Miércoles, 12 de Diciembre de 2018

Intérpretes | Solistas

Mario Magliani

Mario Magliani

Fue uno de los motores de la vida musical tucumana, ciudad donde vive. Nació en Pesaro, la ciudad donde había nacido el gran Rossini, su madre Itala soñó que tendría un genio musical y a los cinco años le “encajó” el piano. “No era para tanto, no era un supergenio; aunque me decían enfant prodige, nunca fue algo notable, en gran escala”, afirma el maestro.






Lleva 80 corcheas en su corazón. Hace pocos años, cuando comenzaron a asaltarlo lagunas en su memoria, decidió retirarse de las lides pianísticas. Durante cinco décadas fue un motor importante en la vida musical de Tucumán; sin embargo, se siente injustamente olvidado. “No sé por qué uno se hace de enemigos sin saberlo. A veces uno se siente incómodo en el ambiente, donde antes uno había tenido grandes momentos; uno se siente medio olvidado o poco apreciado, una suerte de ingratitud. Claro, es normal, cuando pasan los años... Es en el ambiente musical donde siento eso”, afirma Mario Magliani. En Pesaro, la ciudad donde había nacido el gran Rossini, su madre Itala soñó que tendría un genio musical y a los cinco años le “encajó” el piano. “No era para tanto, di conciertos entre los 5 y 7 años en lugares de beneficencia, en escuelas. No era un supergenio; aunque me decían enfant prodige, nunca fue algo notable, en gran escala. Mi vida artística empezó durante la Segunda Guerra”, afirma el maestro Mario Magliani.

- ¿Usted estuvo en la Resistencia?
- En el 43, Italia se dividió en dos. El rey se separó del fascismo, lo metió preso a Mussolini, pero los alemanes lo liberaron y él formó un gobierno en el norte, en Milán. Entonces había dos gobiernos. El norte estaba bajo el dominio de los alemanes y los fascistas, y en el sur, estaban los aliados y los italianos que no combatían y los que estaban en la Resistencia. Me presenté en un cuartel porque yo tenía 18 años. Los fascistas me pusieron con un grupo de italianos que debían ser enviados a Alemania, pero yo no fui porque no había lugar en el cuartel y me pusieron en la cárcel. Al día siguiente, mandaron a 1.000 soldados a Alemania a trabajar en fábricas, en campos. En la cárcel, me pusieron a limpiar letrinas. Mi madre protestó, diciendo: “¡cómo, mi hijo es un genio y ustedes le hacen eso!” Cuando ocurrió el bombardeo hubo una confusión espantosa, entonces mi madre me hizo escapar. Me fui al campo de un amigo y luego me escapé a la montaña, entre Pesaro y Florencia, donde estaba la Resistencia. No participé en la lucha armada, pero estaba con ellos. Automáticamente, estaba condenado a ser fusilado porque era un desertor. Cuando las tropas nos liberaron, este capitán inglés me contrató. Yo figuraba como guerrillero, pero nunca tomé un fusil.

- ¿Luego de la liberación tocó para las tropas?
- En el 44, un capitán inglés me contrató porque los aliados llegaron a Pesaro y siguieron hasta Bologna, donde estaba el frente de combate. Me contrató para tocar para la tropa inglesa y norteamericana y para los heridos. Di el primer concierto ante 2.000 soldados. Cuando terminé la Rapsodia Húngara Nº 2, de Liszt, sentí un gran ruido y un silbido a pleno pulmón. Entonces me quedé un poco asustado. El capitán me dijo: “no te aflijas, toca otra obra”. Ellos, para demostrar su entusiasmo, golpeaban con el pie en forma violenta y silbaban con toda su fuerza. Claro, eran 2.000 soldados, así que el ruido era estruendoso. Después me acostumbré.

- ¿Por qué eligieron la Argentina?
- Italia estaba destruida. La casa nuestra estaba destruida; pero después, con un plan que nos dieron, con lo que mi padre y yo ganábamos, volvimos a construirla. Pero mi madre dijo que debíamos ir a un país donde hubiera paz. La idea nuestra era ir a Norteamérica, pero como no era posible, pensamos en la Argentina y vinimos en el 49. Llegue acá con mi madre, mi padre se quedó para terminar con algunas cosas. Estuvimos unos meses en Buenos Aires. Una sociedad de conciertos me envió a Córdoba y tuve mucho éxito. Me pasaron cosas graciosas. Debía dar un concierto en Río Cuarto y mandé la foto. Yo tenía fotos artísticas que me favorecían. Había un señor esperándome en la estación. El tenía mi foto, pero cuando bajé del tren no me reconoció. Ya no quedaba nadie en la estación, entonces pasé por delante de él y nada. Entonces le pregunté si estaba esperando a un pianista. “Y sí”, me dijo. “Entonces soy yo”, le contesté (se ríe). Y luego me ocurrió acá, con Cillario. Yo tenía que dar un concierto con la Sinfónica y anunciaron el concierto con la foto artística. Un grupo de chicas jovencitas fueron a saludarlo y yo estaba al lado de él y le dijeron: “hemos venido al concierto porque usted anunció como solista a un pianista que era un churro bárbaro y trajo uno que no lo era”. Y Cillario dijo: “¡pero cómo, si acá está el churro bárbaro!” Yo me quedé un poco mal.

