Miércoles, 26 de Septiembre de 2018

Intérpretes | Directores

Wilhelm Furtwängler

Wilhelm Furtwängler

Un músico reflexivo y humanista que desarrolló sus interpretaciones de una manera improvisatoria, con considerable libertad de tempo. Los resultados eran a menudo motivadores, sobretodo en la música de Beethoven, Brahms y Wagner. Furtwängler fue durante el nazismo director de la Filarmónica de Berlín y de la Staatsoper, la ópera nacional berlinesa. A diferencia de otros artistas que abandonaron Alemania, el director decidió quedarse en su país.







Junto a Arturo Toscanini puede considerarse a Furtwängler en su momento de apogeo, que se extiende prácticamente a lo largo de toda la primera mitad del siglo, como el general supremo entre los directores europeos.

Furtwängler es conocido sobretodo como director de música sinfónica, especialmente de Beethoven, Brahms y Bruckner, y por sus interpretaciones de ópera wagneriana. Durante su carrera era considerado como la culminación de la escuela de dirección germana subjetiva y casi mística iniciada por Wagner, Von Bülow y Nikisch.

Mientras recibía una enseñanza privada, comenzó a componer algunas obras a los 17 años, pero pronto decidió dedicarse a la dirección. Su aprendizaje fue típico: una serie de puestos desde pequeñas a grandes casas de ópera. Breslau (1905-6), Zurich (1906-7), Munich (1907-9) y Estrasburgo (1909-11). A los 25 años ocupó su primer puesto importante, el de director musical de la Opera de Lübeck (1911-15).

Durante sus cuatro años en Lübeck y con su posterior labor en Mannheim (1915-18), Furtwängler emergió como el principal director joven en Alemania. Cuando Nikisch falleció en 1922, Furtwängler fue nombrado su sucesor en la Filarmónica de Berlín, cargo que ocupó hasta su muerte en 1954, y en la orquesta de la Gewandhaus de Leipzig, la que condujo hasta 1928.

Por los siguientes diez años, la música sinfónica llegó a ser el punto focal de la labor de Furtwängler. Sin embargo, con Tristan e Isolda en Bayreuth en 1931, comenzó un periodo mucho más activo en el género. Desde 1932 hasta el inicio de la Segunda Guerra, apareció como invitado no sólo en Alemania y en Vieba, sino también en la Opera de París y en el Covent Garden.

Además de dirigir un par de obras de Weber y Pfitzner, su repertorio durante este periodo fue exclusivamente wagneriano. Ciclos completos de El Anillo en Bayreuth entre 1936 y 1937, en Berlín en 1937 y en Londres entre 1937 y 1938; Tristán e Isolda en París entre 1932 y 1935, Los Maestros Cantores en Berlín, Nuremberg, París, Viena y Salzburgo, así como Parsifal y Lohengrin en Bayreuth.

Entre 1933 y 1945 muchas personalidades importantes en el mundo del arte como poetas, pintores, compositores, actores y filósofos, así como destacados científicos, abandonaron Alemania. Basta recordar los nombres de Thomas Mann, Tucholski, Bertold Brecht, Einstein, Hindemith, Kortner, Else Bergner, Deutsch, Wassermann y otros muchos. Todos ellos abrigaban el propósito de acelerar la caída del Tercer Reich desde el extranjero con sus escritos o sus discursos. Furtwängler se quedó en Alemania. No le hubiera sido difícil trasladarse al extranjero, pues a un director como él se le hubieran abierto todas las puertas, ya fuera en Suiza, en Inglaterra o en los Páíses Nórdicos e incluso en los Estados Unidos.

Pero él, artista ante todo, sintió la conciencia de la responsabilidad para con sus conciudadanos: su misión no era otra que la de transmitir la gran herencia de la cultura alemana del pasado a fin de que fuera recogida por las generaciones futuras. Y sólo permaneciendo en Alemania podría cumplir aquella misión: No podía renunciar ni a su Viena, ni a su Berlín, ni a su propia afirmación como artista alemán.

