Jueves, 20 de Julio de 2017

Clásica y Ópera | Ópera

El príncipe Ígor de Alexander Borodín

El príncipe Ígor de Alexander Borodín

A pesar de que Borodín comenzó a ocuparse ya en 1869 de El príncipe Ígor, no pudo terminar la ópera. Pero por suerte había enseñado con tanta frecuencia los esbozos a sus fieles amigos Rimski-Kórsakov y Glazunov que éstos ampliaron y completaron la obra después de la muerte del autor. Como hecho curioso, hay que mencionar que en la obertura no había ni una sola nota original de Borodín. El estreno tuvo lugar en San Petersburgo, el 23 de octubre o el 4 de noviembre de 1890 (según se tenga en cuenta el calendario ruso o el gregoriano).








Ópera en un prólogo y cuatro actos. Libreto de Alexandr Porfírievich Borodín y Vladímir Stassov.

Título original: Knias ígor.

Idioma original: ruso.

Personajes: El príncipe Ígor de Seversk (barítono); Jaroslavna, su mujer en segundas nupcias (soprano); Vladímir, hijo del primer matrimonio de Ígor (tenor); príncipe Galitzki, hermano de Jaroslavna (bajo); el kan Kontschak, gobernador de los polovtsianos (bajo); Kontschakovna, hija del anterior (contralto); Skula y Erotschka, cortesanos de Galitzki (bajo y tenor); Ovlur, guardia polovtsiano (barítono); la nodriza de Jaroslavna (soprano); jóvenes, pueblo ruso y polovtsiano, guerreros, cortesanos y esclavos.

Lugar y época: La ciudad rusa de Pultivl y el campamento de los polovtsianos. Siglo XII.

Argumento: La obertura nos lleva al ambiente y al drama; suenan los temas que más tarde oiremos en la ópera en boca de los rusos o de los invasores del Este, los polovtsianos. El prólogo contiene espectaculares escenas de masas: el pueblo despide a Ígor, que parte para combatir a los polovtsianos. Abraza tiernamente a su mujer, cuya protección confía a su cuñado Galitzki. El sol se oscurece y todos ven malos augurios. Pero Ígor, de buen ánimo, se aleja con sus tropas de las puertas de Pultivl.

En el primer cuadro del primer acto vemos un banquete en el palacio de Galitzki. Desde la partida de Ígor, las costumbres morales se han relajado peligrosamente; nadie opone resistencia a los actos salvajes de algunos aristócratas. Han llegado dos desertores del ejército de Ígor y toman parte en la orgía de Galitzki. Aparece un grupo de jóvenes campesinas y piden la devolución de una compañera que ha sido raptada. Los grandes señores se burlan de ellas y el mismo Galitzki se vanagloria del hecho.

El segundo cuadro muestra a Jaroslavna llorando porque desde hace mucho tiempo no tiene noticias de su marido. Exige solemnemente a su hermano la devolución de la joven raptada, pero los arrogantes cortesanos, firmemente convencidos de que Ígor no volverá, proclaman jefe a Galitzki. Poco tiempo antes de que lleguen las noticias de la derrota del ejército, el cielo enrojece: son las aldeas incendiadas por las que avanza el ejército enemigo hacia la ciudad rusa de Pultivl.

El acto segundo se desarrolla en el campamento de los polovtsianos. Ígor y su hijo han sido hechos prisioneros, pero el jefe de los invasores, el kan Kontschak, los trata con respeto, incluso con creciente confianza, Ígor siente nostalgia de su patria; pero Vladímir se ha enamorado de la hija del kan. Kontschak ofrece a sus prisioneros la libertad, con la única condición de no volver a levantar las armas contra los polovtsianos. Ígor no puede aceptar la proposición, pero precisamente esa negativa aumenta el respeto del kan mongol hacia su valiente adversario. Para alegrar a sus prisioneros, organiza una gran fiesta. Y en esta vistosa escena suenan las famosas danzas polovtsianas, brillante pieza para orquesta, coro y ballet, llena de energía y entusiasmo.

También el acto tercero transcurre en el campamento de los polovtsianos. Todos los días aumenta el número de prisioneros rusos, Ígor decide intentar la fuga y se sirve para ello de Ovlur. Vladímir vacila entre el amor y el deber. Y antes de que se pueda decidir, el intento de fuga es descubierto, Ígor escapa, pero a su hijo lo atrapan y su vida corre peligro. Sin embargo, Kontschakovna lo salva y el kan acepta el matrimonio de los jóvenes amantes.

El cuarto acto presenta el regreso de Ígor que, disfrazado de guerrero desconocido, aparece de repente ante su esposa. Mientras los cortesanos y los desertores cantan todavía canciones en que se burlan de él, el pueblo reconoce a su gobernante y la ópera termina con grandiosos coros de júbilo.

