Viernes, 22 de Septiembre de 2017

Mozart

De nuevo al servicio del arzobispo (2)

De nuevo al servicio del arzobispo (2)

El 16 de marzo de 1781, Mozart entra en la ciudad imperial y se instala en «una habitación encantadora en la misma casa donde vive el arzobispo». Es un honor que no todos han merecido, aunque, a la hora del almuerzo, demasiado temprana para su gusto, ha de sentarse a la mesa con la servidumbre, y ni siquiera «su insignificancia» disfruta de lugar preferente junto con los dos ayudas de cámara, los dos cocineros y el pastelero.







Después de dos actuaciones al servicio del arzobispo, le piden que toque en un concierto a beneficio de las viudas y huérfanos de los músicos vieneses; el arzobispo le niega el permiso para, después de muchas dudas, concedérselo. Ése es su primer éxito como compositor y como virtuoso del piano, y se lo cuenta a su padre entusiasmado: «Tuve que repetir porque los aplausos no cesaban... lo que más me maravilló fue el sorprendente silencio que reinaba, interrumpido por gritos de ¡bravo! en medio de mi ejecución, ¡en Viena, donde hay tantos buenos pianistas! ¿Qué le parece si, ahora que el público me conoce, diera yo uno por mi cuenta?» El concierto fue sin duda importante, como lo era la asociación que lo organizaba; la Tonkünstler - Societat daba varios conciertos al año y reunía una orquesta de unos cien músicos, porque nadie «que tenga, aunque sólo sea un poquito de amor al prójimo, se niega a tocar allí cuando la sociedad se lo pide, y además se hace uno querer tanto del emperador como del público». No es la última vez, como veremos, en que aparece alguna obra de Mozart en los programas de esta sociedad, lo que nos debe hacer pensar sobre ciertos criterios interpretativos de nuestro tiempo: ¡Una orquesta de cien músicos!

Colloredo vuelve a organizar otro concierto con tres obras de Mozart, pero con tan mala fortuna que ese mismo día se pierde una actuación en una casa noble a la que asistió el emperador y donde, el que más y el que menos, cobró cincuenta ducados, mientras ellos hacían esa m... de música por nada, lo que le anima a preguntar a su padre si debe seguir malgastando su juventud y su talento al servicio de alguien que da tan poco valor a su arte. Un mes más tarde él mismo da la respuesta. «Todavía estoy furioso, y usted seguramente sentirá lo mismo que yo. Tanto se ha puesto a prueba mi paciencia que al fin se acabó. Ya no tengo la desgracia de estar al servicio de la corte de Salzburgo. Hoy ha sido un día afortunado para mí.» La explicación que sigue es bastante confusa; llegó la hora de la partida, que no le fue comunicada y que le obligó a recoger su equipaje y mudarse a casa de los Weber hasta reunir un dinero que aún se le debía y que necesitaba para pagar el viaje; cuando el arzobispo le pregunta por qué no se ha marchado todavía, le dice que no ha encontrado asiento en la diligencia. La rociada de insultos sólo se detiene cuando Mozart pregunta: « ¿Su Gracia no está satisfecho conmigo?» Esto es el colmo para el prelado, que le señala la puerta con otra ración de insultos impropios de su dignidad. Después, ya no volverá a ver al arzobispo, es un criado, el conde Arco, el encargado de cerrarle el paso cuando Mozart pretende presentar una dimisión formal, y el encargado de darle el histórico puntapié en el trasero ante su insistencia. El conde le da también algunos consejos, le advierte de la volubilidad del público de Viena que pronto se cansará de él para seguir a otros profetas; pero Mozart ya no escucha consejos, piensa por sí mismo sobre su futuro. Puede que las modas cambien en el teatro, pero ¡Viena es el país del piano!, y de él no se van a cansar tan pronto que no consiga fama y fortuna.

Su padre ha contado muy poco en esta decisión; desde el viaje a París le resulta difícil creer en lo que él le presenta como el camino más seguro, además es incomprensible que no le haya dado la razón después de todas las humillaciones que ha recibido. Está claro que su padre es un servidor, y que quiere seguir siéndolo hasta el fin de sus días. Ahora quizás su decisión le pueda perjudicar, por eso se pone en su lugar y le devuelve un consejo a cambio de todos los que de él ha recibido: «Si tiene usted miedo, aparente estar enfadado conmigo, ríñame usted a gusto en sus cartas; basta que los dos sepamos cómo son las cosas». Mozart es, desde ahora, un músico liberado, aunque llegó a Viena al servicio del arzobispo.

Utilice esta guía para recorrer la vida de Mozart de manera cronológica.
Entrega siguiente: Viena: mayo de 1781.
Entrega anterior: De nuevo al servicio del arzobispo (parte 1).
Bibliografía: Mozart de Rafael Pérez Sierra
Más Notas
Cosi fan tutte
1788 - 1789
Don Giovanni
Triunfo en Praga y la muerte de Leopoldo
Las bodas de Fígaro

Ver Historial




Breves

  • HECTOR BERLIOZ

    Fue un creador cuyo obstáculo fue la intransigencia de la mayoría de los músicos en casi todos los temas, desde su apoyo al uso del saxofón o a la nueva visión dramática de Wagner. Su vida fue excéntrica y apasionada. Ganó el Premio de Roma, el más importante de Francia en aquel momento, por una cantata hoy casi olvidada. Su obra musical es antecesora de estilos confirmados posteriormente.

