Viernes, 21 de Septiembre de 2018

Clásica y Ópera | Ópera

El "Falstaff" de Nicolai

El "Falstaff" de Nicolai

Otto Nicolai trabajó desde finales de 1845 en su obra "Las alegres comadres de Windsor". La Hofoper de Viena no la aceptó; y por esto, el compositor, que tres años antes había fundado la Filarmónica de Viena como orquesta de conciertos, abandonó la ciudad, en la que representó sólo algunos fragmentos de su ópera. El estreno se aplazó hasta el 19 de marzo de 1849. Nicolai vivió en la Ópera Real de Berlín el último triunfo de su vida, que se apagó dos meses después.








Ópera cómico-fantástica en tres actos
.
Libreto de Hermann S. Mosenthal, basado en la comedia homónima de Shakespeare.

Personajes: Sir John Falstaff (bajo); el señor Fluth y el señor Reich, ciudadanos de Windsor (barítono y bajo); Fenton (tenor), el noble Spárlich (tenor); el doctor Cajus (bajo); la señora Fluth (soprano); la señora Reich (mezzosoprano o contralto); la joven Anna Reich (soprano); burgueses, un posadero, un camarero, niños.

Lugar y época: Windsor, Inglaterra, comienzos del siglo XVII.

Argumento: La obertura es una brillante pieza sinfónica que ha sido ejecutada miles de veces fuera de la ópera. Es conmovedora y expresiva, tiene una instrumentación brillante y es una introducción ideal para la acción entretenida y variada de la obra.
La ópera comienza con un dúo de las señoras Fluth y Reich. Han recibido sendas cartas de amor de Falstaff, con el mismo texto, y están muy indignadas por ello. Sin embargo, la señora Fluth, a diferencia de su amiga, no quiere que se enteren sus maridos. El entretenimiento habría llegado a su fin sin haber sacado provecho de él. Hay que gastarle una broma al viejo y gordo mujeriego.

Mientras entran en casa de Fluth para discutir el plan, nos enteramos de las dificultades del señor Reich para elegir yerno. Promete a su hija Anna al noble Spárlich, que posee una gran fortuna; sin embargo, el doctor francés Cajus está dispuesto a luchar por ella, pero el que más la ama es Fenton, que es pobre e intenta convencer a Reich apelando a los sentimientos de éste, que es hábil y calculador.

El cuadro segundo se desarrolla en casa de Fluth. Todo está preparado para recibir «dignamente» al estrafalario admirador. El tema es: «nada es demasiado si sirve para castigar a los desaprensivos». La señora Fluth explica, en un aria exagerada cómicamente, cómo quiere recibir a Falstaff. Cuando llega éste, la escena transcurre de una manera algo diferente, pues el caballero pasa de inmediato al ataque. Entonces la señora Reich entra corriendo en la habitación (Falstaff se oculta rápidamente detrás de un biombo) con la aterradora noticia de que el señor Fluth, furioso, se acerca a la casa, en la que sospecha que se encuentra el amante de su mujer. Hay que meter a sir John en una cesta para la ropa, que los criados se llevan y, cumpliendo una orden secreta de la señora Fluth, vacían en el río. Entre tanto, el marido, sinceramente indignado, registra toda la casa. No encuentra nada, y, arrepentido, pide perdón a su esposa, que, siguiendo todas las reglas del arte, ha desempeñado el papel de esposa ofendida y próxima a desmayarse. Fluth adquiere fama de tirano en toda la ciudad.

A la mañana siguiente, sir John está sentado en una fonda y bebe con los parroquianos, mientras entona la canción «Cuando niño en el pecho de mi madre». Entonces recibe la visita de un tal señor «Bach», que quiere pedirle consejo en sus asuntos amorosos, pues a sir John se le conoce como seductor experimentado. El recién llegado afirma estar enamorado de una tal señora Fluth, que se le resiste escudándose en su virtud; si pudiera probarle lo contrario, por ejemplo que ha cedido a los avances de sir John, otro gallo cantaría a todos. Falstaff, hinchado como un pavo, explica al extraño que precisamente está a punto de conquistar aquella plaza fuerte; el día anterior fue interrumpido en plena acción, pues el marido, un tonto de remate, como acaba de saber, había regresado a su casa y sir John sólo pudo salvarse escondiéndose en una cesta para la ropa y soportando un obligado y frío chapuzón. Pero aquel día no se le escapará; ya se acerca la hora del encuentro decisivo.

Rechinando los dientes, pero aparentemente muy contento, el supuesto señor Bach (que no es otro que el señor Fluth) sale con sir John, impaciente de rematar su aventura. Una escena en el jardín de Reich interrumpe la acción principal. Fenton y Anna se juran amor eterno, escena en la que son observados por Spárlich y Cajus. De la grotesca situación resulta un encantador cuarteto.

