Miércoles, 12 de Diciembre de 2018

Clásica y Ópera | Ópera

La fanciulla del West de Giacomo Puccini

La fanciulla del West de Giacomo Puccini

La gran sensación, un estreno de Puccini en el "Nuevo Mundo", dio el 10 de diciembre de 1910 al Metropolitan Opera House de Nueva York el espaldarazo que tal vez le faltaba en la opinión de los viejos expertos operísticos. Demostró que tenía tantas cosas positivas para poner en la balanza como cualquier otro teatro del mundo. Las entradas se agotaron semanas antes del estreno. Puccini estaba profundamente impresionado, como lo estuvieron durante décadas todos los otros grandes compositores europeos que viajaban a Estados Unidos.








Ópera en tres actos. Libreto de Guelfo Civinini y Carlo Zangarini, basado en un drama de David Belasco.

Personajes:
Minnie (soprano); Jack Ranee, sheriff (barítono); Ramírez o Dick Johnson, bandido (tenor); un camarero, buscadores de oro, forajidos, etcétera.

Lugar y época: Un campamento de buscadores de oro en California, a mediados del siglo XIX.

Argumento: En el campamento de buscadores de oro, la tabernera Minnie desempeña un papel particular. Es el ángel bueno de todos, pero además es una auténtica fanciulla del West, una verdadera «chica del Oeste», que cabalga magistralmente, sabe utilizar el revólver y conoce todos los trucos de las cartas. El ambiente del Oeste «salvaje», el mundo cruel, sin leyes y sin contemplaciones de los buscadores de oro de California aparece descrito con brillantez. Para muchos de estos hombres, Minnie significa algo más. Aman sus modales bruscos y la desean. Un hombre llamado Dick Johnson entra en su local. Se conocen de antes y se gustan. En realidad, él es el tristemente célebre bandido Ramírez, que planea dar un golpe allí mismo, donde los buscadores de oro suelen guardar sus hallazgos. En el campamento se difunde la noticia de que el bandido se encuentra en las proximidades, y el sheriff se pone tras sus huellas. Minnie reconoce a Ramírez, pero ofrece un refugio al herido, incluso lo oculta con apasionado amor cuando el sheriff está a punto de capturarlo. Sin embargo, desde la habitación de Minnie, situada sobre la taberna, gotea la sangre del bandido. Minnie se arroja ante la puerta por la que el sheriff quiere llegar a donde está el bandido buscado. Le propone una partida: la apuesta es la vida de Ramírez. Minnie hace trampas y gana. La vida del bandido le pertenece. Pero, poco después, los buscadores de oro lo capturan y quieren colgarlo. Minnie debe intervenir una vez más. Recuerda a cada hombre lo que hizo por ellos; les recuerda la parábola bíblica del pecador arrepentido. Los rudos hombres se dejan convencer por estas emotivas palabras. Dejan libre al bandido, que parte con Minnie para comenzar en otro lugar una vida nueva y mejor.

Fuente: Mucho antes de que el cine se apoderase del «salvaje Oeste», lo hizo la novela. Y David Belasco, basándose en un título de Bret Harte, redactó una conmovedora obra de teatro que Puccini vio en un viaje a Estados Unidos. Es posible que el contraste entre el ambiente rudo y la magnífica figura de Minnie lo animase a poner en música esta obra.

Libreto: Dos autores jóvenes, Carlo Zangarini y Guelfo Civinini, redactaron un libreto de efecto seguro, con una buena pintura del ambiente. Dieron al bandido el nombre hispánico de Ramírez, que de todos modos estropearon escribiendo a la manera norteamericana, «Ramerrez».

