Martes, 19 de Octubre de 2021

Jazz World

Leszek Mozdzer

Leszek Mozdzer

Leszek Mozdzer nació en el año 1971 y tuvo una formación musical precoz, que lo llevó a tocar el piano a la edad de cinco años. En el conservatorio aprendió las obras de Chopin, que supo ejecutar fielmente de acuerdo a las partituras según corresponde a cualquier virtuoso del piano nacido en Polonia.







El mundo de la música clásica, a menudo también designada como música académica, no es antagónico respecto de otras dimensiones musicales, y el jazz en particular parece serle cercano en más de un aspecto; sobre todo a partir de la aparición de un jazz que resulta notoriamente academicista y que podría denominarse de élite, aunque ante ello merecería recordarse que una parte importante de las obras que componen el repertorio clásico fueron en su origen piezas de carácter absolutamente popular.

Sin embargo, es también necesario reconocer una diferencia fundamental entre ambos universos musicales, que de alguna manera marca límites hasta cierto punto irreconciliables y claras fronteras. Esta diferencia radica en el hecho de que allí donde el ideal de la música clásica reside en que el intérprete ejecute la obra en cuestión lo más fielmente posible respecto de su partitura original (algo que llevado al extremo hace que algunos melómanos asistan a los conciertos munidos de las partituras correspondientes para verificar la exactitud de la ejecución), el jazz se deleita en cambio incorporando variaciones de todo tipo, al punto de hacer de esta característica su perfil creativo más fuerte.

Esta cualidad del mundo del jazz es la que da origen a los llamados standards, composiciones que la generalidad de los intérpretes conoce de memoria y que son ejecutadas una y otra y otra vez, aunque siempre de un modo diverso, al punto de que resulte difícil hallar dos interpretaciones verdaderamente similares de un mismo standard, incluso en el supuesto de haber sido ejecutadas por un mismo músico.

Ahora bien, en tiempos de globalización y de aproximación del jazz a lo académico, parece bastante natural que el músico informado se vea atraído por la posibilidad de tomar una pieza musical cualquiera, ajena al corpus natural del jazz, como material para elaborar una improvisación. Así es como los límites comienzan a desdibujarse, y con ellos las reglas, más allá de la probable excepción que constituye Keith Jarret, quien ha logrado tanto mantener su posición de pianista estelar de jazz como ser respetado por sus interpretaciones de obras académicas de Schönberg, Bach, Handel o Mozart, llevadas a cabo a la manera de un músico clásico.

Podríamos mencionar como contrapartida, entre varios otros, nombres como los de Jacques Loussier o Claude Bolling, que combinaron el lenguaje clásico con el del jazz (el primero trabajando directamente sobre obras de Bach, Vivaldi o Ravel; el segundo componiendo obras de lenguaje casi clásico, pero combinando al mismo tiempo un trío de jazz con el instrumento solista de turno). O bien Chick Corea, Bobby McFerrin o Herbie Hancock, todos ellos músicos de jazz que incursionaron en la elaboración de música con mayores pretensiones. Precisamente Corea y Hancock se cuentan entre los principales referentes que reconoce el pianista que nos ocupa en la ocasión: Leszek Mozdzer.

Leszek Mozdzer nació en el año 1971 y tuvo una formación musical precoz, que lo llevó a tocar el piano a la edad de cinco años. En el conservatorio aprendió las obras de Chopin, que supo ejecutar fielmente de acuerdo a las partituras según corresponde a cualquier virtuoso del piano nacido en Polonia. Pero cargado de innumerables otras influencias, de la más diversa especie, no transcurrió mucho tiempo hasta que el músico decidiera hacer con Chopin lo que sólo cabría haber esperado que se hiciera con un standard de Davies o Coltrane.

¿Qué música hubiese hecho Chopin de haber conocido el jazz? Evidentemente la respuesta sólo podría ser especulativa. Pero en las manos de Mozdzer una polonesa puede adoptar de pronto ritmos caribeños, o un típico rubato chopiniano ser reemplazado sin aviso por un contagioso swing. Esto no significa no tomar la música de Chopin en serio, sino todo lo contrario: el respeto reside en los intentos de reelaborar esa música de acuerdo a la particular sensibilidad del pianista que improvisa y varía elementos, pues no se trata de un músico clásico, sino de un músico de jazz, regido por reglas distintas. Un músico virtuoso y subyugado, de todas maneras, por la belleza originaria de las piezas escritas por Chopin.

Ganador de numerosos premios internacionales, el currículum de Mozdzer menciona su labor al lado de figuras tales como Billy Harper, Joe Lovano, Lester Bowie, Emil Kowalski, Archie Sheep, Zbigniew Preisner y Arthur Blythe, entre otros.

Mozdzer es un pianista brillante, y la música clásica no es en absoluto ajena al buen músico de jazz, independientemente del hecho de que los códigos que se manejen sean diferentes. La música de Chopin subsiste, y esto es lo importante, recreada en medio de libertades impensadas por el melómano ortodoxo, que acaso deba replantearse por un rato su defensa acérrima de la intangibilidad de las obras maestras de la música.

Germán Serain 

Más Notas
XV Festival de Jazz en Granada
Barron/Holland, exclusiva mundial del 40 Festival de Jazz de Vitoria
Los grandes festivales de jazz de la segunda mitad del año
Martirio inaugura el festival de jazz In&Out
Festival Chile Jazz por la Paz tendrá su segunda versión

Ver Historial




Breves

  • HECTOR BERLIOZ

    Fue un creador cuyo obstáculo fue la intransigencia de la mayoría de los músicos en casi todos los temas, desde su apoyo al uso del saxofón o a la nueva visión dramática de Wagner. Su vida fue excéntrica y apasionada. Ganó el Premio de Roma, el más importante de Francia en aquel momento, por una cantata hoy casi olvidada. Su obra musical es antecesora de estilos confirmados posteriormente.