En la casa de Fluth, el furioso cabeza de familia registra la cesta de la ropa, en la que sospecha se encuentra sir John. Pero en ese momento sólo contiene ropa, que el hombre encolerizado dispersa por la habitación. Llegan sus ayudantes, Spárlich, Cajus y Reich, a los que ha encomendado la venganza. Antes de que revuelvan toda la casa se abre la puerta de la habitación contigua y aparece la señora Reich acompañando a una mujer viejísima, «la nodriza de la criada», a quien Fluth echó de la casa hace mucho tiempo por bruja. Errrealidad, es Falstaff disfrazado, que, en falsete, desempeña su papel de anciana y recibe una paliza del furioso Fluth. Entonces comienza la búsqueda, con el mismo resultado negativo que la vez anterior.

Anna escribe a su amado Fenton una carta en la que le pide que se presente a medianoche en el bosque, donde lo esperará disfrazada de Titania.

Falstaff ha sido emplazado también allí. Deberá hacerlo disfrazado del legendario cazador Heme, para llegar por fin a la ansiada hora de amor con la señora Fluth. Pero esta vez están en juego no sólo las mujeres de Windsor, sino también los hombres. Han sido iniciados por sus mujeres, que en el fondo les son fieles y quieren gastarle un último bromazo al rechoncho caballero. Una atmósfera mágica rodea la oscuridad nocturna del bosque (acentuada por la bella melodía con que comienza la ópera).

La señora Fluth y la señora Reich se encuentran con Falstaff, que está muy contento por haber seducido a dos mujeres. Pero entonces aparecen elfos y espíritus ejecutando una alegre danza. Simulan que sienten la presencia de un hombre. Buscan y encuentran a Falstaff, que es llevado ante el rey de los espíritus, el señor Reich. «Mosquitos», «avispas» y «moscas» acosan al intruso, que recibe amenazas de muerte. Por último, se aclara todo. Ha sido una jugarreta de las alegres comadres de Windsor. Sin embargo, no todo sale como querían los autores del plan. Anna se casa con Fenton y no con Spárlich.

La entretenida ópera termina con alegres coros que se dirigen al público.

Fuente: La comedia shakespeariana sobre el tragicómico sir John Falstaff y las alegres comadres de Windsor ha sido puesta en música muchas veces, pero todas las obras anteriores a Nicolai han sido olvidadas (un Singspiel de Peter Ritter, otro de Dittersdorf, una ópera de Salieri y una ópera inglesa de M. W. Balfe). En cambio, una ópera posterior, el Falstaff de Verdi, alcanzó, como se sabe, mayor celebridad.

Libreto: El joven Mosentahl (1821-1877) escribió un libreto encantador, al que ciertamente le falta la profundidad del que Boito preparó para Verdi, que, sin embargo, no habría convenido al carácter cómico que en aquella época caracterizaba la típica comedia alemana. Falstaff es en esta obra una figura completamente ridícula, lo que no ocurre en el caso de la ópera de Boito-Verdi (ni por supuesto en Shakespeare). Las escenas son divertidas, están bien concebidas desde el punto de vista dramático y tienen la necesaria pizca de lirismo. Los textos hablados están reducidos al mínimo y en muchas representaciones se sustituyen por los recitativos que más tarde compuso Heinrich Proch, para acercar (no muy felizmente) esta ópera cómica típicamente alemana a la ópera bufa italiana.

Música: Es graciosa e inspirada desde el comienzo hasta el final. Lograda brillantemente desde todos los puntos de vista, melodiosa y expresiva. ¡Una de las pocas comedias auténticas que existen en la historia de la ópera! La desgracia de Nicolai fue que Verdi se ocupó del mismo tema; Verdi superaba al joven de Prusia Oriental en profundidad, sabiduría humana, genialidad e incluso en edad. A pesar de todo, la afirmación de Richard Strauss, que la de Nicolai es “una ópera bonita, mientras que el Falstaff es una de las más grandes obras maestras de todos los tiempos”, es objetiva, pero sin duda demasiado categórica.

Historia: Nicolai trabajó desde finales de 1845 en esta obra. La Hofoper de Viena no la aceptó; y por esto, el compositor, que tres años antes había fundado la Filarmónica de Viena como orquesta de conciertos, abandonó la ciudad, en la que representó sólo algunos fragmentos de su ópera. El estreno se aplazó hasta el 19 de marzo de 1849. Nicolai vivió en la Ópera Real de Berlín el último triunfo de su vida, que se apagó dos meses después.

Fuente: Diccionario de la Ópera de Kurt Pahlen


Más Notas
El estreno de "Tannhauser" en el Mundo
La zorrita astuta de Leos Janácek
Cavalleria rusticana de Pietro Mascagni
Los pescadores de perlas de Georges Bizet
Katia Kabanova de Leos Janácek

Ver Historial




Breves

  • HECTOR BERLIOZ

    Fue un creador cuyo obstáculo fue la intransigencia de la mayoría de los músicos en casi todos los temas, desde su apoyo al uso del saxofón o a la nueva visión dramática de Wagner. Su vida fue excéntrica y apasionada. Ganó el Premio de Roma, el más importante de Francia en aquel momento, por una cantata hoy casi olvidada. Su obra musical es antecesora de estilos confirmados posteriormente.

