Jueves, 24 de Julio de 2014

Intérpretes | Solistas

Eugene D´Albert

Eugene D´Albert

Por Jorge de Hegedüs - Eugene D´Albert fue un gran pianista, el cual no le iba a la zaga de otros virtuosos como Antón Rubinstein o Carl Tausig. Según las referencias de los críticos musicales de esa época su técnica era colosal, la cual se la llegó a comparar con el notable Ferrucio Busoni. Además fue premiado por sus ejecuciones de los preludios y fugas de Juan Sebastián Bach, como también por las sonatas de Beethoven; se le consideró en ese tiempo como el sucesor de Liszt y también el más grande intérprete del genio de Bonn.







Pianista alemán aunque de origen escocés, nacido en la ciudad de Glasgow el 16 de abril de 1864.  A los doce años de edad se trasladó con su familia a Londres para estudiar con el músico austriaco Ernst Pauer (1826 – 1905), el cual estaba radicado en la capital inglesa, mientras que contrapunto y armonía los hizo con Sir Arthur Seymour Sullivan (1842 –1900). Pero parece que estos estudios, especialmente con el segundo, no le trajeron satisfacción alguna y, por dicha causa, se trasladó primero a Viena y luego a Weimar, en donde se convirtió en un verdadero virtuoso del piano.  

D´Albert, cuando era todavía un adolescente ya componía, de tal forma, que al quince años de edad estrenó una de sus creaciones; un año más tarde, a los dieciséis, daba conciertos tipo “pop” bajo la batuta del famoso director Hans Richter (1888 – 1976) y a los diecisiete estrenó ante el público su concertó para piano y orquesta. Obviamente se le puede considerar como un músico sumamente talentoso.

A partir de la tercera década de su vida D´Albert se afirmó como un verdadero alemán en el más amplio sentido de la palabra. Hasta se podría expresar que renegó de su país de origen; no admitía siquiera que se mencionara su origen británico. Le importó muy poco el hecho que al estallar la I Guerra Mundial los ingleses lo consideraran como un “traidor”. De todas formas él ya había determinado su posición mucho antes que se declarara esta conflagración. El asunto llegó a tal punto, que un crítico musical hizo en cierta ocasión una referencia hacia él como “pianista inglés”. La respuesta por parte de este artista vino de inmediato. Según lo reproduce Harold Schonberg, D´Albert respondió de la siguiente forma: “Permítame que corrija algunos errores que he encontrado. Desprecio de sobremanera el título de ´pianista inglés´. Por desgracie estudié un tiempo bastante largo en ese país de nieblas, pero durante ese tiempo no aprendí absolutamente nada; en verdad, de haberme quedado allí mucho más tiempo me habría arruinado del todo (…). En cuanto me fui de esa tierra bárbara empecé a vivir, y ahora vivo para el inimitable, verdadero y glorioso arte alemán (…)”.

Su tendencia hacia la “germanofilia” le pudo haber traído serios problemas más adelante, si hubiera sobrevivido hasta la II Guerra Mundial.
En la ciudad de Weimar estudió nada menos que con Franz Liszt, el cual le tomó mucho cariño. D´Albert era bajo de estatura, con un bigote a lo Kaiser. Su maestro, Liszt, le puso distintos sobrenombres como “nuestro joven león”, “pequeño gigante”, “el joven Tausig” y también “Albertus Magnus”. Con el paso de los años llegó a tener gran amistad con músicos como Edvard Grieg (1843 -1907), Max Reger (1873 – 1916) y Engelbert Humperdinck (1854 – 1921). Johannes Brahms (1833 – 1897) lo reconoció en su momento como uno de sus mejores intérpretes. En 1907 es nombrado director de la “Musikhohschule” de Berlín en reemplazo del célebre violinista húngaro Joseph Joachim (1831 – 1907).
Conviene aclarar que D´Albert tuvo también otra afición: los casamientos. Lo hizo seis veces y su segunda esposa fue nada menos que una virtuosa pianista venezolana muy atractiva y llamativa: Teresa Carreño (1853 – 1917). Obviamente este matrimonio no duró mucho tiempo, pues estas dos personas competían no solamente como artistas sino también en el factor temperamental.  

Eugene D´Albert fue un gran pianista, el cual no le iba a la zaga de otros virtuosos como Antón Rubinstein (1829 – 1894) o Carl Tausig (1841 – 1871). Según las referencias de los críticos musicales de esa época su técnica era colosal, la cual se la llegó a comparar con el notable Ferrucio Busoni (1866 – 1924). Además fue premiado por sus ejecuciones de los preludios y fugas de Juan Sebastián Bach, como también por las sonatas de Beethoven.
De todas maneras, y debido al enorme virtuosismo y sentido interpretativo de sus ejecuciones, D´Albert no pudo escapar a que se comparara con el que en su momento fuera su maestro, con Franz Liszt. Oscar Bie, en su libro “Das Klavier und seine Meister” que había escuchado en su momento tanto al genio húngaro como también a D´Albert, expresó lo siguiente “En nuestra época, la corona de los pianistas la ganó Eugène D´Albert (…) el manto de Liszt cayó sobre él en nuestra generación (…) la seriedad de los conciertos de Brahms, el murmullo de la ´Berceuse´ de Chopin, la fuerza titánica de su estudio en La menor, la elegancia de las ´Soirées de Vienne´ de Liszt, la solemnidad de Bach, se mueven bajo su mano sin que ninguna le quite nada a las otras”.

