Jueves, 23 de Octubre de 2014

Clásica y Ópera | Ópera

Manon de Jules Massenet

Manon de Jules Massenet

Massenet comenzó a ocuparse de este tema en 1881. Completó la ópera en el término de dos años, para lo cual trabajó temporalmente en El Havre, en la misma casa en que un siglo antes había trabajado el abate Prévost en su novela. La ópera se estrenó el 19 de enero de 1884 en la Opera Comique de París, con Marie Heilbronn, una gran artista, en el papel principal. Su música es inspirada, llena de melodías que expresan multitud de sentimientos, y está construida e instrumentada de manera brillante.







Ópera (en el original «ópera cómica») en seis cuadros (cuatro actos). Libreto de Henri Meilhac y Philippe Gille, basado en Manon Lescaut del abate Prévost.

Personajes: Manon Lescaut (soprano); Poussette, Javotte y Rosette, amigas de Manon Lescaut (sopranos); el conde Des Grieux (bajo); el caballero Des Grieux, su hijo (tenor); Lescaut, primo de Manon, guardia de corps (barítono); Guillot de Morfontaine, un rico y anciano hombre de mundo (tenor); de Brétigny (barítono); un posadero (bajo); sargentos, guardias, porteros, viajeros, burgueses, jugadores, actrices.

Lugar y época:
Amiens, París, cercanías de El Havre, en 1721.

Argumento: Frente a la posada de Amiens, donde paran los coches, hay una gran actividad. Lescaut espera a su prima Manon para conducirla a un convento, de acuerdo con el deseo del padre de la joven. Pero ésta, al llegar, no se muestra en absoluto de acuerdo con ese designio. ¡Cuánto le gustaría ser muy rica y vivir rodeada de admiradores y de atenciones a causa de su belleza! Lescaut aprovecha la breve estancia de su prima para planear un juego con sus amigos, no sin haber recomendado antes a la encantadora y coqueta muchacha que vigile y cuide el honor de la familia. Pero ¿qué hacer cuando aparece de repente un joven y alegre caballero, y surge un amor a primera vista? El caballero Des Grieux es estudiante y está de paso, pues se dirige a la casa de su padre. Aparecen aquí dos motivos musicales que, en cierto modo, como Leitmotive del amor, nos acompañarán durante toda la ópera.

Aun antes de saber qué les ocurre, Des Grieux y Manon cambian por pío pía voluntad los planes que tenían asignados y huyen juntos a París, a una supuesta vida llena de ternura y alegrías.

Allí transcurre el cuadro segundo. Des Grieux y Manon viven su amor en una casa modesta, aunque la joven se había imaginado París de otra manera, tal como se la imaginan las jóvenes (también en el siglo XVIII) que no viven allí. Des Grieux acaba de escribir una carta a su padre, en la que le pide bendiga su matrimonio con Manon. Llaman a la puerta: entra precipitadamente Lescaut, seguido de su amigo Brétigny. Sin el menor escrúpulo, quiere hacerle el juego al rico Brétigny, que está interesado por su prima; finge ser un ofendido protector del honor familiar y se resiste al principio a conocer el contenido de la carta de Des Grieux, mientras que Brétigny propone a Manon que se vaya a vivir con él, pues el viejo conde jamás permitirá el matrimonio y la policía pasará pronto a buscar al caballero. Éste cree que todo está arreglado y sale a enviar la carta. Cuando Manon se queda sola, está angustiada; intuye que ha llegado el momento de despedirse de Des Grieux, de su hogar, de la pequeña mesa a la que se sentó tantas veces con su amado.

Cuando regresa el caballero, encuentra a Manon deshecha en llanto. Intenta consolarla contándole un hermoso sueño sobre la dicha amorosa que no termina nunca. Otra vez se oyen en la puerta golpes que destruyen la atmósfera luminosa y feliz (muy lograda desde el punto de vista de la música). Manon se estremece; recuerda la amenaza de Brétigny, de la que no ha dicho nada a su amado. Detienen a Des Grieux; a Manon se le presenta la ocasión de disfrutar de la atractiva vida de lujo que le ha prometido Brétigny.

El cuadro tercero nos presenta a una Manon cambiada: es una figura frívola, ligera, conocida en la vida nocturna de la ciudad, por la que compiten con ofertas cada vez más altas los hombres ricos como Brétigny y Morfontaine. La escena, de poco interés desde el punto de vista musical y dramático, culmina en un ballet y en la conocida gavota de Manon.

En el apogeo de la fiesta, Manon se entera de que Des Grieux quiere hacerse sacerdote. Rápidamente parte hacia St. Sulpice, para volver a conquistar al que una vez fue su amado.

A la desenfrenada música festiva sigue, con un efectivo contraste, la soledad del convento, alterada sólo por el sonido del órgano. El novicio acaba de pronunciar su primer sermón y pronto será sacerdote. El fervor llena su alma. El padre está satisfecho con esa solución. Sin embargo, las imágenes del pasado lo torturan; pensamientos sobre Manon que intenta ahuyentar sin éxito.