  • El aprendiz de brujo de Paul Dukas se basa en una balada de Goethe. Es un scherzo sinfónico que describe fielmente cada frase del texto original.

  • La primera ópera de la que se conserva la partitura es Orfeo de Claudio Monteverdi. Se estrenó en Mantua en 1607, con motivo de la celebración de un cumpleaños, el de Francesco Gonzaga.

  • La obra que Stravinski compuso desde la época del Octeto de 1923 y hasta la ópera The Rakes Progress de 1951, suele considerarse neoclasicista.

  • En la Edad Media encontramos la viela de arco, de fondo plano y con dos a seis cuerdas, que se perfeccionó en la renacentista, hasta llegar a su transformación en el violín moderno a partir del siglo XVI, cuando se estableció una tradición de excelentes fabricantes (violeros) en la ciudad de Cremona.


Citas

  • DANIEL BARENBOIM

    "Un director no tiene contacto físico con la música que producen sus instrumentistas y a lo sumo puede corregir el fraseo o el ritmo de la partitura pero su gesto no existe si no encuentra una orquesta que sea receptora"

  • GEORGE GERSHWIN

    "Daría todo lo que tengo por un poco del genio que Schubert necesitó para componer su Ave María"

  • GUSTAV MAHLER

    "Cuando la obra resulta un éxito, cuando se ha solucionado un problema, olvidamos las dificultades y las perturbaciones y nos sentimos ricamente recompensados"

  • FRANZ SCHUBERT

    "Cuando uno se inspira en algo bueno, la música nace con fluidez, las melodías brotan; realmente esto es una gran satisfacción"

  • BEDRICH SMETANA

    "Con la ayuda y la gracia de Dios, seré un Mozart en la composición y un Liszt en la técnica"

MULTIMEDIA

  • Concierto para piano Nº 2

    Camille Saint Saens

  • Cuarteto para cuerdas en re menor

    Franz Schubert

  • La Boheme (Acto primero)

    Giacomo Puccini

  • Cuadros de una exposición

    Modest Mussorgsky

  • Sonata para piano en si menor

    Franz Liszt

  • Ah Si Ben Mio

    Franco Corelli (Manrico)

  • Alleluja

    Kathleen Battle

  • Muerte del ángel

    Astor Piazzolla

Intérpretes

Voces

Aldo Campoamor

Aldo Campoamor

Aldo Campoamor cantó en las orquestas de Horacio Pettorossi, en Radio Prieto, junto a la cancionista Susana Ortiz, la de Ricardo Malerba y con Federico Scorticati, con quien realizó una gira por Brasil. En 1938 viajó a Francia con Rafael Canaro. En 1939 se incorporó a Radio El Mundo donde actuó por varios años acompañado por guitarras, habitualmente por las de Edmundo Zaldívar y también, por la orquesta de la emisora. Allí permaneció hasta ser requerido por Astor Piazzolla junto al cantor Héctor Insúa.

Poetas

E. S. Discépolo

E. S. Discépolo

La gente se te arrima con su montón de penas, y tú las acaricias casi con un temblor. Te duele como propia la cicatriz ajena, aquél no tuvo suerte y ésta no tuvo amor... La pista se ha poblado al ruido de la orquesta, se abrazan bajo el foco muñecos de aserrín ¿No ves que están bailando... No ves que están de fiesta? Vamos, que todo duele, ¡viejo Discepolín!. Fragmento del tango "Discepolín" de Homero Manzi

Músicos

José Bragato

José Bragato

Violoncellista, pianista, arreglador y compositor. Formó parte de las orquestas de tango más relevantes de la época. Fue estable en la de Francini-Pontier pero el elegido de todos los maestros para las grabaciones como Aníbal Troilo, Atilio Stampone, Osvaldo Fresedo. En 1954 se sumó a la “patriada” de Astor Piazzolla: armar el Octeto Buenos Aires, que revolucionó al tango. El sonido especial de su violoncello, unido a su virtuosismo, le permitió jerarquizar el instrumento por lo que las orquestas típicas de entonces dieron entidad a este instrumento como solista a la par del violín, a partir del surgimiento de José Bragato como notable violoncellista.

Junín, 13/06/2016

Presentaron “Tango en Junín”

Los amantes del tango podrán disfrutar de diversas actividades durante cinco días en Junín. El intendente la Ciudad, Pablo Petrecca, presentó oficialmente “Tango en Junín”, un importante ciclo cultural que se desarrollará entre el 13 y el 17 de julio próximos e incluirá la realización de la preliminar del Festival y Mundial de Tango BA 2016.

Mar del Plata, 30/05/2016

Amelita Baltar en el Teatro Colón

El sábado 11 de Junio a las 21 hs se presentará en el Teatro Municipal Colón la gran cantante Amelita Baltar, acompañada por la Orquesta Municipal de Tango que dirige el Maestro Julio Davila y el pianista Aldo Saralegui como invitado especial. Luego de su presentación en Mar del Plata, la cantante estrenará un nuevo espectáculo: "Noches de Kabaret" en el Teatro Maipo de Buenos Aires.

Letras

Ver mís letras
A B C D E F G H I J K
L M N O P Q R S T U
V W X Y Z

Desarrollado por Osmosis