Lunes, 18 de Junio de 2018

Clásica y Ópera | Ópera

La mujer silenciosa de Richard Strauss

La mujer silenciosa de Richard Strauss

La mujer silenciosa se estreno en Dresde el 24 de junio de 1935, en medio de luchas políticas de las que por poco fue víctima Stefan Zweig. Richard Strauss se opuso enérgicamente y defendió a su libretista. La obra que produjo Zweig en común con Strauss fue prohibida en Alemania, que ya había quemado sus libros, y los pocos grandes teatros de los demás países no pudieron reparar esa pérdida, también material. Sólo después de la Segunda Guerra Mundial se llegó a una difusión más amplia de La mujer silenciosa.








Ópera cómica en tres actos. Libreto de Stefan Zweig, versión libre de la obra de Ben Jonson.

Personajes: Sir Morosus (bajo); su ama de llaves (contralto); el barbero (barítono); Henry Morosus (tenor); Aminta, su esposa (soprano); Isotta, Carlotta, Morbio, Vanuzzi, Farfallo, comediantes.

Lugar y época: La casa del capitán retirado Morosus, en las afueras de Londres, 1760-1770.

Argumento: No hay nada en este mundo que sir Morosus deteste tanto como el ruido. El parloteo de su ama de llaves lo pone nervioso, pero la cosa se pone del todo insoportable cuando llega a su casa su sobrino Henry con un conjunto de ópera. Entre los artistas se encuentra también la esposa de Henry, Aminta, pero Henry no se atreve a presentarla como tal a su malhumorado tío. Aun sin saberlo, sir Morosus ya está bastante furioso. Decide desheredar a su sobrino descarriado y conseguir una esposa que lo libre del ruido y de la intranquilidad. Confía la búsqueda de la novia a su barbero, un Fígaro británico al que Henry soborna, y la comedia, que ha de dar una lección al viejo lobo de mar, puede comenzar. Entre las interesadas que el barbero presenta a su amigo Morosus hay una que despierta su interés: es la más callada de todas. Se finge una boda en la que Aminta hace el papel de novia. Apenas se ha casado sir Morosus, su esposa resulta todo lo contrario de la mujer deseada: el alboroto y el desorden no tienen fin. ¡Qué contento se pone Morosus cuando le pasa el problema a su sobrino! Da su bendición al matrimonio (contraído mucho antes) y nombra heredera a la joven pareja. A cambio, vuelve a tener tranquilidad en casa, aunque ya ha perdido el miedo al ruido y comienza a encontrar un poco de alegría en el contacto humano.

Fuente: El poeta inglés Ben Jonson (1573-1635) fue contemporáneo, amigo y también rival de Shakespeare. Su comedia Epicoëne or The Silent Woman data de 1609.

Libreto: Al estudiar el teatro de la época isabelina, y sobre todo de Jonson, Zweig se encontró con el tema de la mujer silenciosa que luego, una vez que ha alcanzado su objetivo, se muestra como un verdadero demonio. Se trata de un motivo de comedia muy apreciado del que la ópera bufa italiana de los siglos XVII y XVIII supo obtener muchos efectos. La más célebre es la encantadora Don Pasquale de Donizetti, que, compuesta en 1843, no ha perdido atractivo hasta hoy. El hecho de desheredar a un sobrino que tiene un carácter diferente al del tío caprichoso, la boda fingida o la intriga para curar a un hombre raro son recursos que la commedia dell'arte italiana conocía tan bien como la literatura de Inglaterra y Francia. Zweig, que después de la muerte de Hofmannsthal comenzó a colaborar con Strauss, creó un libreto excelente. ¿Debemos lamentar que en el fondo se trate de un tema que le era mucho menos cercano que los temas humanísticos que le inspiraron obras maestras de la narrativa, la biografía y el teatro? Sólo podemos plantearnos la cuestión, lamentablemente ociosa, de si con una colaboración más larga con el compositor habrían podido surgir obras cumbres como las que surgieron de la estrecha relación con Hofmannsthal. Zweig dio a sus figuras muchos detalles tiernos; sin embargo, el refinado esteta no pudo vencer el desdén que sentía por lo burdo del tema, que es un rasgo fundamental del argumento. Zweig humanizó visiblemente a los personajes, sobre todo a sir Morosus y a la silenciosa Aminta, que en el papel de espíritu alborotador que se le ha impuesto sufre casi tanto como su víctima. El libretista aporta muchos rasgos amables (como de hecho eran su personalidad y sus creaciones), pero no puede suavizar la crudeza del argumento dramático.

