Martes, 25 de Septiembre de 2018

Clásica y Ópera | Ópera

Guillermo Tell de Gioacchino Rossini

Guillermo Tell de Gioacchino Rossini

De acuerdo con la opinión de muchos conocedores, Rossini creó con Guillermo Tell su obra maestra. Su manera de trabajar más tranquila, que caracteriza en general este último período creativo de París, rinde en esta obra sus frutos más maduros. Una de las obras más importantes de la historia de la ópera; sin duda seguirá despertando entusiasmo en las generaciones futuras.








El drama suizo de Schiller constituye la base de esta última ópera del maestro Gioacchino Rossini, que había alcanzado una extraordinaria popularidad. El libretista Victor Joseph Étienne (que escribía con el seudónimo de De Jouy) había buscado como colaborador a Hippolyte Louis Florent Bis.

Rossini compuso una gran obertura, que se convirtió en una de las piezas de concierto más interpretadas de todas las épocas. Está articulada en varias partes y con su esquema lento-rápido-lento-rápido acentúa su relación con la forma antigua. En las partes lentas es de una belleza superior, la rápida marcha final es encantadora, pero ha caído un poco en lo insustancial, tal vez por haberse ejecutado demasiadas veces, aunque no pierde su efecto cuando se interpreta bien.

La primera escena de la ópera muestra un paisaje de primavera: nos encontramos en las idílicas orillas del lago de Vierwaldstatt. El anciano Melchthal, siguiendo la antigua costumbre, está a punto de bendecir a los novios; sin embargo, Leuthold, que llega sin aliento, interrumpe la fiesta. Ha matado a un soldado del odiado ejército de ocupación de los Habsburgo, que pretendía abusar de su hija. Sólo una rápida huida a través del lago puede salvar su vida. Guillermo Tell, que siempre demuestra tener mucha más lucidez que los jefes de la resistencia helvética, se va con él en una barca que sabe conducir con mano segura hacia la libertad a pesar de lo que se avecina. Los jinetes del corregidor GeBler, que llegan inmediatamente después, destruyen todo lo que encuentran a su paso y encierran al anciano Melchthal. Su hijo Arnold está enamorado de la princesa Mathilde de Habsburgo. Para ganar su corazón, se mantiene alejado de sus conciudadanos, incluso parece dispuesto a tomar partido por los ocupantes. Pero la noticia de que los esbirros de GeBler han asesinado a su anciano padre, más una seria conversación con Tell y Walter, lo devuelven al campamento de los patriotas.

La escena siguiente muestra el juramento de las comunidades de Uri, Schwyz y Unterwalden, el acto de fundación de la Confederación, que Schiller describió en un grandioso cuadro dramático. Rossini lo subraya por medio de un conjunto solemne y conmovedor.

Después de una escena en la que Arnold y Mathilde se dicen adiós con lágrimas en los ojos, pues la princesa comprende y aprecia la actitud de su amante, presenciamos uno de los grandes actos dramáticos de la literatura universal. El cruel corregidor GeBler se ha mandado hacer un sombrero como símbolo de su autoridad y exige de todos los transeúntes un respetuoso saludo. Pero Tell pasa orgullosa-mente sin inclinarse. Lo encarcelan por rebelde y lo condenan a atravesar con una flecha una manzana puesta sobre la cabeza de su hijo. Tell acierta, pero no lo liberan porque dice abiertamente que otra flecha, que llevaba oculta, habría atravesado el corazón del tirano GeBler si hubiera fallado la primera. Lo llevan a prisión en el barco de GeBler, mientras en todos los bosques y montañas se convoca a la lucha contra los odiados enemigos. Durante el viaje por el lago azotado por la tormenta, Tell se salva saltando hacia las rocas y va al encuentro de los suyos. Cuando GeBler baja a tierra, una flecha lo atraviesa, cerca de Küssnacht. En las alturas arden hogueras que convocan a los confederados a luchar contra el poder extranjero y liberar a la patria.

De acuerdo con la opinión de muchos conocedores, Rossini creó con Guillermo Tell su obra maestra. Su manera de trabajar más tranquila, que caracteriza en general este último período creativo de París, rinde en esta obra sus frutos más maduros.