Según el crítico e historiador Harold Shonberg, haciendo referencia a expresiones de Bruno Walter (1876 - 1962) con relación a D´Albert, el director de orquesta alemán manifestó: “Nunca olvidaré la fuerza titánica de la versión del Concierto en Mi bemol mayor de Beethoven,  ― Nro. 5, op. 73 ´Emperador´― casi estoy tentado de decir que no lo tocaba; lo personificaba. En su íntimo contacto con el instrumento se me aparecía como un nuevo centauro, mitad piano, mitad hombre”.

Pero también hay que destacar que este gran músico fue el primero en ejecutar las obras de Claude Achille Debussy (1862 – 1918) en territorio alemán, lo que, según la crítica de esos días, no fue muy recibida por los teutones, puesto que durante su ejecución hasta recibió silbidos de desaprobación.
Eugene D´Albert también se presentó con mucho suceso en Nueva York el 18 de noviembre de 1889. Pero a partir de la entrada del siglo XX este gran músico dio en cierta forma un paso al costado con relación a sus conciertos pianísticos para dedicarse a la docencia y composición. Entre sus alumnos más relevantes debemos de citar al suizo Edwin Fischer (1886 – 1960), −el cual también había estudiado con Martín Krause (1853 – 1918) − el alemán Wilhem Backhaus (1884 – 1969) y Ernest (Ernö) von Dohnányi (1877 – 1960) de Hungría.

D´Albert compuso nada menos que veintiuna óperas, las cuales y con el paso de los años fueron desapareciendo de las carteleras. De las mismas hay que destacar a “Tiefland” (Tierra Baja) con libreto de Rudolph Lothar, y basado en la obra Terra Baixa de Àngel Guimerà. Esta fue su séptima obra en dicho género, la cual se reconoce de gran valor musical y se repone en determinadas ocasiones. Fue estrenada en Praga en 1903, en 1908 en el Metropolitan Opera de Nueva York, y fue presentada en Londres bajo la conducción de Sir Thomas Beecham (1879 – 1961) el 5 de octubre de 1910. Más adelante, la cineasta alemana Leni Riefenstahl (1902 – 2003) la llevó a la pantalla cinematográfica en 1944, aunque se estrenó diez años más tarde. Esto demuestra que esta ópera mantuvo su vigencia tanto en Alemania como Austria hasta los días actuales. La última vez que se presentó fue en noviembre de 2007 por la Ópera de Berlín.

Aparte de ello D´Albert compuso conciertos para piano y orquesta, música de cámara, obras corales, piezas y sonatas para piano. Ricardo Strauss le dedicó su obra “Burlesque” (1905). Hizo también algunas grabaciones en cilindro por los años veinte del siglo pasado, pero estas son muy difíciles de conseguir. Las mismas ya no lo favorecían en nada con relación a su virtuosismo de épocas anteriores.

En el año 1914 Eugene D´Albert se trasladó a Suiza y se hizo ciudadano de dicha nación. En 1932 viajó a Lituania para gestionar el divorcio de su sexta esposa. Falleció a la semana de su llegada a ese país del Báltico. Ello ocurrió el 3 de marzo. Sus restos fueron sepultados en su último país de adopción, específicamente en Morcote, cerca de Lugano. En ese momento contaba con 68 años de edad.

Jorge de Hegedüs

Más Notas
Stephen Kovacevich
Jascha Heifetz
Wilhem Backhaus
Ferrucio Benvenuto Busoni
Ossip Gabrilowitsch

Ver Historial




Breves

  • 31 de mayo de 1809: muere en Viena Franz Josef Haydn, compositor austríaco. Una de las figuras claves del clasicismo junto a Mozart y Beethoven. Considerado padre de la sinfonía, la sonata y el cuarteto de cuerdas aunque estas formas ya existían, pero él las desarrolló con éxito. Su estilo sirvió de transición entre el estilo sentimental del Sturtn und Drang con el recambio clasista, conociendo a las otras dos mayores figuras de este movimiento en circunstancias diferentes.

  • 27 de mayo de 1840: muere durante un viaje a Francia, Niccoló Paganini, compositor y valorado violinista de origen italiano. Sus dotes y su apariencia le dieron fama de "diabólico", pero el público y los músicos lo idolatraban. Tras un demoledor éxito interpretando obras propias y ajenas, se retiró por tres años para profundizar su habilidad en la interpretación de la guitarra. Sin embargo, reapareció en los escenarios consagrándose como el mejor violinista de la historia hasta ese momento.

  • 22 de mayo de 1813: nace en Leipzig, Richard Wagner. Compositor de origen alemán, renovador de la ópera romántica. Fue censurable en casi todos los aspectos, excepto en el arte. Al regresar a Munich se separó de su esposa y vivió una historia de amor con Cosima, la hija de Franz Liszt y esposa de Hans von Bülow. Con ella volvió a Suiza.

