Viernes, 20 de Septiembre de 2019

Clásica y Ópera | Ópera

El matrimonio secreto de Domenico Cimarosa

El matrimonio secreto de Domenico Cimarosa

Durante el último año de la vida de Mozart, Domenico Cimarosa llegó a Viena desde Rusia. Era previsible que el emperador Leopoldo II le encargara una ópera. Pocas semanas después de la muerte de Mozart, que pasó casi inadvertida, "Il matrimonio segreto" se estrenó en el Hofburgtheater el 7 de febrero de 1792. Las crónicas informan de un éxito tan tumultuoso que tuvieron que repetir la ópera completa aquella misma noche. Cimarosa cimentó su fama mundial con esta partitura que cumple con todas las exigencias de una ópera jocosa.








Ópera cómica en dos actos. Libreto de Giovanni Bertati.

Personajes: Gerónimo, un rico comerciante (bajo); sus hijas Lisetta y Carolina (sopranos); su hermana Fidalma (mezzosoprano o contralto); el conde Robisone (barítono); Paolino, contable de Gerónimo (tenor).

Lugar y época: Una ciudad italiana, en la época de Cimarosa, es decir, en la segunda mitad del siglo XVIII.

Argumento: Un comerciante muy rico tiene dos hijas que quiere casar en la alta sociedad. Un conde le viene bien como pretendiente y comienzan las dificultades, inevitables en una ópera bufa. El conde, que al principio cortejaba a la mayor, se decide después por la menor. Esto en sí no sería ningún mal (el conde está dispuesto a renunciar en este caso a la mitad de la generosa dote) si no fuera porque... Como es natural, esto se sabe sólo al final de la obra. El contable, que ha solicitado una audiencia al conde para pedirle un favor, debe hacerle un servicio. Será quien lleve la noticia de que el conde no quiere casarse con Lisetta, sino con Carolina. Pero eso es lo que el contable no puede hacer, como comprenderemos pronto.

De acuerdo con las convenciones de la comedia, comienzan las conversaciones secretas, las escuchas detrás de las puertas, los malentendidos, incluso la desesperación (que todos saben que se transformará en satisfacción), las alianzas y contraalianzas. Lisetta está comprensiblemente celosa, y cuando cree oír una voz de hombre en la habitación de su hermana, provoca un escándalo. Pero el escándalo no es tan grave como ella esperaba; encuentran al contable en la habitación de Carolina. Y resulta que desde hace va­rios meses es... su marido. No se han atrevido a comunicárselo al ambicioso padre. Este «matrimonio secreto» desata el nudo, el padre lo bendice cuando el conde se casa con la hermana mayor. Sólo queda desengañada la anciana señorita. Esto, sin embargo, casi siempre está previsto en las óperas bufas (y en la vida).

Libreto: Giovanni Bertati (1735-1815) era un hombre hábil que sabía elaborar brillantes libretos cómicos. (Que sabía hacer también otras muchas cosas lo demuestra el hecho de que da Ponte se basó en uno de sus dramas para escribir el libreto del Don Giovanni de Mozart.) A nosotros, los hombres modernos, nos resulta difícil juzgar tales comedias; nuestra época es demasiado diferente de la suya. Pero hemos acabado por reconocer que cada obra de arte se debe comprender y disfrutar en el contexto de su época y no en el de la nuestra. El libreto de Bertati dio ocasión a una obra de arte: más no se puede ni se debe pedir. Sin duda se había ganado el puesto de dramaturgo de la corte, que ejercía en Viena.

Música: Cimarosa cimentó su fama mundial con esta partitura que cumple con todas las exigencias de una ópera jocosa. Tal vez sea menos profunda que la música de Las bodas de Fígaro y menos irónica que la de El barbero de Sevilla; sin embargo, muchas de sus arias y de sus conjuntos no son inferiores a los de estos dos máximos ejemplos de ópera jocosa, al menos en lo que respecta a la concepción melódica, a la claridad cristalina y al humor chispeante que se convierte en música llena de espíritu. El hombre agobiado de la era atómica, alegre gracias a esta música tan despreocupada y carente de problemas, se toma unas «vacaciones de sí mismo» y se divierte a destajo.