Música: Strauss no conoce esos problemas. Puede ser chispeante, alegre, ingenioso, cómico, chocarrero a la bávara, como en alguno de los momentos más felices de Ochs von Lerchenau (de El caballero de la rosa). Ha incluido grandiosas escenas de conjunto que se han hecho raras en la literatura operística moderna. Hay arias y coloraturas a la manera de la ópera italiana antigua. En la boda fingida utiliza una antigua melodía inglesa; igualmente en la escena del notario, y es sorprendente cómo logra combinar sin fisuras la música del siglo XVII con la suya propia. Y puesto que hay una lección de canto (como en El barbero de Sevilla), siente una evidente alegría al emplear una bella aria de Monteverdi con variaciones propias. La orgía de ruidos que ha de llevar a la curación del viejo gruñón desencadena un espectáculo infernal que los autores antiguos no podían ni siquiera imaginar. El final es alegre, sabio: «¡Qué bella es la música, pero es mucho más bella cuando ha terminado! ¡Qué hermosa es la vida, pero es más hermosa cuando uno no es tonto y sabe vivir!», canta sir Morosus. Strauss vierte sobre esta pieza, que en otras manos tal vez hubiera resultado una simple comedia bufa, su música cálida y resplandeciente. Su música es más bella allí donde aparecen representadas las debilidades humanas. Se ridiculiza la extravagancia del viejo Morosus, pero el autor le sonríe, y no porque se alegre de su mal.

Historia: El estreno tuvo lugar en Dresde el 24 de junio de 1935, en medio de luchas políticas de las que por poco fue víctima el «no ario» Stefan Zweig. Strauss se opuso enérgicamente y defendió a su libretista, con el que esperaba crear otras obras. Pero Zweig reconoció la triste realidad. En 1938 fue obligado a abandonar su hermosa mansión de Salzburgo y a expatriarse. Se suicidó cuatro años más tarde en la ciudad brasileña de Petrópolis. La obra que produjo en común con Strauss fue prohibida en Alemania, que ya había quemado sus libros, y los pocos grandes teatros de los demás países no pudieron reparar esa pérdida, también material. Sólo después de la Segunda Guerra Mundial se llegó a una difusión más amplia de La mujer silenciosa.

Fuente: "Diccionario de la Ópera" de Kurt Pahlen
 
Más Notas
El estreno de "Tannhauser" en el Mundo
La zorrita astuta de Leos Janácek
Cavalleria rusticana de Pietro Mascagni
Los pescadores de perlas de Georges Bizet
Katia Kabanova de Leos Janácek

Ver Historial




Breves

  • HECTOR BERLIOZ

    Fue un creador cuyo obstáculo fue la intransigencia de la mayoría de los músicos en casi todos los temas, desde su apoyo al uso del saxofón o a la nueva visión dramática de Wagner. Su vida fue excéntrica y apasionada. Ganó el Premio de Roma, el más importante de Francia en aquel momento, por una cantata hoy casi olvidada. Su obra musical es antecesora de estilos confirmados posteriormente.

  • El aprendiz de brujo de Paul Dukas se basa en una balada de Goethe. Es un scherzo sinfónico que describe fielmente cada frase del texto original.

  • La primera ópera de la que se conserva la partitura es Orfeo de Claudio Monteverdi. Se estrenó en Mantua en 1607, con motivo de la celebración de un cumpleaños, el de Francesco Gonzaga.

  • La obra que Stravinski compuso desde la época del Octeto de 1923 y hasta la ópera The Rakes Progress de 1951, suele considerarse neoclasicista.

  • En la Edad Media encontramos la viela de arco, de fondo plano y con dos a seis cuerdas, que se perfeccionó en la renacentista, hasta llegar a su transformación en el violín moderno a partir del siglo XVI, cuando se estableció una tradición de excelentes fabricantes (violeros) en la ciudad de Cremona.