Rossini se toma el tiempo que necesita para pulir hasta el menor detalle de la partitura. ¿Intuye o sabe ya que será la última? Se puede decir que Guillermo Tell es una ópera internacional: la melodía es italiana, el idioma es francés, el argumento es suizo. Las grandiosas descripciones de la naturaleza tienen origen alemán: Beethoven señaló el camino en su Sinfonía Pastoral (que Rossini veneraba profundamente). Weber y Mendelssohn lo siguieron. También la arrebatadora retórica de Schiller da a la música de Rossini cierto rasgo patético. Y más todavía: esta obra es romántica antes que «alemana». Se pueden señalar en el romanticismo temprano muchas ideas alemanas, pero su rápida expansión por Europa, incluso por todo el mundo occidental, demostró que puso en libertad ciertos anhelos de todos los pueblos. Rossini había pasado de «clásico» a «romántico»; sin darse cuenta, había seguido la evolución de su época.

El estreno, en la Ópera de París el 3 de agosto de 1829, terminó con estruendosas ovaciones, a las que la prensa no se unió del todo. Después de mantenerse triunfalmente durante unos años en los teatros, algunos tuvieron crecientes dificultades para conseguir los cantantes idóneos, sobre todo para el papel de Arnold, cuyo registro de tenor es muy agudo.

En los años siguientes se impuso cada vez más en París el hábito dudoso de reunir en una sola velada fragmentos populares de diferentes óperas. De este modo se representó innumerables veces el acto segundo de Guillermo Tell, pero raras veces la ópera entera. Cuando se comunicó a Rossini, al final de su vida, que iban a cantar otra vez el segundo acto, brilló una vez más la ironía en el viejo socarrón: “¿De veras? ¿El segundo acto entero?”.

Guillermo Tell se cuenta entre las obras más importantes de la historia de la ópera; sin duda seguirá despertando entusiasmo en las generaciones futuras. Recordemos anecdóticamente que fue durante la representación de esta ópera en Barcelona, que inauguró la temporada de 1893-1894 (el 7 de noviembre), cuando estalló la célebre «bomba del Liceo»; en realidad se lanzaron dos, aunque sólo explotó una, causando veinte muertos en total.

Fuente: Diccionario de la Ópera de Kurt Pahlen

Más Notas
El estreno de "Tannhauser" en el Mundo
La zorrita astuta de Leos Janácek
Cavalleria rusticana de Pietro Mascagni
Los pescadores de perlas de Georges Bizet
Katia Kabanova de Leos Janácek

Ver Historial




Breves

  • HECTOR BERLIOZ

    Fue un creador cuyo obstáculo fue la intransigencia de la mayoría de los músicos en casi todos los temas, desde su apoyo al uso del saxofón o a la nueva visión dramática de Wagner. Su vida fue excéntrica y apasionada. Ganó el Premio de Roma, el más importante de Francia en aquel momento, por una cantata hoy casi olvidada. Su obra musical es antecesora de estilos confirmados posteriormente.

  • El aprendiz de brujo de Paul Dukas se basa en una balada de Goethe. Es un scherzo sinfónico que describe fielmente cada frase del texto original.

  • La primera ópera de la que se conserva la partitura es Orfeo de Claudio Monteverdi. Se estrenó en Mantua en 1607, con motivo de la celebración de un cumpleaños, el de Francesco Gonzaga.

  • La obra que Stravinski compuso desde la época del Octeto de 1923 y hasta la ópera The Rakes Progress de 1951, suele considerarse neoclasicista.

  • En la Edad Media encontramos la viela de arco, de fondo plano y con dos a seis cuerdas, que se perfeccionó en la renacentista, hasta llegar a su transformación en el violín moderno a partir del siglo XVI, cuando se estableció una tradición de excelentes fabricantes (violeros) en la ciudad de Cremona.


