Martes, 21 de Octubre de 2014

Clásica y Ópera | Ópera

El Cónsul de Gian Carlo Menotti

El Cónsul de Gian Carlo Menotti

Menotti cuenta que tuvo la idea de El cónsul en un vuelo que hizo de Europa a Estados Unidos en 1947. Allí fue testigo de una escena en la que una anciana y pobre campesina italiana era torturada por las preguntas de la policía de inmigración, preguntas que no entendía y que por lo tanto no podía responder. Menotti llegaba de una Europa destruida en la que sólo entonces, después de la Segunda Guerra Mundial y de la caída del régimen de Hitler, salía a la luz toda la brutalidad criminal bajo la que habían sufrido y muerto millones de personas.







Drama musical en tres actos (seis cuadros). Libreto de Gian Carlo Menotti.

Personajes: John Sorel (barítono); Magda, su esposa (soprano); la madre de John (contralto); un agente de la policía secreta (barítono); la secretaria del consulado (mezzosoprano); Kofner (bajo); una anciana italiana (soprano); Ana Gómez (soprano); Vera Boronel (mezzosoprano); Nika Magadoff (tenor); Assan, amigo de Sorel (barítono).

Lugar y época: Un lugar cualquiera en Europa, en los años treinta.

Argumento: Este drama de la desesperación humana (como lo ha denominado su autor) se desarrolla en dos lugares: uno, pobre pero digno, símbolo de la humanidad más pura, es la casa de los Sorel; el otro, opresivo por su despersonalización burocrática, incluso por su deshumanización, es el consulado de una gran potencia que no se nombra, donde todo hombre que busca auxilio se convierte en un caso, en un número de expediente, y el señor cónsul está siempre tan ocupado que nunca puede recibir a ninguno de los necesitados que solicitan su ayuda. Sorel es un luchador por la libertad en un estado dictatorial que tampoco se menciona: en algún lugar de Europa. El aparato del estado policíaco cae sobre él, lo destroza, lo mata. Y en esa locura de destrucción, en ese delirio de muerte que ha desatado lo más horroroso de todos los siglos, mata a su valiente mujer y a su hijo en la cuna.

En el primer cuadro, la mujer de Sorel lo oculta a la policía, que practica allanamientos en las casas en persecución de participantes en reuniones secretas. Una vez que ha pasado el peligro, Sorel se despide de sus seres queridos; sabe que sólo podrá salvarse cruzando la frontera.

El cuadro segundo nos muestra a su mujer, Magda, en el consulado de una potencia extranjera limítrofe, que pasa por defensora de la libertad y en consecuencia por deseado país de asilo para los perseguidos. Ha ido en busca del permiso de entrada para ella y su hijo: quiere encontrarse cuanto antes con su marido en la anhelada libertad. Pero en el consulado las cosas ocurren de una manera totalmente diferente a como las habían imaginado ella y Sorel. Tiene que esperar mucho tiempo en medio de una multitud que busca auxilio. Allí está sentada una mujer extranjera, perdida en un mundo del que apenas comprende el idioma y menos aún su insensibilidad (su hija está enferma en el otro país, ¿por qué no la dejan ir en seguida con ella?); también está allí el señor Kofner, prototipo de la paciencia humana, que espera desde hace meses el visado que tal vez no llegue nunca y que significa toda su vida futura; allí están asimismo Ana Gómez y Vera Boronel, la primera un ser misterioso, la segunda un ser insignificante (y precisamente será ésta la única persona que obtenga el visado en el último momento, ya que necesita menos trámites que el resto); también está allí un hombre singular, el mago Nika Magadoff, que practica delante de la secretaria del cónsul sus sorprendentes trucos con la esperanza de conseguir, quizá, el visado. Magda entra en ese grupo. Quiere explicar su urgente caso. Pero ¿a quién? El cónsul no está disponible. La secretaria está sentada como un símbolo viviente y sin embargo pétreo ante la puerta de su despacho. Pregunta con un tono de voz frió y rutinario. Los detalles no le interesan. Sin embargo... ¡está Magda Sorel, la mujer del combatiente de la libertad! Esto allí no vale nada. Allí valen los nombres, la edad, el estado civil, firmar una solicitud que ha de rellenarse y cursarse con exactitud; además, hay que volver al cabo de un periodo de tiempo determinado y que no hay manera de abreviar. Magda tiene que hacer eso, al igual que los otros. Los otros pobres diablos, los débiles, los que han caído entre los engranajes de las potencias. Y el cónsul no está disponible; la secretaria, que en sí no es mala persona, después de años de rutina se ha vuelto insensible a la desdicha humana, que no está en condiciones de aliviar, y tal vez tampoco su jefe ni ninguna otra persona.