Historia: Durante el último año de la vida de Mozart (1791), Cimarosa llegó a Viena desde Rusia. Era previsible que el emperador Leopoldo II le encargara una ópera. Pocas semanas después de la muerte de Mozart, que pasó casi inadvertida, Il matrimonio segreto se estrenó en el Hofburgtheater el 7 de febrero de 1792. Las crónicas informan de un éxito tan tumultuoso que tuvieron que repetir la ópera completa aquella misma noche.

Domenico Cimarosa (1749-1801)

Un verdadero diluvio de estrenos de Cimarosa caracteriza la época posterior a la Segunda Guerra Mundial. ¿Es la nostalgia de la alegría despreocupada lo que hace que este tipo de música aflore de nuevo (igual que, por ejemplo, las comedias de Goldoni y la commedia dell'arte) o el reconocimiento de una maestría que resiste el paso del tiempo? Cimarosa fue una celebridad mundial, mucho más que Mozart, cuya grandeza intuían entonces sólo los verdaderos conocedores. Escribió ópera tras ópera para los teatros de Italia, pero también de Rusia (donde acumuló grandes triunfos entre 1789 y 1792) y de Viena, donde comenzó en 1792 el éxito gigantesco de Il matrimonio segreto, no apagado hasta el día de hoy. En total son más de sesenta óperas las que produjo en su agitada aunque no muy larga existencia artística. No nos atrevemos a decir cuántas y cuáles son viables, pues con frecuencia sólo se necesita una «modernización» de los textos, por lo general muy primitivos, así como una representación brillante y un buen trabajo en equipo, para comprobar cuánto placer puede haber en esta música despejada, llena de alegría vital y sana comicidad. La primera ópera de Cimarosa se estrenó en Nápoles cuando el compositor, nacido en esa ciudad, tenía sólo 23 años. Quince años más tarde, su fama se había afirmado tanto que pudo suceder al célebre Paisiello en la corte de Catalina de Rusia. El clima riguroso no le sentaba bien, de manera que, pasando por Viena, regresó a su patria, donde se vio envuelto en turbulencias políticas. Se afirmó durante mucho tiempo que lo habían condenado a muerte por sus convicciones republicanas, pero que en el último momento lo habían perdonado y desterrado. Sin embargo, según otras versiones, no hubo ningún juicio, sólo un enfado del rey cuando Cimarosa volvió a ostentar su antiguo título de músico de la corte, ya que poco antes, al proclamarse una efímera república, había compuesto un himno revolucionario. Fuera como fuese, abandonó Nápoles y vivió enfermo durante algunos años en Venecia, donde lo sorprendió la muerte, precisamente cuando después de innumerables óperas bufas comenzaba a tomarle gusto a la ópera seria.

Fuente: “Diccionario de la Ópera” de Kurth Pahlen

Más Notas
El estreno de "Tannhauser" en el Mundo
La zorrita astuta de Leos Janácek
Cavalleria rusticana de Pietro Mascagni
Los pescadores de perlas de Georges Bizet
Katia Kabanova de Leos Janácek

Ver Historial




Breves

  • HECTOR BERLIOZ

    Fue un creador cuyo obstáculo fue la intransigencia de la mayoría de los músicos en casi todos los temas, desde su apoyo al uso del saxofón o a la nueva visión dramática de Wagner. Su vida fue excéntrica y apasionada. Ganó el Premio de Roma, el más importante de Francia en aquel momento, por una cantata hoy casi olvidada. Su obra musical es antecesora de estilos confirmados posteriormente.

  • El aprendiz de brujo de Paul Dukas se basa en una balada de Goethe. Es un scherzo sinfónico que describe fielmente cada frase del texto original.

  • La primera ópera de la que se conserva la partitura es Orfeo de Claudio Monteverdi. Se estrenó en Mantua en 1607, con motivo de la celebración de un cumpleaños, el de Francesco Gonzaga.

  • La obra que Stravinski compuso desde la época del Octeto de 1923 y hasta la ópera The Rakes Progress de 1951, suele considerarse neoclasicista.

  • En la Edad Media encontramos la viela de arco, de fondo plano y con dos a seis cuerdas, que se perfeccionó en la renacentista, hasta llegar a su transformación en el violín moderno a partir del siglo XVI, cuando se estableció una tradición de excelentes fabricantes (violeros) en la ciudad de Cremona.