Fuente: Un hecho histórico que se cree tuvo lugar hacia 1185 y que fue registrado por un monje en una crónica de las hazañas del príncipe Ígor.

Libreto: El libreto, en el que trabajó el mismo Borodín con un amigo, el prominente crítico Stassov, adolece de cierta falta de dramatismo. Las escenas tienen más bien una expresión lírica, amplitud épica y bellos momentos. A menudo se tiene la impresión de ver una sucesión de estampas, no un drama.

Música: Borodín fue un gran metodista. Además utilizó con gran habilidad tanto el folclore ruso como el oriental. Tenía sentido para lo grandioso y para el lirismo, e inclinación por las escenas de masas (como su amigo Músorgski). Hay momentos magníficos en esta partitura, momentos llenos de vida y de sentimientos profundos.
Ígor es una personalidad llena de fuerza y majestad que debe expresarse tanto en la actuación como en el canto. Es importante el trabajo del director de escena, del escenógrafo y del coreógrafo, que debe configurar con las danzas polovtsianas una imagen intensa de la vida asiática.

Historia: A pesar de que Borodín comenzó a ocuparse ya en 1869 de El príncipe Ígor, no pudo terminar la ópera. Pero por suerte había enseñado con tanta frecuencia los esbozos a sus fieles amigos Rimski-Kórsakov y Glazunov que éstos ampliaron y completaron la obra después de la muerte del autor. Como hecho curioso, hay que mencionar que en la obertura no había ni una sola nota original de Borodín. El estreno tuvo lugar en San Petersburgo, el 23 de octubre o el 4 de noviembre de 1890 (según se tenga en cuenta el calendario ruso o el gregoriano), por lo demás con poco éxito, lo que no impidió que la obra conquistara pronto y de manera definitiva los escenarios más importantes del mundo.

Alexandr Porfiríevich Borodín (1834-1887)

Borodín pertenece a los cinco «músicos de domingo» (como se denominaban a sí mismos) que en 1862 se unieron para formar el «grupúsculo poderoso» (no tan poderoso), el «grupo de los cinco», y que desempeñaron un papel revolucionario en la historia de la música rusa. Sus compañeros fueron Balakirev, Cui, Músorgski y Rimski-Kórsakov. En aquella época, Borodín tenía 29 años. Había nacido el 12 de noviembre de 1834 en San Petersburgo y tenía sangre de príncipes, tal vez de reyes caucásicos. Estudió química y medicina, a los 28 años ya era profesor, pero su interioridad pertenecía a la música, en medio de una vida llena de valiosos servicios a la ciencia y a los estudiantes. ¡Qué poco tiempo pudo dedicarle! A pesar de todo, surgieron dos sinfonías, dos cuartetos de cuerda, el poema sinfónico En las estepas del Asia central, interpretado a menudo, y dos proyectos de ópera que quedaron incompletos a causa de su fallecimiento, acaecido el 27 de febrero de 1887, en San Petersburgo. Se trataba de la ópera-ballet Miada y de la grandiosa El príncipe Ígor, de la que hay que hablar con detalle. En la época de Borodín fue principalmente Liszt quien descubrió e impulsó su talento; el modesto compositor apenas habría podido creer en el prestigio internacional que alcanzaría después de su muerte.

Fuente: Diccionario de la Ópera de Kurt Pahlen

Video: El Príncipe Igor (Danzas polovtsianas)
Seiji Ozawa (director) - Orquesta Filarmónica de Berlín
 
Más Notas
El estreno de "Tannhauser" en el Mundo
La zorrita astuta de Leos Janácek
Cavalleria rusticana de Pietro Mascagni
Los pescadores de perlas de Georges Bizet
Katia Kabanova de Leos Janácek

Ver Historial




Breves

  • HECTOR BERLIOZ

    Fue un creador cuyo obstáculo fue la intransigencia de la mayoría de los músicos en casi todos los temas, desde su apoyo al uso del saxofón o a la nueva visión dramática de Wagner. Su vida fue excéntrica y apasionada. Ganó el Premio de Roma, el más importante de Francia en aquel momento, por una cantata hoy casi olvidada. Su obra musical es antecesora de estilos confirmados posteriormente.

  • El aprendiz de brujo de Paul Dukas se basa en una balada de Goethe. Es un scherzo sinfónico que describe fielmente cada frase del texto original.

  • La primera ópera de la que se conserva la partitura es Orfeo de Claudio Monteverdi. Se estrenó en Mantua en 1607, con motivo de la celebración de un cumpleaños, el de Francesco Gonzaga.