No es necesario describir con detalle el drama. Tiene un desarrollo atroz, violento, despiadado y cruel. En la casa de los Sorel se suceden los golpes: los allanamientos por sorpresa, los sutiles interrogatorios, las amenazas, la muerte del niño, de la madre, la angustia de Magda, que crece por horas hasta hacerse insoportable, la angustia por el hombre que ha escapado. Luego una nueva visita al consulado, donde no hay nada nuevo, en cuyos bancos están sentados fantasmas iguales a los solicitantes, donde la secretaria llena formularios y escribe a máquina, y el señor cónsul no está disponible. El mago exhibe una vez más sus dotes de hipnotizador: pone en trance a todos los pobres diablos cuya villa se ha detenido y los hace girar lentamente en círculo. Son como marionetas que cuelgan de hilos invisibles, muñecos a merced de poderes superiores. Es una visión horrible.

John vuelve en secreto a su casa. No ha podido soportar la larga separación. Pero la policía actúa inmediatamente. No es posible escapar a sus maquinaciones. Cuando detienen a Sorel, no quedan dudas sobre su destino. Magda corre una vez más al consulado, suplica, quiere explicarse, pierde el sentido. Es una de las escenas más conmovedoras del teatro universal. Luego regresa a su casa y abre las espitas del gas. Es el único camino que le queda para encontrarse con John y con la libertad. Mientras la muerte toma posesión de ella, todas las figuras de sus últimos días danzan a su alrededor: la secretaria y Vera Boronel, Ana Gómez y el mago, la madre y John, el paciente señor Kofner y la anciana señora italiana. La angustia de Magda asciende hasta un punto culminante. Ve desaparecer sus amores en medio de la niebla. La secretaria dirige la danza, que todos bailan al ritmo de un vals extrañamente irreal mientras van desapareciendo en las sombras. Suena el teléfono, pero Magda no tiene fuerzas para levantar el auricular. Sigue sonando cuando se vuelca la silla de Magda y la mujer encuentra una muerte redentora.

Fuente: Menotti cuenta que tuvo la idea de El cónsul en un vuelo que hizo de Europa a Estados Unidos en 1947. Allí fue testigo de una escena en la que una anciana y pobre campesina italiana era torturada por las preguntas de la policía de inmigración, preguntas que no entendía y que por lo tanto no podía responder. Menotti llegaba de una Europa destruida en la que sólo entonces, después de la Segunda Guerra Mundial y de la caída del régimen de Hitler, salía a la luz toda la brutalidad criminal bajo la que habían sufrido y muerto millones de personas.

Libreto: No es difícil identificar el país de la dictadura donde Menotti sitúa la acción de El cónsul con la Alemania del Tercer Reich. El país representado por el cónsul y en el que es tan difícil entrar podría ser cualquier país de Europa occidental. El libreto es de un dramatismo sobrecogedor, pero es también un documento de primer nivel, que en el futuro puede prestar un testimonio conmovedor contra nuestra época. Una acusación como hay pocas en la historia operística. Al margen de la opinión que se tenga sobre Menotti como compositor, como autor teatral ha escrito con El cónsul una de las tragedias más efectivas de nuestra época, una vibrante protesta contra la injusticia y la indiferencia.

Música: La música de El cónsul ¿es un entretenimiento de gran nivel, como afirman muchos, o es otra cosa, algo más? La palabra y la música constituyen aquí una unidad sin fisuras; la música subraya la acción de la manera más efectiva. El lenguaje musical es moderado, de ninguna manera vanguardista; no se niega la melodía cantable, las disonancias son coherentes con el drama, es decir, encuentran su motivación en la acción escénica, en el horrible transcurso de una acción disonante en sentido humano. Con una orquesta de cámara se logran sorprendentes efectos sonoros. ¿Son el resultado de la sustancia musical o sólo una cadena de efectos hábilmente logrados? El caso es que Menotti ha creado un documento de época, ha probado con éxito la capacidad de la ópera para apropiarse de argumentos próximos a la realidad.