Citas

  • DANIEL BARENBOIM

    "Un director no tiene contacto físico con la música que producen sus instrumentistas y a lo sumo puede corregir el fraseo o el ritmo de la partitura pero su gesto no existe si no encuentra una orquesta que sea receptora"

  • GEORGE GERSHWIN

    "Daría todo lo que tengo por un poco del genio que Schubert necesitó para componer su Ave María"

  • GUSTAV MAHLER

    "Cuando la obra resulta un éxito, cuando se ha solucionado un problema, olvidamos las dificultades y las perturbaciones y nos sentimos ricamente recompensados"

  • FRANZ SCHUBERT

    "Cuando uno se inspira en algo bueno, la música nace con fluidez, las melodías brotan; realmente esto es una gran satisfacción"

  • BEDRICH SMETANA

    "Con la ayuda y la gracia de Dios, seré un Mozart en la composición y un Liszt en la técnica"

MULTIMEDIA

  • Tzigane

    Maurice Ravel

  • Dammi i colori... Recondita armonia

    Mario del Monaco (Mario Cavaradossi)

  • Mi Patria

    Bedrich Smetana

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Ciclo 2011 - Programa N° 20

  • Rapsodia en blue

    George Gershwin

  • Suite Iberia

    El Albaicin

  • Casta diva

    Renée Fleming (Norma)

  • Sonata para violín fa mayor

    Félix Mendhelsson

Intérpretes

Músicos

José Bragato

José Bragato

Violoncellista, pianista, arreglador y compositor. Formó parte de las orquestas de tango más relevantes de la época. Fue estable en la de Francini-Pontier pero el elegido de todos los maestros para las grabaciones como Aníbal Troilo, Atilio Stampone, Osvaldo Fresedo. En 1954 se sumó a la “patriada” de Astor Piazzolla: armar el Octeto Buenos Aires, que revolucionó al tango. El sonido especial de su violoncello, unido a su virtuosismo, le permitió jerarquizar el instrumento por lo que las orquestas típicas de entonces dieron entidad a este instrumento como solista a la par del violín, a partir del surgimiento de José Bragato como notable violoncellista.

Voces

Roberto Rufino

Roberto Rufino

Escuchar a Roberto Rufino entonar "María" o "La novia ausente" o "Malena" o cualquiera de los tangos que había elegido para su repertorio, era advertir que ese tango iba desgranándose de a poco y que las palabras surgían por separado, sin dejar de integrar el todo que las reunía, con la fuerza propia que debían tener en su contexto. Rufino fue eso; un decidor, un fraseador, un intérprete que sabía perfectamente cual era el mensaje de lo que estaba cantando. En 1997 fue declarado "ciudadano ilustre de la Ciudad de Buenos Aires", y en 1998, "ciudadano ilustre de la cultura nacional".

Músicos

Hugo Baralis

Hugo Baralis

Precoz, como muchos músicos de su generación, Hugo Baralis debutó, a los 18 años, como violinista en la reconocida orquesta de Minotto-Di Cicco. Cultor de un estilo elegante y decidor, comenzó a llamar la atención del mundo tanguero por su estilización del tango en el violín. Heredero de la escuela de Elvino Vardaro, pero con un personal sonido, logró imponer su refinamiento en grabaciones que lo sobreviven para el Octeto Buenos Aires de Astor Piazzolla.

Junín, 13/06/2016

Presentaron “Tango en Junín”

Los amantes del tango podrán disfrutar de diversas actividades durante cinco días en Junín. El intendente la Ciudad, Pablo Petrecca, presentó oficialmente “Tango en Junín”, un importante ciclo cultural que se desarrollará entre el 13 y el 17 de julio próximos e incluirá la realización de la preliminar del Festival y Mundial de Tango BA 2016.

Mar del Plata, 30/05/2016

Amelita Baltar en el Teatro Colón

El sábado 11 de Junio a las 21 hs se presentará en el Teatro Municipal Colón la gran cantante Amelita Baltar, acompañada por la Orquesta Municipal de Tango que dirige el Maestro Julio Davila y el pianista Aldo Saralegui como invitado especial. Luego de su presentación en Mar del Plata, la cantante estrenará un nuevo espectáculo: "Noches de Kabaret" en el Teatro Maipo de Buenos Aires.

Letras

Ver mís letras
A B C D E F G H I J K
L M N O P Q R S T U
V W X Y Z

Desarrollado por Osmosis