Citas

  • DANIEL BARENBOIM

    "Un director no tiene contacto físico con la música que producen sus instrumentistas y a lo sumo puede corregir el fraseo o el ritmo de la partitura pero su gesto no existe si no encuentra una orquesta que sea receptora"

  • GEORGE GERSHWIN

    "Daría todo lo que tengo por un poco del genio que Schubert necesitó para componer su Ave María"

  • GUSTAV MAHLER

    "Cuando la obra resulta un éxito, cuando se ha solucionado un problema, olvidamos las dificultades y las perturbaciones y nos sentimos ricamente recompensados"

  • FRANZ SCHUBERT

    "Cuando uno se inspira en algo bueno, la música nace con fluidez, las melodías brotan; realmente esto es una gran satisfacción"

  • BEDRICH SMETANA

    "Con la ayuda y la gracia de Dios, seré un Mozart en la composición y un Liszt en la técnica"

MULTIMEDIA

  • Johannes Brahms

    Biografía

  • Richard Wagner

    Biografía

  • Cuadros de una exposición

    Modest Mussorgsky

  • Música para los reales fuegos artificiales

    Georg F. Haendel

  • Una furtiva lagrima

    Roberto Alagna (Nemorino)

  • Sinfonía Nº 5

    Allegro ma non troppo

  • Gran dio! Oh de verd'anni miei

    Dmitri Hvorostovsky (Ernani)

  • Mi Patria

    Bedrich Smetana

Intérpretes

Voces

Argentino Ledesma

Argentino Ledesma

Nació en Santiago del Estero y llegó a ser una de las voces más populares de los años 50. Se lució con la orquesta de Héctor Varela. Cultor de un repertorio de tangos melódicos, que cantaba con voz afinada y gran carisma, Argentino Ledesma grabó alrededor de 500 temas. Algunos de los más perdurables son: "Cuartito azul", "Fueron tres años" y "Fumando espero". Tangos que serían escuchados no sólo en la Argentina sino en toda Latinoamérica, los Estados Unidos, Europa, Australia o Egipto, durante sus giras.

Voces

Ángel Vargas

Ángel Vargas

Posiblemente, junto a Francisco Fiorentino, fue el modelo del "cantor de la orquesta". Tanto es así que hablar de Ángel Vargas nos remite indefectiblemente a Ángel D'Agostino, el director de la orquesta de sus grandes éxitos. Cantor de una personalidad impresionante, es el símbolo del fraseo porteño de los años cuarenta. Vargas canta como únicamente se cantó en el cuarenta. Su fraseo era reo y compadrito pero al mismo tiempo, de un infinito buen gusto. Tenía una dulzura que disimulaba su voz pequeña pero varonil, transmitía simpatía y era sobretodo, un cantor carismático. Fue sin duda uno de los más grandes artistas de nuestro tango.

Orquestas

Orquesta Color Tango

Orquesta Color Tango

En el año 1989 Roberto Álvarez (1° bandoneón de la orquesta de Osvaldo Pugliese) forma junto a otros músicos la Orquesta Color Tango. El debut de la agrupación se produce en Holanda, con una gira de 26 conciertos. Esta es la cronología de vida de una de las orquestas más importantes de la actualidad, por su calidad interpretativa y por su difusión de la música ciudadana..

Junín, 13/06/2016

Presentaron “Tango en Junín”

Los amantes del tango podrán disfrutar de diversas actividades durante cinco días en Junín. El intendente la Ciudad, Pablo Petrecca, presentó oficialmente “Tango en Junín”, un importante ciclo cultural que se desarrollará entre el 13 y el 17 de julio próximos e incluirá la realización de la preliminar del Festival y Mundial de Tango BA 2016.

Mar del Plata, 30/05/2016

Amelita Baltar en el Teatro Colón

El sábado 11 de Junio a las 21 hs se presentará en el Teatro Municipal Colón la gran cantante Amelita Baltar, acompañada por la Orquesta Municipal de Tango que dirige el Maestro Julio Davila y el pianista Aldo Saralegui como invitado especial. Luego de su presentación en Mar del Plata, la cantante estrenará un nuevo espectáculo: "Noches de Kabaret" en el Teatro Maipo de Buenos Aires.

Letras

Ver mís letras
A B C D E F G H I J K
L M N O P Q R S T U
V W X Y Z

Desarrollado por Osmosis