Citas

  • DANIEL BARENBOIM

    "Un director no tiene contacto físico con la música que producen sus instrumentistas y a lo sumo puede corregir el fraseo o el ritmo de la partitura pero su gesto no existe si no encuentra una orquesta que sea receptora"

  • GEORGE GERSHWIN

    "Daría todo lo que tengo por un poco del genio que Schubert necesitó para componer su Ave María"

  • GUSTAV MAHLER

    "Cuando la obra resulta un éxito, cuando se ha solucionado un problema, olvidamos las dificultades y las perturbaciones y nos sentimos ricamente recompensados"

  • FRANZ SCHUBERT

    "Cuando uno se inspira en algo bueno, la música nace con fluidez, las melodías brotan; realmente esto es una gran satisfacción"

  • BEDRICH SMETANA

    "Con la ayuda y la gracia de Dios, seré un Mozart en la composición y un Liszt en la técnica"

MULTIMEDIA

  • Sinfonía Nº 1 "Primavera"

    Robert Schumann

  • Sinfonía Nº 41 "Jupiter"

    Wolfgang A. Mozart

  • Sinfonía Nº 1 "Titán"

    Gustav Mahler

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Nº 2 - 12 de septiembre de 2010

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Programa N° 13 - 28 de noviembre de 2010

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Programa N° 10 - 07 de noviembre de 2010

  • Fantasía para un gentilhombre

    Joaquín Rodrigo

  • Capricho español

    Nicolai Rimsky-Korsakov

Intérpretes

Voces

Edmundo Rivero

Edmundo Rivero

Fue un cantor distinto, genial, adornado por una personalidad afable y señorial que lo hizo querido por todo el ambiente artístico y, lo que es más importante, por un público que lo recuerda y lo admira en cada uno de sus registros. Además Rivero fue compositor y autor de varios temas, y algunos tangos al modo reo y lunfardo. Rivero representa un caso singular en la extensa galería de cantores de tango. El registro de bajo, que contenía su voz, era una verdadera rareza en el género y, a la vez, algo poco apreciado por la pléyade tanguera, acostumbrada a los barítonos y tenorinos.

Voces

Carlos Gardel

Carlos Gardel

Carlos Gardel es quizás el más grande mito de la Argentina. Su habilidad artística, su talento incomparable como cantor de los arrabales porteños, su instinto musical para componer algunos de los más grandes tangos de todos los tiempos, su estupendo carácter, su fanatismo por las carreras, le han llevado a ser quizás sólo igualado por la otra leyenda del país del sur del Plata: Eva Perón. Sin embargo, mientras toda actividad política puede ser digna de objeciones, comentarios y recelo por parte de determinados sectores de la población, la figura de Carlos Gardel se erige como universal para todos los argentinos y los seguidores del tango a través del orbe.

Poetas

Enrique Cadícamo

Enrique Cadícamo

Poeta, escritor y autor teatral. El primer tango de Cadícamo fue “Pompas de jabón”, con música de Roberto Goyheneche. Fue el primer tango que Gardel le grabó al poeta marcando el inicio de sus notables creaciones. Además le cupo a Cadícamo ser el autor del último tango que Gardel grabó en la Argentina, antes de emprender su última gira, el tango “Madame Ivonne”, grabado el 6 de noviembre de 1933. Su obra no se limitó al tango, sino que abarcó múltiples ritmos. Su creación profílica y multifacética es un aporte significativo a la cultura popular.

Junín, 13/06/2016

Presentaron “Tango en Junín”

Los amantes del tango podrán disfrutar de diversas actividades durante cinco días en Junín. El intendente la Ciudad, Pablo Petrecca, presentó oficialmente “Tango en Junín”, un importante ciclo cultural que se desarrollará entre el 13 y el 17 de julio próximos e incluirá la realización de la preliminar del Festival y Mundial de Tango BA 2016.

Mar del Plata, 30/05/2016

Amelita Baltar en el Teatro Colón

El sábado 11 de Junio a las 21 hs se presentará en el Teatro Municipal Colón la gran cantante Amelita Baltar, acompañada por la Orquesta Municipal de Tango que dirige el Maestro Julio Davila y el pianista Aldo Saralegui como invitado especial. Luego de su presentación en Mar del Plata, la cantante estrenará un nuevo espectáculo: "Noches de Kabaret" en el Teatro Maipo de Buenos Aires.

Letras

Ver mís letras
A B C D E F G H I J K
L M N O P Q R S T U
V W X Y Z

Desarrollado por Osmosis