  • El aprendiz de brujo de Paul Dukas se basa en una balada de Goethe. Es un scherzo sinfónico que describe fielmente cada frase del texto original.

  • La primera ópera de la que se conserva la partitura es Orfeo de Claudio Monteverdi. Se estrenó en Mantua en 1607, con motivo de la celebración de un cumpleaños, el de Francesco Gonzaga.

  • La obra que Stravinski compuso desde la época del Octeto de 1923 y hasta la ópera The Rakes Progress de 1951, suele considerarse neoclasicista.

  • En la Edad Media encontramos la viela de arco, de fondo plano y con dos a seis cuerdas, que se perfeccionó en la renacentista, hasta llegar a su transformación en el violín moderno a partir del siglo XVI, cuando se estableció una tradición de excelentes fabricantes (violeros) en la ciudad de Cremona.


Citas

  • DANIEL BARENBOIM

    "Un director no tiene contacto físico con la música que producen sus instrumentistas y a lo sumo puede corregir el fraseo o el ritmo de la partitura pero su gesto no existe si no encuentra una orquesta que sea receptora"

  • GEORGE GERSHWIN

    "Daría todo lo que tengo por un poco del genio que Schubert necesitó para componer su Ave María"

  • GUSTAV MAHLER

    "Cuando la obra resulta un éxito, cuando se ha solucionado un problema, olvidamos las dificultades y las perturbaciones y nos sentimos ricamente recompensados"

  • FRANZ SCHUBERT

    "Cuando uno se inspira en algo bueno, la música nace con fluidez, las melodías brotan; realmente esto es una gran satisfacción"

  • BEDRICH SMETANA

    "Con la ayuda y la gracia de Dios, seré un Mozart en la composición y un Liszt en la técnica"

MULTIMEDIA

  • Rapsodia española

    Maurice Ravel

  • Suite Gayanéh

    Gopak

  • Sonata violín y piano N° 1

    Johannes Brahms

  • Sinfonia Nº 25

    Wolfgang A. Mozart

  • Danza Eslava N° 1

    Antonin Dvôrak

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Ciclo 2011 - Programa N° 12

  • Largo al factotum

    Leo Nucci (Fígaro)

  • La gran pascua rusa

    Nicolai Rimsky Korsakov

Intérpretes

Voces

Reynaldo Martín

Reynaldo Martín

Los años 60, fueron muy difíciles para el tango. El rock se había impuesto en la juventud y la política cultural y los medios de comunicación apoyaban más al folklore que a la música ciudadana. El tango estaba "en baja", no se vislumbraba ninguna figura en el horizonte y los tangueros se guarecían en los pocos refugios que había en Buenos Aires. En esas apareció un muchachito rubio, con pinta de galán televisivo, simpático y muy sencillo. Reynaldo Martín fue un remanso de aire puro que enseguida atrajo al público con su voz expresiva y fresca, con una muy buena dicción y, lo que es más importante, afinado.

Poetas

Homero Expósito

Homero Expósito

El más original, el más importante y el más representativo de los poetas del tango, a partir de la brillante generación del cuarenta. Orientó Homero Expósito su inventiva literaria consagrada a la canción popular, en la confluencia de dos actitudes poéticas temperamentalmente opuestas, pero igualmente admirables: el romanticismo nostálgico y evocativo de Homero Manzi, y el grotesco dramatismo sarcástico de Enrique Santos Discépolo. De tan sutil combinación estilística y temática sin proponérselo, logró Expósito definir una novedosa y originalísima modalidad de interpretación para la letra del tango.

Voces

Argentino Ledesma

Argentino Ledesma

Nació en Santiago del Estero y llegó a ser una de las voces más populares de los años 50. Se lució con la orquesta de Héctor Varela. Cultor de un repertorio de tangos melódicos, que cantaba con voz afinada y gran carisma, Argentino Ledesma grabó alrededor de 500 temas. Algunos de los más perdurables son: "Cuartito azul", "Fueron tres años" y "Fumando espero". Tangos que serían escuchados no sólo en la Argentina sino en toda Latinoamérica, los Estados Unidos, Europa, Australia o Egipto, durante sus giras.

Junín, 13/06/2016

Presentaron “Tango en Junín”

Los amantes del tango podrán disfrutar de diversas actividades durante cinco días en Junín. El intendente la Ciudad, Pablo Petrecca, presentó oficialmente “Tango en Junín”, un importante ciclo cultural que se desarrollará entre el 13 y el 17 de julio próximos e incluirá la realización de la preliminar del Festival y Mundial de Tango BA 2016.

Mar del Plata, 30/05/2016

Amelita Baltar en el Teatro Colón

El sábado 11 de Junio a las 21 hs se presentará en el Teatro Municipal Colón la gran cantante Amelita Baltar, acompañada por la Orquesta Municipal de Tango que dirige el Maestro Julio Davila y el pianista Aldo Saralegui como invitado especial. Luego de su presentación en Mar del Plata, la cantante estrenará un nuevo espectáculo: "Noches de Kabaret" en el Teatro Maipo de Buenos Aires.

Letras

Ver mís letras
A B C D E F G H I J K
L M N O P Q R S T U
V W X Y Z

Desarrollado por Osmosis