- ¿Tuvo otros percances extrapianísticos?
- Hicimos con Cillario y la Sinfónica de la UNT un concierto en el Parque de Grandes Espectáculos, en el parque 9 de Julio. Me pusieron un foco grande para que iluminara el teclado, y se llenó de bichos. Además yo tenía la costumbre de tocar con un frac muy abierto, para moverme más libremente; me entraron por el cuello y se asentaron también en el teclado. Yo tocaba el Concierto Nº 1 de Chopin, el que se está tocando constantemente. Cillario se dio cuenta de lo que sucedía y con la batuta me sacaba los bichos de las teclas. No sé cómo llegué al final, porque les tengo aprensión a los bichos.

- ¿Existen muchos celos entre los colegas?
- Parecen estupideces, pero llegan a odiarse, a menos que sean amigos y, por razones de compañerismo, se apoyen unos a otros. Yo lo veo en los alumnos. Al que toca bien, lo critican. He visto chiquitas que tienen una gran facilidad, perdidas, porque los profesores o los compañeros les han hecho la guerra, las han criticado y, poco a poco, se han ido apagando. El músico que puede llegar a ser reconocido es aquel que lucha, gana concursos o es apoyado, pero que, de entrada, el ambiente que lo rodea lo quiere destruir.

- ¿La docencia fue su otra pasión?
- La hice siempre en forma honesta. Cumplía con mis obligaciones, siempre al lado de los alumnos, pero no sentía placer. Me sentía más cómodo en el estudio que en la docencia. Cuando uno estudia, siente el progreso y amplía el repertorio. Nunca tuve pasión por otra cosa. La música siempre me gustó porque me dio grandes satisfacciones. Sentía más placer en tocar que en escuchar música, pero ahora es al revés, porque ya no toco. Con los años, uno pierde vigor, empuje. En este momento, no siento placer de tocar.

Perfil

Nombre: Mario Magliani.
Edad: 80 años.
Nació el 22 de agosto de 1925 en Pesaro, Italia.
Datos familiares: tiene cuatro hijos y cuatro nietos.
Profesión: concertista de piano. Fue docente en la Escuela de Música de la UNT y vocal del Consejo Provincial de Difusión Cultural; participó en la organización de seis Setiembres Musicales. Fue uno de los organizadores del Primer Congreso de Educación Musical del NOA y del Simposio de Compositores Argentinos, que contó con la participación de Juan Carlos Paz, Rodolfo Arizaga, Silvano Picchi, y Floro Ugarte, entre otros. Dirigió el Conservatorio de la Provincia.

Entrevista publicada en www.lagaceta.com.ar
Más Notas
Gavriel Lipkind
Stephen Kovacevich
Jascha Heifetz
Wilhem Backhaus
Ferrucio Benvenuto Busoni

Ver Historial




Breves

  • HECTOR BERLIOZ

    Fue un creador cuyo obstáculo fue la intransigencia de la mayoría de los músicos en casi todos los temas, desde su apoyo al uso del saxofón o a la nueva visión dramática de Wagner. Su vida fue excéntrica y apasionada. Ganó el Premio de Roma, el más importante de Francia en aquel momento, por una cantata hoy casi olvidada. Su obra musical es antecesora de estilos confirmados posteriormente.

  • El aprendiz de brujo de Paul Dukas se basa en una balada de Goethe. Es un scherzo sinfónico que describe fielmente cada frase del texto original.

  • La primera ópera de la que se conserva la partitura es Orfeo de Claudio Monteverdi. Se estrenó en Mantua en 1607, con motivo de la celebración de un cumpleaños, el de Francesco Gonzaga.

  • La obra que Stravinski compuso desde la época del Octeto de 1923 y hasta la ópera The Rakes Progress de 1951, suele considerarse neoclasicista.

