Sábado, 15 de Diciembre de 2018

Clásica y Ópera | Ópera

Porgy and Bess de George Gershwin

Porgy and Bess de George Gershwin

Gershwin fue el primer compositor norteamericano que tuvo un éxito internacional con una ópera. Fue también el primero que logró combinar sin fisuras el jazz con elementos sinfónicos. Con Porgy and Bess llegó algo nuevo al teatro musical, la ópera popular norteamericana, que está estrechamente ligada a la ópera europea, pero también al musical, con el que coincide en muchos aspectos. Lleva a la escena el "sueño americano" de grandeza, poder y libertad, así como la otra cara de la moneda: miseria, segregación, racismo.








Drama en tres actos (nueve cuadros) de Du Bose y Dorothy Heyward. Con textos de canciones de Ira Gershwin. Idioma original: inglés norteameri­cano, slang de los negros de los estados del sur.


Personajes: Porgy, un mendigo inválido (bajo o barítono); Bess (soprano); Crown (barítono); Robbins (tenor); Serena, su mujer (soprano); Jake (barítono); Clara, su mujer (soprano); María (contralto); Sporting Life (tenor); Frazier, abogado (barítono); Mingo, Peter, Lily, Annie, Sara, un empleado de una funeraria, policías, vecinos, etc. Todos los personajes, excepto un detective o policía, son negros.

Lugar y época: Hacia 1920 en Catfish Row, una empobrecida localidad de Carolina del Sur.

Argumento: Después de un breve preludio orquestal en estilo de jazz se oye a un pianista negro llamado Jasbo o Jazzbo Brown, una figura legendaria cuyo nombre se vincula a menudo con el origen nunca aclarado del término jazz. (Vivió en el último cuarto del siglo XIX en Nueva Orleans, la cuna del jazz, y tocaba blues) Entonces suena una melodía encantadora: una voz de mujer canta «Summertime», y nos encontramos en el ambiente peculiar de Catfish Row, de cuyas remanencias antaño suntuosas ha tomado posesión, después de irse los blancos, un grupo de negros. Allí viven, alborotan, bailan, cantan, se pelean, aman, se observan entre sí, mientras multitudes de niños juegan, ríen y lloran. Gershwin pinta un cuadro general de la vida del sur de Estados Unidos. Aparece Crown con su amada Bess; Crown es brutal, dominante; Bess es ingenua y tiene ganas de vivir. Crown ha vuelto a emborracharse, busca jaleo, provoca una pelea con Robbins y lo mata. Porgy, que tiene las piernas paralizadas y se traslada en coche de ruedas, ama a Bess en silencio y está presente en la confusión general; también está presente Sporting Life, un joven con experiencia en las sentinas de las grandes metrópolis, y que aprovecha de inmediato la huida de Crown para convencer a Bess de que se dedique a la vida «fácil» en Nueva York. Pero la joven resiste la tentación y busca refugio en la pobre casa de Porgy.

Los negros cantan un conmovedor spiritual alrededor del féretro de Robbins. Primero aparece la policía para buscar al asesino, luego el empleado de una funeraria, que acepta a regañadientes los quince dólares que los pobres negros han reunido. Los habitantes de Catfish Row acompañan al difunto Robbins con cantos religiosos hasta la tumba.

Una bella mañana parten todos hacia una isla cercana para celebrar una fiesta. Bess se despide de Porgy, a quien cada día se siente más unida. En la isla se baila, cada vez más salvaje y desenfrenadamente, al son de los tambores, que se tocan a la manera original de los negros. Serena, la viuda de Robbins, reprocha a los danzantes su comportamiento relajado. Cuando se disponen a regresar, Bess se queda un instante sola; entonces sale Crown de entre los matorrales, mas animalizado y violento que nunca. Tras una breve lucha, domina a Bess y la arrastra hasta el bosque.

Día de trabajo en Catfish Row. Los pescadores se preparan para salir al mar. En la casa de Porgy se oye la voz de Bess; Bess ha vuelto enferma de la isla y desde entonces yace postrada con fiebre y tiene pesadillas horribles. El mendigo la abraza con cariño. La enferma despierta y le implora que nunca más la deje caer en manos de Crown. La campana de la iglesia interrumpe el dúo de amor. Se aproxima un huracán. Los que han quedado en el pueblo se reúnen en la casa de Serena para pedir protección a Dios para los que se encuentran en el mar. Por medio de magníficos coros, la música de Gershwin alcanza aquí un punto culminante en cuanto a atmósfera. De repente aparece Crown, busca a sus compañeros de antes, pero éstos lo rechazan. Su canto de desafío constituye un efectivo contrapunto a los cantos de súplica de la masa. Por un instante se ve el bote de Jake sobre el agua; Jake lucha desesperadamente con la tormenta cada vez más furiosa.