  • El aprendiz de brujo de Paul Dukas se basa en una balada de Goethe. Es un scherzo sinfónico que describe fielmente cada frase del texto original.

  • La primera ópera de la que se conserva la partitura es Orfeo de Claudio Monteverdi. Se estrenó en Mantua en 1607, con motivo de la celebración de un cumpleaños, el de Francesco Gonzaga.

  • La obra que Stravinski compuso desde la época del Octeto de 1923 y hasta la ópera The Rakes Progress de 1951, suele considerarse neoclasicista.

  • En la Edad Media encontramos la viela de arco, de fondo plano y con dos a seis cuerdas, que se perfeccionó en la renacentista, hasta llegar a su transformación en el violín moderno a partir del siglo XVI, cuando se estableció una tradición de excelentes fabricantes (violeros) en la ciudad de Cremona.


Citas

  • DANIEL BARENBOIM

    "Un director no tiene contacto físico con la música que producen sus instrumentistas y a lo sumo puede corregir el fraseo o el ritmo de la partitura pero su gesto no existe si no encuentra una orquesta que sea receptora"

  • GEORGE GERSHWIN

    "Daría todo lo que tengo por un poco del genio que Schubert necesitó para componer su Ave María"

  • GUSTAV MAHLER

    "Cuando la obra resulta un éxito, cuando se ha solucionado un problema, olvidamos las dificultades y las perturbaciones y nos sentimos ricamente recompensados"

  • FRANZ SCHUBERT

    "Cuando uno se inspira en algo bueno, la música nace con fluidez, las melodías brotan; realmente esto es una gran satisfacción"

  • BEDRICH SMETANA

    "Con la ayuda y la gracia de Dios, seré un Mozart en la composición y un Liszt en la técnica"

MULTIMEDIA

  • Obertura 1812

    Piotr Illych Chaikovski

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Ciclo 2011 - Programa N° 4

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    N° 4 - 26 de septiembre de 2010

  • Ludvig van Beethoven

    Biografía

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Ciclo 2011 - Programa N° 21

  • Concierto para piano Nº2

    Sergei Rachmaninov

  • Nocturno Nº 2

    Frederic Chopin

  • Casta diva

    Renée Fleming (Norma)

Intérpretes

Voces

Luis Cardei

Luis Cardei

La resurrección del cuarenta, la nostalgia de una época de cantores insuperables y la alegría de recuperar el recuerdo de aquellos tiempos del tango invicto, todo eso fue Luis Cardei. Escuchar su voz, profunda y pequeña, nos transporta al Buenos Aires de los patios con glicinas, del chirrido del viejo tranvía, de la bohemia del “trocen”, de las revistas del Maipo y El Nacional, de los primeros boletos en el hipódromo y de tantas otras cosas. Un pedacito de cantor, una enormidad de ser humano. Fue un cantor intimista, de fraseo porteño y delicado que generaba un clima emotivo con su media voz que se va quebrando lentamente, como si se fuera apagando.

Poetas

Cátulo Castillo

Cátulo Castillo

Cátulo Castillo recorrió con sus letras los temas que siempre obsesionaron al tango: la dolorosa nostalgia por lo perdido, los sufrimientos del amor y la degradación de la vida. No tuvo en cambio espacio para el humor ni para el trazo despreocupado, y tampoco para el énfasis rítmico de la milonga. La palabra "último" figura en varios de sus títulos, como dando testimonio de ese desfile de adioses que atraviesa sus letras, donde hay siempre compasión por quienes padecen y un frecuente recurso al alcohol como fuga.

Orquestas

Orquesta Típica Victor

Orquesta Típica Victor

Cuando a los directivos del sello discográfico se les ocurrió la formación de una orquesta que representara a la empresa, recurrieron a un pianista de formación clásica, que aún no había incursionado en el tango: Adolfo Carabelli. Este gran artista estudió con los mejores maestros de su época y a los quince años ya daba conciertos en salas de la ciudad de Buenos Aires.

Junín, 13/06/2016

Presentaron “Tango en Junín”

Los amantes del tango podrán disfrutar de diversas actividades durante cinco días en Junín. El intendente la Ciudad, Pablo Petrecca, presentó oficialmente “Tango en Junín”, un importante ciclo cultural que se desarrollará entre el 13 y el 17 de julio próximos e incluirá la realización de la preliminar del Festival y Mundial de Tango BA 2016.

Mar del Plata, 30/05/2016

Amelita Baltar en el Teatro Colón

El sábado 11 de Junio a las 21 hs se presentará en el Teatro Municipal Colón la gran cantante Amelita Baltar, acompañada por la Orquesta Municipal de Tango que dirige el Maestro Julio Davila y el pianista Aldo Saralegui como invitado especial. Luego de su presentación en Mar del Plata, la cantante estrenará un nuevo espectáculo: "Noches de Kabaret" en el Teatro Maipo de Buenos Aires.

Letras

Ver mís letras
A B C D E F G H I J K
L M N O P Q R S T U
V W X Y Z

Desarrollado por Osmosis