esta obra es una de las experiencias artísticas más fuertes en la vida de Mozart, y su resultado la composición de los seis cuartetos dedicados a su «querido amigo Haydn» (K 387, 421, 428, 458, 464 y 465). El trabajo abarca un largo periodo, desde 1782 hasta 1785, y los manuscritos están llenos de tachaduras, correcciones y comienzos abandonados. A Mozart se le descubre un mundo formal nuevo, pero él crea un conjunto de obras que figuran entre las más logradas y personales de cuantas hizo. La influencia es de un carácter tan eminentemente técnico, que al profano le resultaría muy difícil percibirla, aunque haya rasgos diferenciales aparentes, como el protagonismo del primer violín en Haydn, que no encontramos en Mozart.

Para Alfred Einstein (biógrafo de Mozart) existe una diferencia más profunda, y es que mientras en los «cuartetos rusos» encontramos un humor muy característico del sur de Alemania, una especie de alegría «en mangas de camisa», Mozart no se permite nada de eso. Pronto se vio que con esta música se había dado un paso demasiado grande; ése fue el reproche de la crítica, incluso Dittersdorf reconocía sentirse un tanto turbado ante la exuberancia de ideas tan espléndidas.

En esta época Mozart frecuenta la casa de un personaje influyente de la corte, el barón Gottfried van Swieten, diplomático, hijo de un médico de la difunta emperatriz, que, en su etapa de embajador en Berlín, había adquirido un profundo conocimiento de la música de J. S. Bach y de Haendel. Allí se reunían todos los domingos a las doce, y no se tocaba otra música que la de los dos maestros; además Mozart se llevaba partituras para poderlas estudiar en casa, y cuando las tocaba al piano, a Constanza llegaron a gustarle tanto que pedía a su marido que compusiera fugas como aquéllas, porque eran «lo más artístico y lo más hermoso que había en la música». En su infancia, el padre Martini analizaba cánones con él, pero el profundo conocimiento del contrapunto que adquiere ahora con el estudio de la obra de J. S. Bach, influirá decisivamente en su obra y muy particularmente en su Misa en Do menor (K 427).

Desde la boda, el matrimonio se ha mudado dos veces de casa, y ahora planean un viaje a Salzburgo para que Leopoldo y Nannerl conozcan a la joven esposa. El 11 de noviembre intentan ponerse en camino, pero el día antes «el tiempo fue tan horrible que apenas se podía ir en coche por la ciudad», y en la posta le comunican que en esas condiciones las etapas serían muy largas y que lo más seguro es que tuvieran que volverse. Luego la causa del aplazamiento es una indisposición de Constanza, sin duda producida por su primer embarazo, porque el 18 de junio de 1783 Mozart comunica a su padre: «¡Felicidades, ya es usted abuelo! Ayer a las seis y media de la mañana, mi querida esposa dio felizmente a luz un robusto y hermoso niño.»

Confiados quizás en la robustez del bebé, lo dejan al cuidado de una nodriza, y a finales del mes de julio emprenden, por fin, el viaje a Salzburgo. Se podía temer alguna represalia del arzobispo, pero lo que encontraron fue un ambiente bastante frío en su propia casa, donde Constanza recibió muy pocas atenciones.

Mozart venía además a cumplir un voto; en los difíciles tiempos de su noviazgo había prometido, si lograba llevar a Constanza a Salzburgo como esposa, ofrecer allí una misa compuesta por él. Llegado el momento no tiene más que hasta la mitad del Credo, así es que para cumplir el voto en la iglesia de San Pedro tendría que completarla con fragmentos de otras obras suyas. La Misa en Do menor, antes mencionada, no se sujeta a las normas de brevedad que dictaba Colloredo y es, junto con algunos fragmentos del Réquiem, inacabado también, y el Ave verum corpus (K 618) la más profunda música religiosa de Mozart.

De vuelta a Viena, el matrimonio hace una agradable escala en Linz y, para un concierto que le piden compone la sinfonía que lleva el sobrenombre de la ciudad (K 425). La influencia de Haydn aparece aquí en la introducción lenta y solemne del primer tiempo, y en el «andante» sobre todo, aunque los cambios de humor, la mezcla de lo alegre y lo nostálgico, característica de la obra de Mozart, discurren por toda la sinfonía para separarla de las del amigo y maestro que en estos años tenía tan presente.

A primeros de diciembre, ya en casa, reciben la triste noticia de la muerte de su primogénito Raimundo Leopoldo. El «pobre, rollizo y querido bebé», así le recuerda su padre en una de sus cartas, había muerto el 19 de agosto y reposaba en un humilde cementerio hoy desaparecido.

Utilice esta guía para recorrer la vida de Mozart de manera cronológica.
Entrega siguiente: Conciertos para piano.
Entrega anterior: Viena: Constanza Weber.
Bibliografía: Mozart de Rafael Pérez Sierra
Más Notas
Cosi fan tutte
1788 - 1789
Don Giovanni
Triunfo en Praga y la muerte de Leopoldo
Las bodas de Fígaro

Ver Historial




Breves

  • HECTOR BERLIOZ

    Fue un creador cuyo obstáculo fue la intransigencia de la mayoría de los músicos en casi todos los temas, desde su apoyo al uso del saxofón o a la nueva visión dramática de Wagner. Su vida fue excéntrica y apasionada. Ganó el Premio de Roma, el más importante de Francia en aquel momento, por una cantata hoy casi olvidada. Su obra musical es antecesora de estilos confirmados posteriormente.