Clara, la mujer de Jake, corre hacia la playa; Crown la acompaña después de amenazar a Bess con volver a buscarla. Jake perece en el oleaje. Bess canta una canción de cuna para el niño que Clara ha puesto en sus brazos. Crown aparece de nuevo y se acerca a Bess en actitud amenazadora; en una escena muda y subrayada por una orquestación exacerbada al máximo, Porgy se enfrenta a él y logra matarlo después de una lucha desesperada. Cuando llega la policía, nadie delata al autor. Por último, Porgy ha de ir a la comisaría para identificar el cadáver. Sporting Life aprovecha la ocasión para describir a Bess las alegrías de Nueva York de manera atractiva y en vivo contraste con la sórdida vida de Catfish Row.

Días después, Porgy regresa de la ciudad vecina en el coche de inválido. Con profundo dolor se entera de que Bess se ha ido, arrastrada por Sporting Life a una vida disoluta; en realidad, la joven se ha ido porque creía que Porgy no iba a regresar nunca. El inválido respira con alivio: al ver que Bess no salía a recibirlo, había creído que estaba muerta. ¿Adonde ha ido? ¿A Nueva York? ¿Dónde queda Nueva York? ¿Miles de kilómetros al norte? Porgy se dispone a recorrer el largo camino en el coche de inválido. Encontrará a su amada Bess, la rescatará y volverá con ella...

Fuente: Porgy, de Du Bose y Heyward, un violento drama sobre el ambiente negro del sur de Estados Unidos.

Libreto: Los autores del drama estuvieron de acuerdo en transformar la obra en un libreto para Gershwin. Realizaron su labor con gran habilidad; crearon espacio para cantos típicos de los negros, sobre todo en las escenas colectivas. Con la colaboración de Ira Gershwin, hermano de George y autor de numerosas canciones, se consiguió un libreto brillante, muy original y moderno, y destinado a descubrir territorios nuevos para el teatro musical.

Música: Gershwin se encuentra en el punto culminante de su capacidad creativa; además, en un largo viaje por el sur de Estados Unidos se empapó totalmente de música negra. En esta obra empleó spirituals y blues con gran intuición y con una excelente técnica jazzística, sin tener que servirse de una sola melodía folclórica. Compuso emocionantes canciones para solistas, pequeños cuadros genéricos (como el dúo de las vendedoras de fresas) y grandes escenas corales a la vez sentimentales y dramáticas. La instrumentación es novedosa y muestra las grandes posibilidades, más tarde apenas utilizadas, de la síntesis entre el jazz y la música clásica. Porgy and Bess es una auténtica ópera popular, comprensible por todas las razas, y una de las obras teatrales más importantes de nuestro siglo.

Historia: La obra se estrenó en Boston el 30 de septiembre de 1935, interpretada por cantantes negros. Más tarde estuvo en cartel durante largas temporadas en Nueva York y otras ciudades estadounidenses. Muy pronto comenzaron a interesarse los escenarios europeos, para lo cual tuvieron que superar no pocas dificultades, no de tipo racial (salvo en el caso de la Alemania de Hitler), sino tocantes a una adaptación comprensible del auténtico jazz negro. La gran época de esta primera ópera popular estadounidense comenzó después de la Segunda Guerra Mundial. Una compañía negra de Estados Unidos viajó durante años por todo el mundo representando la obra en un verdadero desfile triunfal que no se detuvo ante las limitaciones políticas y que popularizó esta excelente ópera de una manera insospechada.

Fuente: "Diccionario de la Ópera" Kurt Pahlen

Multimedia: "Porgy and Bess" Informe en mp3
 
Más Notas
El estreno de "Tannhauser" en el Mundo
La zorrita astuta de Leos Janácek
Cavalleria rusticana de Pietro Mascagni
Los pescadores de perlas de Georges Bizet
Katia Kabanova de Leos Janácek

Ver Historial




Breves

  • HECTOR BERLIOZ

    Fue un creador cuyo obstáculo fue la intransigencia de la mayoría de los músicos en casi todos los temas, desde su apoyo al uso del saxofón o a la nueva visión dramática de Wagner. Su vida fue excéntrica y apasionada. Ganó el Premio de Roma, el más importante de Francia en aquel momento, por una cantata hoy casi olvidada. Su obra musical es antecesora de estilos confirmados posteriormente.

  • El aprendiz de brujo de Paul Dukas se basa en una balada de Goethe. Es un scherzo sinfónico que describe fielmente cada frase del texto original.

  • La primera ópera de la que se conserva la partitura es Orfeo de Claudio Monteverdi. Se estrenó en Mantua en 1607, con motivo de la celebración de un cumpleaños, el de Francesco Gonzaga.