  • En la Edad Media encontramos la viela de arco, de fondo plano y con dos a seis cuerdas, que se perfeccionó en la renacentista, hasta llegar a su transformación en el violín moderno a partir del siglo XVI, cuando se estableció una tradición de excelentes fabricantes (violeros) en la ciudad de Cremona.


Citas

  • DANIEL BARENBOIM

    "Un director no tiene contacto físico con la música que producen sus instrumentistas y a lo sumo puede corregir el fraseo o el ritmo de la partitura pero su gesto no existe si no encuentra una orquesta que sea receptora"

  • GEORGE GERSHWIN

    "Daría todo lo que tengo por un poco del genio que Schubert necesitó para componer su Ave María"

  • GUSTAV MAHLER

    "Cuando la obra resulta un éxito, cuando se ha solucionado un problema, olvidamos las dificultades y las perturbaciones y nos sentimos ricamente recompensados"

  • FRANZ SCHUBERT

    "Cuando uno se inspira en algo bueno, la música nace con fluidez, las melodías brotan; realmente esto es una gran satisfacción"

  • BEDRICH SMETANA

    "Con la ayuda y la gracia de Dios, seré un Mozart en la composición y un Liszt en la técnica"

MULTIMEDIA

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Ciclo 2012 - Programa N° 25

  • Mario! Mario! Mario!

    Renata Tebaldi (Floria Tosca) - Mario del Monaco (Mario Cavaradossi)

  • Pompa y Circunstancia

    Edward Elgar

  • Casta diva

    Renée Fleming (Norma)

  • Sinfonía Nº 1

    Allegro con energia

  • Concierto serenata

    Joaquín Rodrigo

  • Recuerdo de un lugar querido

    Piotr Illych Chaikovski

  • Peer Gynt "Suites"

    Edvard Grieg

Intérpretes

Músicos

Julián Plaza

Julián Plaza

Una conjunción de variadas y positivas cualidades han concurrido armoniosamente para que Julián Plaza redondeara una de las personalidades artísticas más sobresalientes dentro de la historia del tango. Bandoneonista, pianista, compositor y, sobre todo, arreglador, fueron los elementos a través de los cuales se proyectó su nombre, no sólo a la consideración pública, sino especialmente al círculo de los profesionales de la música, dentro de los cuales goza de un bien ganado prestigio. Una autoridad que ha sabido ganarse a fuerza de estudio, trabajo y talento.

Voces

Edmundo Rivero

Edmundo Rivero

Fue un cantor distinto, genial, adornado por una personalidad afable y señorial que lo hizo querido por todo el ambiente artístico y, lo que es más importante, por un público que lo recuerda y lo admira en cada uno de sus registros. Además Rivero fue compositor y autor de varios temas, y algunos tangos al modo reo y lunfardo. Rivero representa un caso singular en la extensa galería de cantores de tango. El registro de bajo, que contenía su voz, era una verdadera rareza en el género y, a la vez, algo poco apreciado por la pléyade tanguera, acostumbrada a los barítonos y tenorinos.

Voces

Roberto Goyeneche

Roberto Goyeneche

El Polaco nació el 29 de enero de 1926. Fue conductor de colectivos, taxista y mecánico. A los dieciocho años debutó en la orquesta de Raúl Kaplún y luego fue vocalista de Horacio Salgán. En 1956 fue convocado por Aníbal Troilo, incorporándose a su orquesta como cantor hasta 1963. Alentado por Pichuco, con el que llegaron a ser grandes amigos, al año siguiente se constituyó en forma definitiva como solista, etapa que se prolongó durante tres décadas.

Junín, 13/06/2016

Presentaron “Tango en Junín”

Los amantes del tango podrán disfrutar de diversas actividades durante cinco días en Junín. El intendente la Ciudad, Pablo Petrecca, presentó oficialmente “Tango en Junín”, un importante ciclo cultural que se desarrollará entre el 13 y el 17 de julio próximos e incluirá la realización de la preliminar del Festival y Mundial de Tango BA 2016.

Mar del Plata, 30/05/2016

Amelita Baltar en el Teatro Colón

El sábado 11 de Junio a las 21 hs se presentará en el Teatro Municipal Colón la gran cantante Amelita Baltar, acompañada por la Orquesta Municipal de Tango que dirige el Maestro Julio Davila y el pianista Aldo Saralegui como invitado especial. Luego de su presentación en Mar del Plata, la cantante estrenará un nuevo espectáculo: "Noches de Kabaret" en el Teatro Maipo de Buenos Aires.

Letras

Ver mís letras
A B C D E F G H I J K
L M N O P Q R S T U
V W X Y Z

Desarrollado por Osmosis