  • 18 de mayo de 1909: muere Isaac Albéniz, compositor español. Definió el romanticismo español en materia musical y ejerció además una considerable influencia en otros compositores nacionalistas posteriores como Turina o Falla. Su música se asocia inmediatamente a la música española, plagada de reminiscencias andaluzas, color y un tono pintoresco y descriptivo. Compuso esencialmente para piano aunque su obra siempre hace referencias a la guitarra.

  • 18 de mayo de 1911: muere en Viena, Gustav Mahler. Nacido en Bohemia. Compositor y director de orquesta que vivió en Viena la mayor parte de su vida. Fue uno de los máximos exponentes de la sinfonía posromántica y autor de ciclos de canciones de suprema calidad.


Citas

  • Daniel Barenboim
    "Un director no tiene contacto físico con la música que producen sus instrumentistas y a lo sumo puede corregir el fraseo o el ritmo de la partitura pero su gesto no existe si no encuentra una orquesta que sea receptora"

  • George Gershwin
    "Daría todo lo que tengo por un poco del genio que Schubert necesitó para componer su Ave María"

  • Gustav Mahler
    "Cuando la obra resulta un éxito, cuando se ha solucionado un problema, olvidamos las dificultades y las perturbaciones y nos sentimos ricamente recompensados"

  • Franz Schubert
    "Cuando uno se inspira en algo bueno, la música nace con fluidez, las melodías brotan; realmente esto es una gran satisfacción"

  • Bedrich Smetana
    "Con la ayuda y la gracia de Dios, seré un Mozart en la composición y un Liszt en la técnica"

MULTIMEDIA

  • Astor Piazzolla (parte 1)

    Biografía

  • Danzas polovtsianas

    Alexander Borodin

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Ciclo 2011 - Programa N° 15

  • Programa N° 2

    10/02/2014

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Ciclo 2011 - Programa N° 3

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Programa N° 13 - 28 de noviembre de 2010

  • Sinfonia Nº 25

    Wolfgang A. Mozart

  • Las cuatro estaciones

    Antonio Vivaldi

Intérpretes

Músicos

Juan Carlos Cobián

Juan Carlos Cobián

Corrían los años finales de la década de 1910 y el tango luchaba por liberarse del ingenuo primitivismo musical de sus orígenes, internándose en formas orquestales más complejas. Evolucionaba también el papel del piano, hasta entonces reducido a la simple marcación del ritmo. Comenzaba a delinearse una tendencia estilísticamente depurada y novedosa, el llamado por algunos estudiosos «tango romanza», entre cuyos precursores se destaca la figura de Juan Carlos Cobián.

Voces

Carlos Gardel

Carlos Gardel

Carlos Gardel es quizás el más grande mito de la Argentina. Su habilidad artística, su talento incomparable como cantor de los arrabales porteños, su instinto musical para componer algunos de los más grandes tangos de todos los tiempos, su estupendo carácter, su fanatismo por las carreras, le han llevado a ser quizás sólo igualado por la otra leyenda del país del sur del Plata: Eva Perón. Sin embargo, mientras toda actividad política puede ser digna de objeciones, comentarios y recelo por parte de determinados sectores de la población, la figura de Carlos Gardel se erige como universal para todos los argentinos y los seguidores del tango a través del orbe.

Voces

José Ángel Trelles

José Ángel Trelles

Su voz se identifica con la música de Ástor Piazzolla y las letras de Horacio Ferrer. Con un estilo carente de yeite, está más cerca de la balada que del tango. No obstante, su repertorio integrado con composiciones vanguardistas, es acorde a estas características y resulta atrayente. Dueño de un registro de barítono, es afinado, tiene potencia y es fiel exponente de una generación de vocalistas que interpretan por un lado y cantan por el otro. Entre sus producciones discográficas se destacan: "Balada para un loco", "Y ahora yo", "Aguante barrio", "El ángel vive", grabado junto a la Camerata Porteña y junto al pianista Juan Carlos Cirigliano: "Sólo para dos".

Seinajoki, 20/07/14

La pasión por el tango, una forma centenaria de expresar emociones

El tango, que llegó a Finlandia hace más de cien años, anidó en el corazón de sus ciudadanos, que encuentran en este apasionado baile argentino una manera de expresar sus emociones. “Bailar el tango nos permite liberar los sentimientos que nos cuesta expresar de otra manera”, confía Uti Suoninen, con la cara brillante por el sudor tras una hora en la pista de baile de Seinajoki (oeste).

Bs. As., 13/07/14

El tango de 1920 a 1935, una imprescindible antología sonora

"Antología del tango rioplatense (1920-1935)", segundo volumen publicado por el Instituto Nacional de Musicología y Secretaría de Cultura de La Nación, es un documento invaluable que condensa en tres discos lo más representativo de la evolución del género en esa etapa fundante.

Letras

Ver mís letras
A B C D E F G H I J K
L M N O P Q R S T U
V W X Y Z

Desarrollado por Osmosis