  • El aprendiz de brujo de Paul Dukas se basa en una balada de Goethe. Es un scherzo sinfónico que describe fielmente cada frase del texto original.

  • La primera ópera de la que se conserva la partitura es Orfeo de Claudio Monteverdi. Se estrenó en Mantua en 1607, con motivo de la celebración de un cumpleaños, el de Francesco Gonzaga.

  • La obra que Stravinski compuso desde la época del Octeto de 1923 y hasta la ópera The Rakes Progress de 1951, suele considerarse neoclasicista.

  • En la Edad Media encontramos la viela de arco, de fondo plano y con dos a seis cuerdas, que se perfeccionó en la renacentista, hasta llegar a su transformación en el violín moderno a partir del siglo XVI, cuando se estableció una tradición de excelentes fabricantes (violeros) en la ciudad de Cremona.


Citas

  • DANIEL BARENBOIM

    "Un director no tiene contacto físico con la música que producen sus instrumentistas y a lo sumo puede corregir el fraseo o el ritmo de la partitura pero su gesto no existe si no encuentra una orquesta que sea receptora"

  • GEORGE GERSHWIN

    "Daría todo lo que tengo por un poco del genio que Schubert necesitó para componer su Ave María"

  • GUSTAV MAHLER

    "Cuando la obra resulta un éxito, cuando se ha solucionado un problema, olvidamos las dificultades y las perturbaciones y nos sentimos ricamente recompensados"

  • FRANZ SCHUBERT

    "Cuando uno se inspira en algo bueno, la música nace con fluidez, las melodías brotan; realmente esto es una gran satisfacción"

  • BEDRICH SMETANA

    "Con la ayuda y la gracia de Dios, seré un Mozart en la composición y un Liszt en la técnica"

MULTIMEDIA

  • Obertura "Las Hébridas"

    Félix Mendelsshon

  • Suite Gayanéh

    Gopak

  • Concierto para violín Nº 4

    Georg Philipp Telemann

  • Años de peregrinaje

    Franz Liszt

  • Una furtiva lagrima

    Roberto Alagna (Nemorino)

  • El cazador furtivo

    Carl Maria von Weber

  • Che gelida manina

    Luciano Pavarotti (Rodolfo)

  • Salomé

    Richard Strauss

Intérpretes

Voces

Carlos Gardel

Carlos Gardel

Carlos Gardel es quizás el más grande mito de la Argentina. Su habilidad artística, su talento incomparable como cantor de los arrabales porteños, su instinto musical para componer algunos de los más grandes tangos de todos los tiempos, su estupendo carácter, su fanatismo por las carreras, le han llevado a ser quizás sólo igualado por la otra leyenda del país del sur del Plata: Eva Perón. Sin embargo, mientras toda actividad política puede ser digna de objeciones, comentarios y recelo por parte de determinados sectores de la población, la figura de Carlos Gardel se erige como universal para todos los argentinos y los seguidores del tango a través del orbe.

Voces

Edmundo Rivero

Edmundo Rivero

Fue un cantor distinto, genial, adornado por una personalidad afable y señorial que lo hizo querido por todo el ambiente artístico y, lo que es más importante, por un público que lo recuerda y lo admira en cada uno de sus registros. Además Rivero fue compositor y autor de varios temas, y algunos tangos al modo reo y lunfardo. Rivero representa un caso singular en la extensa galería de cantores de tango. El registro de bajo, que contenía su voz, era una verdadera rareza en el género y, a la vez, algo poco apreciado por la pléyade tanguera, acostumbrada a los barítonos y tenorinos.

Músicos

Raúl Garello

Raúl Garello

Leyendo el diario Clarín encontré un interesante artículo de Héctor Negro sobre el maestro Raúl Garello donde contaba que nació en la ciudad de Chacabuco, Provincia de Buenos Aires y afirmaba, que a través del tiempo, con su presencia, el tango contemporáneo logró exhibir uno de los más importantes aportes en lo que se considera la promoción de músicos "post Piazzolla". Coincido totalmente con este concepto, porque como es público y notorio, Astor marcó una verdadera brecha entre el sonido de los cuarenta y el tango actual, un antes y un después en la música porteña. Garello es una feliz consecuencia de este proceso.

Junín, 13/06/2016

Presentaron “Tango en Junín”

Los amantes del tango podrán disfrutar de diversas actividades durante cinco días en Junín. El intendente la Ciudad, Pablo Petrecca, presentó oficialmente “Tango en Junín”, un importante ciclo cultural que se desarrollará entre el 13 y el 17 de julio próximos e incluirá la realización de la preliminar del Festival y Mundial de Tango BA 2016.

Mar del Plata, 30/05/2016

Amelita Baltar en el Teatro Colón

El sábado 11 de Junio a las 21 hs se presentará en el Teatro Municipal Colón la gran cantante Amelita Baltar, acompañada por la Orquesta Municipal de Tango que dirige el Maestro Julio Davila y el pianista Aldo Saralegui como invitado especial. Luego de su presentación en Mar del Plata, la cantante estrenará un nuevo espectáculo: "Noches de Kabaret" en el Teatro Maipo de Buenos Aires.

Letras

Ver mís letras
A B C D E F G H I J K
L M N O P Q R S T U
V W X Y Z

Desarrollado por Osmosis