Entonces aparece Manon delante de él. Des Grieux resiste durante un rato la tentación, recuerda lo infeliz que se ha sentido por culpa de ella. Pero Manon sabe conquistarlo de nuevo. ¿No es la misma voz, la misma delicada mano que antaño le encantaba? La pasión vuelve a encenderse. Una vez más huyen juntos.

El cuadro siguiente transcurre en el trajín mundano de París. Manon lleva a su amado al salón de juego. Morfontaine lo desafía, pierde una gran suma y lo acusa de haberle hecho trampa. En medio del escándalo aparece la policía. El conde Des Grieux alcanza todavía a salvar a su hijo, pero detienen a Manon por cómplice.

El último cuadro muestra la carre­tera que lleva a El Havre, desde donde han de deportar a Manon a Norteamérica, con otras indeseables. Allí la espera Des Grieux, para salvar a la mujer que todavía ama. Sin embargo, Manon no puede seguir adelante, su fuerza vital se ha resquebrajado. Un último dúo lleno de dulces recuerdos une a los dos amantes. Manon muere en los brazos de Des Grieux.

Fuente: Manon Lescaut (L'Histoire du Chevalier Des Grieux et de Manon Lescaut), la célebre (y en gran parte autobiográfica) novela del abate Antoine Francois Prévost d'Exiles, trata de la aparentemente verídica historia de una pareja de enamorados: Des Grieux sigue a Manon al destierro norteamericano y allí, después de la muerte de la joven, se casa y echa raíces. Este argumento ha sido puesto en música con frecuencia; se puede mencionar una ópera olvidada de Auber, un ballet de Halévy, la conocida ópera de Puccini, y ya en nuestro siglo la ópera Boulevard Solitude de Henze.

Libreto: Meilhac y Gille siguieron el original de Prévost, con excepción de la última escena, que sitúan en Francia, mientras que en la novela (y en la ópera de Puccini) Manon muere al llegar a Norteamérica. A partir de esta excelente novela se logró, lo que no sucede siempre, un buen libreto, en el que la pasión auténtica y el medio frívolo, la sala de juego y la iglesia, el trajín mundano y la muerte en la soledad ofrecen contrastes efectivos.

Música: Massenet se ajusta de manera brillante al libreto. Su música es inspirada, llena de melodías que expresan multitud de sentimientos, y está construida e instrumentada de manera brillante. Algunas escenas constituyen puntos culminantes de la obra de su creador y de la ópera francesa: la descripción del sueño de Des Grieux, Manon despidiéndose de la pequeña mesa del modesto nido de amor en que pasó horas felices con Des Grieux, la grandiosa aria de éste, en la que trata de ahuyentar, ya en el convento, la imagen de Manon que se le aparece constantemente, así como varios dúos de amor.

Historia: Massenet comenzó a ocuparse de este tema en 1881. Completó la ópera en el término de dos años, para lo cual trabajó temporalmente en El Havre, en la misma casa en que un siglo antes había trabajado el abate Prévost en su novela. La ópera se estrenó el 19 de enero de 1884 en la Opera Comique de París, con Marie Heilbronn, una gran artista, en el papel principal. Lo interpretó con un éxito clamoroso unas ochenta veces. Sólo su muerte interrumpió la serie de representaciones, y Massenet prefirió retirar la obra de la programación a que la interpretara otra cantante. Luego se incendió la Opera Comique, pero Manon ya había entrado en el repertorio de numerosos teatros de todo el mundo. Diez años después regresó al lugar del estreno, donde desde entonces se ha representado más de mil veces.

Fuente: “Diccionario de la Ópera” – Kart Pahlen
 
  • Manon de Jules Massenet
  • Manon de Jules Massenet
  • Manon de Jules Massenet
Más Notas
La zorrita astuta de Leos Janácek
Cavalleria rusticana de Pietro Mascagni
Los pescadores de perlas de Georges Bizet
Katia Kabanova de Leos Janácek
L'Orfeo de Claudio Monteverdi

Ver Historial




Breves

  • 13 de septiembre de 1819: nace en Leipzig, Clara Wieck Schumann. Fue una pianista destacada del siglo XIX. El público europeo la consideraba en el nivel de Franz Liszt o Sigismund Thalberg, famosos pianistas virtuosos de aquella época.

  • 10 de septiembre de 1999: fallece Alfredo Kraus. Fue considerado el mejor tenor lírico ligero de su generación, mientras que la elegancia y estilización de su canto, combinada con su expresividad y una presencia escénica atractiva, le hicieron el intérprete ideal de roles de tipo aristócrata como Don Octavio, el Conde de Almaviva, Alfredo y el Duque de Mantua.

  • 06 de septiembre de 2007: fallece, en su casa de Módena, el tenor italiano Luciano Pavarotti. Figura clave en la popularización de la ópera. Para los aficionados serios del género, la belleza natural y el color de su voz hicieron de Pavarotti el intérprete ideal del repertorio lírico italiano.