Historia: El texto fue galardonado en los años 1949 y 1950 con dos de los más importantes premios artísticos de Estados Unidos: el Pulitzer y el de los críticos teatrales de Nueva York. El estreno de El cónsul tuvo lugar el primero de marzo de 1950 en el Teatro Schubert de Filadelfia; catorce días después se representó en Nueva York (en el Teatro Ethel Barrymore) y poco después la ópera conquistó en rápida sucesión los escenarios operísticos más importantes del mundo (la Staatsoper de Viena, la Scala de Milán, el Teatro Colón de Buenos Aires). Numerosas ciudades han vivido conmovidas este documento. Ha transcurrido mucho tiempo desde su creación, pero no ha perdido nada de su horrible actualidad.

La lista de las obras de Menotti ha aumentado significativamente desde que el compositor cumplió cincuenta años. De todos modos, esas obras parecen producir efectos más consistentes en Norteamérica y más débiles en Europa donde son atacadas con frecuencia desde el punto de vista artístico, a pesar de que nadie puede negar su efectividad teatral, conseguida con medios totalmente legítimos. En 1956 apareció El unicornio, la gorgona y el animal fabuloso; en 1958 María Golovin, que tuvo más éxito; en 1963 The Last Savage y Laberinto; en 1964 La mentira de Martin; en 1968 (en Ham-burgo) la pieza cómica infantil ¡Socorro, que vienen los globolinks!; en 1973 (en Trieste) The Most Important Man. Todos los textos fueron redactados por el compositor. Combina en ellos teatro realista con teatro surrealista, escenas de la vida cotidiana con visiones y alucinaciones. Su música utiliza numerosas innovaciones sonoras de nuestra época, sin abandonar la estructura tonal. Está muy bien escrita tanto en las voces de los cantantes como en la orquesta. Y ofrece, y en esto hay que insistir una y otra vez, un teatro concreto que para mantener la atención del oyente y del espectador no necesita incomprensibles explicaciones teóricas de largo aliento.

Fuente: "Diccionario de la Ópera" Kurt Pahlen

Más Notas
La zorrita astuta de Leos Janácek
Cavalleria rusticana de Pietro Mascagni
Los pescadores de perlas de Georges Bizet
Katia Kabanova de Leos Janácek
Manon de Jules Massenet

Ver Historial




Breves

  • 13 de septiembre de 1819: nace en Leipzig, Clara Wieck Schumann. Fue una pianista destacada del siglo XIX. El público europeo la consideraba en el nivel de Franz Liszt o Sigismund Thalberg, famosos pianistas virtuosos de aquella época.

  • 10 de septiembre de 1999: fallece Alfredo Kraus. Fue considerado el mejor tenor lírico ligero de su generación, mientras que la elegancia y estilización de su canto, combinada con su expresividad y una presencia escénica atractiva, le hicieron el intérprete ideal de roles de tipo aristócrata como Don Octavio, el Conde de Almaviva, Alfredo y el Duque de Mantua.

  • 06 de septiembre de 2007: fallece, en su casa de Módena, el tenor italiano Luciano Pavarotti. Figura clave en la popularización de la ópera. Para los aficionados serios del género, la belleza natural y el color de su voz hicieron de Pavarotti el intérprete ideal del repertorio lírico italiano.

  • 03 de septiembre de 1596: nace Nicolo Amati, constructor de violines al igual que su padre, Girolamo, pero Nicolo fue el mejor artesano de la familia, el gran reformador del arte de los luthiers italianos y autor de los instrumentos más apreciados de los Amati.

  • 22 de agosto de 1862: nace el compositor francés Claude Debussy. Puso en marcha un nuevo concepto de la música, liberada de las ataduras relacionadas con la tonalidad. Su obra devela tintes modernistas, simbolistas y de otras influencias como las étnicas, que encontraban su auge a finales del siglo 19, aunque su obra suele vincularse al impresionismo.