Una posición similar fue la adoptada por Richard Strauss, Gustav Gründgens y otros. Y sería injusto reprochárselo, cosa especialmente válida en el caso de Furtwängler, sin haber vivido aquella situación: dentro de su actitud responsable, Furtwängler dejó claro en conversaciones y escritos cuál era su posición y no tuvo empacho, por ejemplo, en defender enérgicamente a Hindemith. Algunos periodistas, nacidos después de los hechos y poco escrupulosos respecto a la verdad juzgan con notoria injusticia la postura de un hombre que quiso servir ante todo a la música y que para los supervivientes de ciudades cubiertas de escombros como Hamburgo, Dresde, Wuppertal, Nüremberg o Múnich, para los soldados destinados al frente en 1943 o 1944 representaba la única oportunidad de gozar de unos preciosos momentos de paz y de esperanza, personificados en las representaciones de “Los Maestros Cantores” en el Bayreuth de aquellos años. Esto, y sólo esto, era lo que pretendía en aquellos momentos Wilhelm Furtwängler. Y estas son cosas que sólo los que las vivieron tienen la posibilidad de entender.

Desde 1948 hasta su muerte, Furtwängler condujo gran cantidad de ópera. Su repertorio entonces incluyó, además de Wagner y Weber, las principales óperas de Mozart, Fidelio de Beethoven y Otello de Verdi, la que condujo por cinco inolvidables veladas en el Festival de Salzburgo en 1951. De este mismo periodo provienen las grabaciones en vivo de El Anillo en Milán y en Roma. Asimismo compuso algunas obras, incluyendo tres sinfonías, y dirigió estrenos de obras de Schoenberg y Hindemith.

Un músico reflexivo y humanista, Furtwängler desarrolló sus interpretaciones de una manera improvisatoria, con considerable libertad de tempo. Los resultados eran a menudo motivadores, sobretodo en la música de Beethoven, Brahms y Wagner. Nunca le entusiasmó grabar pero apreció sus ventajas en el caso de Wagner. Sus registros en estudio de Tristán e Isolda con Kirsten Flagstad y La Walkiria han logrado un estatus casi mítico entre los entendidos.

Más Notas
Pedro Pablo Prudencio
Pierre Boulez
Alexis Soriano
Helmuth Rilling
Ramón Tebar

Ver Historial




Breves

  • HECTOR BERLIOZ

    Fue un creador cuyo obstáculo fue la intransigencia de la mayoría de los músicos en casi todos los temas, desde su apoyo al uso del saxofón o a la nueva visión dramática de Wagner. Su vida fue excéntrica y apasionada. Ganó el Premio de Roma, el más importante de Francia en aquel momento, por una cantata hoy casi olvidada. Su obra musical es antecesora de estilos confirmados posteriormente.

  • El aprendiz de brujo de Paul Dukas se basa en una balada de Goethe. Es un scherzo sinfónico que describe fielmente cada frase del texto original.

  • La primera ópera de la que se conserva la partitura es Orfeo de Claudio Monteverdi. Se estrenó en Mantua en 1607, con motivo de la celebración de un cumpleaños, el de Francesco Gonzaga.

  • La obra que Stravinski compuso desde la época del Octeto de 1923 y hasta la ópera The Rakes Progress de 1951, suele considerarse neoclasicista.

  • En la Edad Media encontramos la viela de arco, de fondo plano y con dos a seis cuerdas, que se perfeccionó en la renacentista, hasta llegar a su transformación en el violín moderno a partir del siglo XVI, cuando se estableció una tradición de excelentes fabricantes (violeros) en la ciudad de Cremona.