  • La obra que Stravinski compuso desde la época del Octeto de 1923 y hasta la ópera The Rakes Progress de 1951, suele considerarse neoclasicista.

  • En la Edad Media encontramos la viela de arco, de fondo plano y con dos a seis cuerdas, que se perfeccionó en la renacentista, hasta llegar a su transformación en el violín moderno a partir del siglo XVI, cuando se estableció una tradición de excelentes fabricantes (violeros) en la ciudad de Cremona.


Citas

  • DANIEL BARENBOIM

    "Un director no tiene contacto físico con la música que producen sus instrumentistas y a lo sumo puede corregir el fraseo o el ritmo de la partitura pero su gesto no existe si no encuentra una orquesta que sea receptora"

  • GEORGE GERSHWIN

    "Daría todo lo que tengo por un poco del genio que Schubert necesitó para componer su Ave María"

  • GUSTAV MAHLER

    "Cuando la obra resulta un éxito, cuando se ha solucionado un problema, olvidamos las dificultades y las perturbaciones y nos sentimos ricamente recompensados"

  • FRANZ SCHUBERT

    "Cuando uno se inspira en algo bueno, la música nace con fluidez, las melodías brotan; realmente esto es una gran satisfacción"

  • BEDRICH SMETANA

    "Con la ayuda y la gracia de Dios, seré un Mozart en la composición y un Liszt en la técnica"

MULTIMEDIA

  • Peter Grimes

    Benjamín Britten

  • Si. Mi chiamamo Mimí

    Mirella Freni (Mimí)

  • Sinfonía N° 6 "Pastoral"

    Ludvig van Beethoven

  • Sinfonía Nº 3 "Órgano"

    Camille Saint Saens

  • Humoresque

    Antonín Dvorak

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Ciclo 2012 - Programa N° 32

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Ciclo 2011 - Programa N° 17

  • Concierto para piano Nº 3

    Allegro ma non tanto

Intérpretes

Músicos

Héctor Stamponi

Héctor Stamponi

Héctor “Chupita” Stamponi fue pianista, director, compositor y arreglador. Juntamente con Eduardo Pereyra, Osvaldo Pugliese, Horacio Salgan, Lucio Demare, ha sido uno de los mayores solistas de piano, individualizado por su peculiar fraseo, su inconfundible manera de "decir" en el plano y de armonizar los temas.

Poetas

Pascual Contursi

Pascual Contursi

La letra tanguera había tenido carácter procaz en sus orígenes, para luego hacerse tributaria del género chico español, o insistir hasta el hartazgo en ingenuas loas a las virtudes varoniles del belicoso malevo porteño. La conciencia desgarrada, la angustia, el fondo de dolor que parece anidar en el hombre de Buenos Aires, sólo habían aparecido muy esporádicamente hasta entonces e hicieron explosión en Mi noche triste. Contursi dio con ello una jerarquía distinta a la letra del tango.

Músicos

Orlando Goñi

Orlando Goñi

Pianista y director. Apenas compuso un tema (la milonga "Mi Regalo"), tuvo orquesta propia al final de su vida y no llegó a la grabación comercial ni a destacarse mayormente en sus actuaciones en público. ¿Qué fue lo que despertó tal devoción artística entre la gente de tango? ¿Qué lo hace estar entre los preferidos junto a Francisco De Caro, Carlos Di Sarli u Horacio Salgán?. De sonido suave, fraseo limpio y pausado, inagotable imaginación creadora, tenía una forma inimitable de "llevar" a la orquesta. Adoptaba una extraña posición frente al piano, sin posturas académicas, con las piernas abiertas y extendidas, sin utilizar por lo general los pedales...

Junín, 13/06/2016

Presentaron “Tango en Junín”

Los amantes del tango podrán disfrutar de diversas actividades durante cinco días en Junín. El intendente la Ciudad, Pablo Petrecca, presentó oficialmente “Tango en Junín”, un importante ciclo cultural que se desarrollará entre el 13 y el 17 de julio próximos e incluirá la realización de la preliminar del Festival y Mundial de Tango BA 2016.

Mar del Plata, 30/05/2016

Amelita Baltar en el Teatro Colón

El sábado 11 de Junio a las 21 hs se presentará en el Teatro Municipal Colón la gran cantante Amelita Baltar, acompañada por la Orquesta Municipal de Tango que dirige el Maestro Julio Davila y el pianista Aldo Saralegui como invitado especial. Luego de su presentación en Mar del Plata, la cantante estrenará un nuevo espectáculo: "Noches de Kabaret" en el Teatro Maipo de Buenos Aires.

Letras

Ver mís letras
A B C D E F G H I J K
L M N O P Q R S T U
V W X Y Z

Desarrollado por Osmosis