  • 03 de septiembre de 1596: nace Nicolo Amati, constructor de violines al igual que su padre, Girolamo, pero Nicolo fue el mejor artesano de la familia, el gran reformador del arte de los luthiers italianos y autor de los instrumentos más apreciados de los Amati.

  • 22 de agosto de 1862: nace el compositor francés Claude Debussy. Puso en marcha un nuevo concepto de la música, liberada de las ataduras relacionadas con la tonalidad. Su obra devela tintes modernistas, simbolistas y de otras influencias como las étnicas, que encontraban su auge a finales del siglo 19, aunque su obra suele vincularse al impresionismo.


Citas

  • Daniel Barenboim
    "Un director no tiene contacto físico con la música que producen sus instrumentistas y a lo sumo puede corregir el fraseo o el ritmo de la partitura pero su gesto no existe si no encuentra una orquesta que sea receptora"

  • George Gershwin
    "Daría todo lo que tengo por un poco del genio que Schubert necesitó para componer su Ave María"

  • Gustav Mahler
    "Cuando la obra resulta un éxito, cuando se ha solucionado un problema, olvidamos las dificultades y las perturbaciones y nos sentimos ricamente recompensados"

  • Franz Schubert
    "Cuando uno se inspira en algo bueno, la música nace con fluidez, las melodías brotan; realmente esto es una gran satisfacción"

  • Bedrich Smetana
    "Con la ayuda y la gracia de Dios, seré un Mozart en la composición y un Liszt en la técnica"

MULTIMEDIA

  • Gran dio! Oh de verd'anni miei

    Dmitri Hvorostovsky (Ernani)

  • Sinfonía Nº 3 "Renana"

    Robert Schumann

  • Sinfonia Nº 25

    Wolfgang A. Mozart

  • Carmen

    Georges Bizet

  • Georg F. Haendel

    Biografía

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Ciclo 2011 - Programa N° 17

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Ciclo 2012 - Programa N° 32

  • Los pinos de Roma

    Ottorino Respighi

Intérpretes

Voces

Oscar Ferrari

Oscar Ferrari

Su identificación con la música y la poesía de Buenos Aires es tan extensa, que resulta imposible resumirla en el espacio destinado habitualmente a estas semblanzas. Sin embargo, la claridad expresiva y la modestia de Oscar Ferrari, allanan el camino que es necesario recorrer para acercar su figura y su pensamiento al público, ávido de conocer detalles de quienes se han ganado un hondo prestigio dentro del universo del tango. Cantó en las orquestas de Juan Caló, Alfredo Gobbi, Edgardo Donato, Astor Piazzolla y José Basso.

Músicos

Osvaldo Pugliese

Osvaldo Pugliese

Osvaldo Pugliese nació el 2 de diciembre de 1905. Su padre, Adolfo, obrero del calzado, intervenía como flautista aficionado en cuartetos de barrio que cultivaban el tango. Dos hermanos mayores tocaban violín: Vicente Salvador, "Fito", y Alberto Roque, más consecuente que el primero y por muchos años ligado a la música. A Osvaldo fue el padre quien le impartió las primeras lecciones de solfeo, y comenzó a balbucear con el violín también, pero pronto se inclinó por el piano, aunque don Adolfo tardó cierto tiempo en comprar el costoso instrumento.

Voces

Amelita Baltar

Amelita Baltar

No es fácil introducirse en el mundo artístico de Amelita Baltar, una figura del canto que se entronca en el tango por caminos no tradicionales. Ella no es la "piba de barrio" que alcanza notoriedad, después de haber pasado el examen de cantar ante familiares y amigos, de haber actuado en concursos que buscan "la nueva voz" o transitado boliches tangueros. Muchos la consideran un "invento" de Piazzolla, otros dicen apreciar en ella una nueva voz alucinada y sensual, enraizada en la canción rioplatense.

Cali, 19/10/14

Celebran los 50 años de una pasión por el tango

Jaime Parra mantiene la tradición por el tango que en La Matraca inició su hermano Clímaco. Ahí se guardan unos 7.000 acetatos o ‘Long Play’, centenares de fotos, cuadros y muchas anécdotas de visitantes, cantantes y bailarines que encuentran en La Matraca, el punto ideal para deleitarse con el tango y otros ritmos latinoamericanos.

Bs. As., 12/10/14

Certamen de tango Hugo del Carril 2014

Comienza la inscripción del Certamen de Tango Hugo del Carril, orientado a artistas no profesionalizados en las categorías de canto, composición, danza y conjuntos instrumentales. Convocatoria: Inscripción del 1º al 31 de octubre de 2014 para artistas de tango no profesionales en las disciplinas canto, composición, danza y conjuntos instrumentales.

Letras

Ver mís letras
A B C D E F G H I J K
L M N O P Q R S T U
V W X Y Z

Desarrollado por Osmosis