  • La obra que Stravinski compuso desde la época del Octeto de 1923 y hasta la ópera The Rakes Progress de 1951, suele considerarse neoclasicista.

  • En la Edad Media encontramos la viela de arco, de fondo plano y con dos a seis cuerdas, que se perfeccionó en la renacentista, hasta llegar a su transformación en el violín moderno a partir del siglo XVI, cuando se estableció una tradición de excelentes fabricantes (violeros) en la ciudad de Cremona.


Citas

  • DANIEL BARENBOIM

    "Un director no tiene contacto físico con la música que producen sus instrumentistas y a lo sumo puede corregir el fraseo o el ritmo de la partitura pero su gesto no existe si no encuentra una orquesta que sea receptora"

  • GEORGE GERSHWIN

    "Daría todo lo que tengo por un poco del genio que Schubert necesitó para componer su Ave María"

  • GUSTAV MAHLER

    "Cuando la obra resulta un éxito, cuando se ha solucionado un problema, olvidamos las dificultades y las perturbaciones y nos sentimos ricamente recompensados"

  • FRANZ SCHUBERT

    "Cuando uno se inspira en algo bueno, la música nace con fluidez, las melodías brotan; realmente esto es una gran satisfacción"

  • BEDRICH SMETANA

    "Con la ayuda y la gracia de Dios, seré un Mozart en la composición y un Liszt en la técnica"

MULTIMEDIA

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Programa N° 11 - 14 de noviembre de 2010

  • Sinfonía Nº 7

    Allegretto

  • El holandés errante

    Richard Wagner

  • Concierto para piano Op. 54

    Robert Schumann

  • Obertura 1812

    Piotr Illych Chaikovski

  • Obertura Las Hebridas

    Félix Mendelssohn

  • Música para los reales fuegos artificiales

    Georg F. Haendel

  • Rapsodia española

    Maurice Ravel

Intérpretes

Músicos

José Bragato

José Bragato

Violoncellista, pianista, arreglador y compositor. Formó parte de las orquestas de tango más relevantes de la época. Fue estable en la de Francini-Pontier pero el elegido de todos los maestros para las grabaciones como Aníbal Troilo, Atilio Stampone, Osvaldo Fresedo. En 1954 se sumó a la “patriada” de Astor Piazzolla: armar el Octeto Buenos Aires, que revolucionó al tango. El sonido especial de su violoncello, unido a su virtuosismo, le permitió jerarquizar el instrumento por lo que las orquestas típicas de entonces dieron entidad a este instrumento como solista a la par del violín, a partir del surgimiento de José Bragato como notable violoncellista.

Músicos

José Libertella

José Libertella

Los que disfrutaron de su música sobre el escenario lo recordarán, seguramente, con esa pasión que ponía cada vez que acomodaba el paño sobre sus rodillas, tomaba el instrumento y cumplía con el ritual de la función. Y quizá como ese hombre apasionado al que le saltaba la tanada ajustando cada detalle, preocupado porque el sonido o las luces no eran los óptimos. José Libertella nació en Calvera, Italia, su padre Juan construía tejas y trabajaba la tierra, fue el primero en emigrar a la Argentina. José lo siguió el 7 de junio de 1934, tenía once meses, viajó en el buque Principessa María en brazos de su madre.

Poetas

E. S. Discépolo

E. S. Discépolo

La gente se te arrima con su montón de penas, y tú las acaricias casi con un temblor. Te duele como propia la cicatriz ajena, aquél no tuvo suerte y ésta no tuvo amor... La pista se ha poblado al ruido de la orquesta, se abrazan bajo el foco muñecos de aserrín ¿No ves que están bailando... No ves que están de fiesta? Vamos, que todo duele, ¡viejo Discepolín!. Fragmento del tango "Discepolín" de Homero Manzi

Junín, 13/06/2016

Presentaron “Tango en Junín”

Los amantes del tango podrán disfrutar de diversas actividades durante cinco días en Junín. El intendente la Ciudad, Pablo Petrecca, presentó oficialmente “Tango en Junín”, un importante ciclo cultural que se desarrollará entre el 13 y el 17 de julio próximos e incluirá la realización de la preliminar del Festival y Mundial de Tango BA 2016.

Mar del Plata, 30/05/2016

Amelita Baltar en el Teatro Colón

El sábado 11 de Junio a las 21 hs se presentará en el Teatro Municipal Colón la gran cantante Amelita Baltar, acompañada por la Orquesta Municipal de Tango que dirige el Maestro Julio Davila y el pianista Aldo Saralegui como invitado especial. Luego de su presentación en Mar del Plata, la cantante estrenará un nuevo espectáculo: "Noches de Kabaret" en el Teatro Maipo de Buenos Aires.

Letras

Ver mís letras
A B C D E F G H I J K
L M N O P Q R S T U
V W X Y Z

Desarrollado por Osmosis