Citas

  • Daniel Barenboim
    "Un director no tiene contacto físico con la música que producen sus instrumentistas y a lo sumo puede corregir el fraseo o el ritmo de la partitura pero su gesto no existe si no encuentra una orquesta que sea receptora"

  • George Gershwin
    "Daría todo lo que tengo por un poco del genio que Schubert necesitó para componer su Ave María"

  • Gustav Mahler
    "Cuando la obra resulta un éxito, cuando se ha solucionado un problema, olvidamos las dificultades y las perturbaciones y nos sentimos ricamente recompensados"

  • Franz Schubert
    "Cuando uno se inspira en algo bueno, la música nace con fluidez, las melodías brotan; realmente esto es una gran satisfacción"

  • Bedrich Smetana
    "Con la ayuda y la gracia de Dios, seré un Mozart en la composición y un Liszt en la técnica"

MULTIMEDIA

  • Pompa y Circunstancia

    Edward Elgar

  • Sinfonía Nº 9 "Coral"

    Ludvig van Beethoven

  • E lucevan le stelle

    Mario del Monaco (Mario Cavaradossi)

  • Canon en re mayor

    Johann Christoph Pachelbel

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Ciclo 2011 - Programa N° 7

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Ciclo 2011 - Programa N° 11

  • Recuerdo de un lugar querido

    Piotr Illych Chaikovski

  • Cielo e mar!

    Giuseppe Di Stefano (Enzo Grimaldo)

Intérpretes

Voces

Aldo Campoamor

Aldo Campoamor

Aldo Campoamor cantó en las orquestas de Horacio Pettorossi, en Radio Prieto, junto a la cancionista Susana Ortiz, la de Ricardo Malerba y con Federico Scorticati, con quien realizó una gira por Brasil. En 1938 viajó a Francia con Rafael Canaro. En 1939 se incorporó a Radio El Mundo donde actuó por varios años acompañado por guitarras, habitualmente por las de Edmundo Zaldívar y también, por la orquesta de la emisora. Allí permaneció hasta ser requerido por Astor Piazzolla junto al cantor Héctor Insúa.

Poetas

E. S. Discépolo

E. S. Discépolo

La gente se te arrima con su montón de penas, y tú las acaricias casi con un temblor. Te duele como propia la cicatriz ajena, aquél no tuvo suerte y ésta no tuvo amor... La pista se ha poblado al ruido de la orquesta, se abrazan bajo el foco muñecos de aserrín ¿No ves que están bailando... No ves que están de fiesta? Vamos, que todo duele, ¡viejo Discepolín!. Fragmento del tango "Discepolín" de Homero Manzi

Poetas

Reinaldo Yiso

Reinaldo Yiso

Fecundo autor de letras de tango, vino al mundo en el porteño barrio de Liniers, zona que creció al amparo de la instalación de los talleres del antiguo Ferrocarril Oeste. Su aporte al tango quedó reflejado en la gran cantidad de composiciones que escribió, sin apartarse nunca de un particular estilo de poeta de barrio. Sus letras resumen emociones y pasiones comunes a la sensibilidad del porteño. Musicalizaron sus letras, entre otros, Ricardo Tanturi, Francisco Rotundo, Miguel Caló, Anselmo Aieta, Alberto Morán, Roberto Rufino y Alberto Podestá, entre otros.

Cali, 19/10/14

Celebran los 50 años de una pasión por el tango

Jaime Parra mantiene la tradición por el tango que en La Matraca inició su hermano Clímaco. Ahí se guardan unos 7.000 acetatos o ‘Long Play’, centenares de fotos, cuadros y muchas anécdotas de visitantes, cantantes y bailarines que encuentran en La Matraca, el punto ideal para deleitarse con el tango y otros ritmos latinoamericanos.

Bs. As., 12/10/14

Certamen de tango Hugo del Carril 2014

Comienza la inscripción del Certamen de Tango Hugo del Carril, orientado a artistas no profesionalizados en las categorías de canto, composición, danza y conjuntos instrumentales. Convocatoria: Inscripción del 1º al 31 de octubre de 2014 para artistas de tango no profesionales en las disciplinas canto, composición, danza y conjuntos instrumentales.

Letras

Ver mís letras
A B C D E F G H I J K
L M N O P Q R S T U
V W X Y Z

Desarrollado por Osmosis