Música: No es un Puccini «más flojo», sino un Puccini nuevo. Y sin embargo, todos los elementos de esta «típica» ópera norteamericana aparecen ya nítidamente en obras anteriores: el tono de conversación, melódico y fluido; las descripciones pictóricas con la paleta de sonidos, que se desarrollan de una manera particularmente expresiva; el refinamiento de una orquestación utilizada de manera variada y siempre muy sonora, y que sin embargo en cada instante suena como un «auténtico Puccini». De todos modos, el esquema básico aparece un poco modificado: las óperas anteriores conducían, mediante transiciones relativamente breves, de un aria a otra aria o a un dúo; eran inevitables, particularmente en las primeras épocas de la ópera, sobre todo en Italia, las numerosas interrupciones causadas por los aplausos. En La fanciulla del West se arrincona casi completamente esta forma en beneficio de una «composición continua». Sólo un aria se puede cantar aislada: el aria para tenor «Ch'ella mi creda», que es una de las perlas del repertorio de concierto que desean los cantantes. En cambio, se podría afirmar que la tensión provocada por la música en casi ningún otro lugar es más fuerte que en esta obra. Escenas del «salvaje Oeste» subrayadas por la música: era algo nuevo. Es cierto que Puccini puso música a caracteres «nuevos», pero no del todo. El esquema «diva-amante-intrigante» que aparece en La fanciulla del West (con algunos estudios de caracteres desacostumbrados) ya está configurado fundamentalmente en Tosca. Una ópera fuerte que muestra a Puccini (después de cuatro obras que parecen haber fijado definitivamente su «estilo») recorriendo caminos insólitos. Bien representada, tiene asegurado el interés provocado por el suspenso, pero también la alegría puramente musical de los oyentes.

Historia: La gran sensación, un estreno de Puccini en el «Nuevo Mundo», dio el 10 de diciembre de 1910 al Metropolitan Opera House de Nueva York el «espaldarazo» que tal vez le faltaba en la opinión de los viejos expertos operísticos. Demostró que tenía tantas cosas positivas para poner en la balanza como cualquier otro teatro del mundo. Sobre todo Caruso en el papel del bandido-amante, Emmy Destinn en el de Minnie, Pasquale Amato en el sheriff Jack Ranee. Las entradas se agotaron semanas antes del estreno, y el teatro, para poder hacer frente a la picaresca, tuvo que organizar un sistema propio contra la reventa de entradas. Además, para poder satisfacer la colosal demanda, hubo antes del estreno dos ensayos generales con espectadores invitados. Puccini estaba profundamente impresionado, como lo estuvieron durante décadas todos los otros grandes compositores europeos que viajaban a Estados Unidos. No se cansaba de contar una y otra vez en cartas y verbalmente la impresión casi «de cuento de hadas» que le produjeron la representación y el público. Estados Unidos se acercaba a la cima de su posición mundial. Y Puccini solía terminar sus descripciones con la siguiente frase: «¿Os imagináis en medio de esta atmósfera de cuento de hadas al pobre organista de Lucca?». El pequeño y pobre organista de Lucca: eso es lo que había sido él veinte años antes. En ese momento estaba entre los más celebrados compositores de ópera, por cantidad de representaciones y también por éxito de público. Significaba una victoria sobre los «expertos», que sólo lo admitían a regañadientes y no perdían ninguna ocasión para atribuir su posición al gusto dudoso de los amantes de la ópera.

Fuente: “Diccionario de la Ópera” de Kart Pahlen

  • La fanciulla del West de Giacomo Puccini
  • La fanciulla del West de Giacomo Puccini
  • La fanciulla del West de Giacomo Puccini
  • La fanciulla del West de Giacomo Puccini
Más Notas
El estreno de "Tannhauser" en el Mundo
La zorrita astuta de Leos Janácek
Cavalleria rusticana de Pietro Mascagni
Los pescadores de perlas de Georges Bizet
Katia Kabanova de Leos Janácek

Ver Historial




Breves

  • HECTOR BERLIOZ

    Fue un creador cuyo obstáculo fue la intransigencia de la mayoría de los músicos en casi todos los temas, desde su apoyo al uso del saxofón o a la nueva visión dramática de Wagner. Su vida fue excéntrica y apasionada. Ganó el Premio de Roma, el más importante de Francia en aquel momento, por una cantata hoy casi olvidada. Su obra musical es antecesora de estilos confirmados posteriormente.

  • El aprendiz de brujo de Paul Dukas se basa en una balada de Goethe. Es un scherzo sinfónico que describe fielmente cada frase del texto original.

  • La primera ópera de la que se conserva la partitura es Orfeo de Claudio Monteverdi. Se estrenó en Mantua en 1607, con motivo de la celebración de un cumpleaños, el de Francesco Gonzaga.

  • La obra que Stravinski compuso desde la época del Octeto de 1923 y hasta la ópera The Rakes Progress de 1951, suele considerarse neoclasicista.

  • En la Edad Media encontramos la viela de arco, de fondo plano y con dos a seis cuerdas, que se perfeccionó en la renacentista, hasta llegar a su transformación en el violín moderno a partir del siglo XVI, cuando se estableció una tradición de excelentes fabricantes (violeros) en la ciudad de Cremona.