Citas

  • DANIEL BARENBOIM

    "Un director no tiene contacto físico con la música que producen sus instrumentistas y a lo sumo puede corregir el fraseo o el ritmo de la partitura pero su gesto no existe si no encuentra una orquesta que sea receptora"

  • GEORGE GERSHWIN

    "Daría todo lo que tengo por un poco del genio que Schubert necesitó para componer su Ave María"

  • GUSTAV MAHLER

    "Cuando la obra resulta un éxito, cuando se ha solucionado un problema, olvidamos las dificultades y las perturbaciones y nos sentimos ricamente recompensados"

  • FRANZ SCHUBERT

    "Cuando uno se inspira en algo bueno, la música nace con fluidez, las melodías brotan; realmente esto es una gran satisfacción"

  • BEDRICH SMETANA

    "Con la ayuda y la gracia de Dios, seré un Mozart en la composición y un Liszt en la técnica"

MULTIMEDIA

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Programa N° 12 - 21 de noviembre de 2010

  • Obertura Las Hebridas

    Félix Mendelssohn

  • Sonata para violín fa mayor

    Félix Mendhelsson

  • Carnaval Romano

    Héctor Berlioz

  • La consagración de la primavera

    Igor Stravinsky

  • Tzigane

    Maurice Ravel

  • Danzas polovtsianas

    Alexander Borodin

  • Orfeo

    Claudio Monteverdi

Intérpretes

Músicos

José Canet

José Canet

Canet es el prototipo del clásico guitarrista tanguero, dispuesto siempre a unir su guitarra a una voz de tango. Sus influencias se remontan al estilo de los acompañantes de Gardel, Magaldi y Corsini. Fue uno de los pocos guitarristas que logró evadir las influencias de Roberto Grela, creador de toda una escuela en el tango. Su estilo estaba enraizado en forma directa a los conjuntos de guitarras clásicos. En muchas de sus actuaciones agregó al trío o cuarteto de guitarras otros instrumentos de cuerda: contrabajo, violines y violonchelo.

Poetas

Enrique Cadícamo

Enrique Cadícamo

Poeta, escritor y autor teatral. El primer tango de Cadícamo fue “Pompas de jabón”, con música de Roberto Goyheneche. Fue el primer tango que Gardel le grabó al poeta marcando el inicio de sus notables creaciones. Además le cupo a Cadícamo ser el autor del último tango que Gardel grabó en la Argentina, antes de emprender su última gira, el tango “Madame Ivonne”, grabado el 6 de noviembre de 1933. Su obra no se limitó al tango, sino que abarcó múltiples ritmos. Su creación profílica y multifacética es un aporte significativo a la cultura popular.

Músicos

José Libertella

José Libertella

Los que disfrutaron de su música sobre el escenario lo recordarán, seguramente, con esa pasión que ponía cada vez que acomodaba el paño sobre sus rodillas, tomaba el instrumento y cumplía con el ritual de la función. Y quizá como ese hombre apasionado al que le saltaba la tanada ajustando cada detalle, preocupado porque el sonido o las luces no eran los óptimos. José Libertella nació en Calvera, Italia, su padre Juan construía tejas y trabajaba la tierra, fue el primero en emigrar a la Argentina. José lo siguió el 7 de junio de 1934, tenía once meses, viajó en el buque Principessa María en brazos de su madre.

Junín, 13/06/2016

Presentaron “Tango en Junín”

Los amantes del tango podrán disfrutar de diversas actividades durante cinco días en Junín. El intendente la Ciudad, Pablo Petrecca, presentó oficialmente “Tango en Junín”, un importante ciclo cultural que se desarrollará entre el 13 y el 17 de julio próximos e incluirá la realización de la preliminar del Festival y Mundial de Tango BA 2016.

Mar del Plata, 30/05/2016

Amelita Baltar en el Teatro Colón

El sábado 11 de Junio a las 21 hs se presentará en el Teatro Municipal Colón la gran cantante Amelita Baltar, acompañada por la Orquesta Municipal de Tango que dirige el Maestro Julio Davila y el pianista Aldo Saralegui como invitado especial. Luego de su presentación en Mar del Plata, la cantante estrenará un nuevo espectáculo: "Noches de Kabaret" en el Teatro Maipo de Buenos Aires.

Letras

Ver mís letras
A B C D E F G H I J K
L M N O P Q R S T U
V W X Y Z

Desarrollado por Osmosis