Citas

  • DANIEL BARENBOIM

    "Un director no tiene contacto físico con la música que producen sus instrumentistas y a lo sumo puede corregir el fraseo o el ritmo de la partitura pero su gesto no existe si no encuentra una orquesta que sea receptora"

  • GEORGE GERSHWIN

    "Daría todo lo que tengo por un poco del genio que Schubert necesitó para componer su Ave María"

  • GUSTAV MAHLER

    "Cuando la obra resulta un éxito, cuando se ha solucionado un problema, olvidamos las dificultades y las perturbaciones y nos sentimos ricamente recompensados"

  • FRANZ SCHUBERT

    "Cuando uno se inspira en algo bueno, la música nace con fluidez, las melodías brotan; realmente esto es una gran satisfacción"

  • BEDRICH SMETANA

    "Con la ayuda y la gracia de Dios, seré un Mozart en la composición y un Liszt en la técnica"

MULTIMEDIA

  • Concierto serenata

    Joaquín Rodrigo

  • Astor Piazzolla (parte 1)

    Biografía

  • Mamma quel vino e generoso

    Giuseppe Giacomini (Turiddu)

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Ciclo 2011 - Programa N° 3

  • Un americano en Paris

    George Gershwin

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Nº 1 - 05 de septiembre de 2010

  • Canon en re mayor

    Johann Christoph Pachelbel

  • Recuerdo de un lugar querido

    Piotr Illych Chaikovski

Intérpretes

Músicos

Mariano Mores

Mariano Mores

Músico, compositor y director. Mariano Mores nació en el barrio de San Telmo el 18 de febrero de 1918. Es sin duda un artista exitoso, y esto nunca estuvo en discusión. Su arte transitó cómodamente por todos los medios de difusión existentes: discos, radio, teatro, televisión y hasta el séptimo arte, el cine. Tuvo inspiración y también inteligencia para musicalizar letras de los más grandes e indiscutibles poetas que dio el tango. Es, a nuestro entender, lo mejor de su música los tangos que compuso con Enrique Santos Discépolo: "Cafetín de Buenos Aires" y "Uno".

Poetas

Horacio Ferrer

Horacio Ferrer

Llegó al tango con sus letras locas cuando éste ya no podía darle la fama y la devoción popular que había derramado sobre otros creadores, que para entonces estaban muertos o se resignaban al ocaso. Pero se abrió paso de todas formas, y hasta logró ser el letrista adoptado por Astor Piazzolla, único vanguardista que no desdeñó el tango canción. Por momentos consiguió conectar con esas grandes masas ya alejadas del género, y le regaló a Piazzolla la multitudinaria repercusión popular que le había faltado. De todas formas, nunca incurrió en una lírica directa y plana, empecinamiento por el que todo artista paga un precio.

Poetas

Pascual Contursi

Pascual Contursi

La letra tanguera había tenido carácter procaz en sus orígenes, para luego hacerse tributaria del género chico español, o insistir hasta el hartazgo en ingenuas loas a las virtudes varoniles del belicoso malevo porteño. La conciencia desgarrada, la angustia, el fondo de dolor que parece anidar en el hombre de Buenos Aires, sólo habían aparecido muy esporádicamente hasta entonces e hicieron explosión en Mi noche triste. Contursi dio con ello una jerarquía distinta a la letra del tango.

Junín, 13/06/2016

Presentaron “Tango en Junín”

Los amantes del tango podrán disfrutar de diversas actividades durante cinco días en Junín. El intendente la Ciudad, Pablo Petrecca, presentó oficialmente “Tango en Junín”, un importante ciclo cultural que se desarrollará entre el 13 y el 17 de julio próximos e incluirá la realización de la preliminar del Festival y Mundial de Tango BA 2016.

Mar del Plata, 30/05/2016

Amelita Baltar en el Teatro Colón

El sábado 11 de Junio a las 21 hs se presentará en el Teatro Municipal Colón la gran cantante Amelita Baltar, acompañada por la Orquesta Municipal de Tango que dirige el Maestro Julio Davila y el pianista Aldo Saralegui como invitado especial. Luego de su presentación en Mar del Plata, la cantante estrenará un nuevo espectáculo: "Noches de Kabaret" en el Teatro Maipo de Buenos Aires.

Letras

Ver mís letras
A B C D E F G H I J K
L M N O P Q R S T U
V W X Y Z

Desarrollado por Osmosis