Miércoles, 26 de Abril de 2017

Clásica y Ópera | Obras Maestras

Sinfonía Nº 2 de Johannes Brahms

Sinfonía Nº 2 de Johannes Brahms

Johannes Brahms inició el trabajo de su Segunda Sinfonía en junio de 1877. La obra quedó concluida en el siguiente otoño y fue estrenada el 30 de diciembre de 1877 por la Orquesta Filarmónica de Viena dirigida por Hans Richter. Después de años de lucha para componer la Primera Sinfonía, Brahms descubrió que era mucho más fácil componer la Segunda. Trabajaba mejor lejos de la ciudad, durante el verano, y es así que escribió la Segunda Sinfonía en pocos meses, en una pequeña ciudad a orillas del lago de Wörth. La Segunda es una obra de arte de construcción compacta e inventiva rítmica y presenta un interesante paralelo con Beethoven.








Brahms mantenía una relación especial con Clara Schumann, esposa del compositor y pianista Robert Schumann y ella misma una pianista consumada. La amistad se inició cuando Brahms ayudó a la familia Schumann durante la hospitalización del compositor y después de su muerte. A menudo, Brahms pedía consejo a Clara con respecto a la música que estaba componiendo o su opinión sobre piezas recién terminadas. La Segunda Sinfonía no fue una excepción a la regla.

Es difícil comprender cabalmente la naturaleza de los sentimientos que Brahms abrigaba con respecto a Clara. Cuando él estaba en sus veinte y era todavía un protegido de Schumann, amaba a Clara a una distancia respetable. Mientras Schumann estuvo internado en un manicomio, durante sus últimos años, Brahms expresó su afecto más abiertamente, pero se contuvo en cuanto a actuar consecuente con él. Escribió: "Mi muy querida Clara, desearía poder escribirte tan tiernamente como te amo y hacer por ti todas las cosas buenas y afectuosas que me gustaría. Eres tan infinitamente querida para mí que no puedo expresarlo en palabras. Desearía llamarte mi querida y muchos otros nombres, sin dejar nunca de adorarte."

Después del fallecimiento de Schumann, Brahms estuvo en condiciones de pensar de manera más realista con respecto a una unión con Clara. Pero no le pareció correcto. Era su amiga y él la amaba, pero también era la viuda de Schumann. Además, Brahms sabía que la vida doméstica interferiría con su trabajo creativo. Escribió a su amigo Joachim: "Creo que no la respeto y admiro tanto como la amo y soy presa de su hechizo. A menudo debo contenerme con fuerza para no rodearla con mis brazos en silencio e incluso... no sé, me parece tan natural que ella no lo tomaría a mal. Creo que ya no podré amar a una muchacha, al menos me he olvidado por completo de ellas. No hacen sino prometer el cielo, en tanto que Clara nos lo revela."

Clara y Brahms habían estado en contacto diario permanente, pero después ella se mudó a Berlín y él regresó a Hamburgo. Mantuvieron una correspondencia sostenida y Brahms le enviaba cada una de sus composiciones para que ella le diera su opinión. Pero el amor no se comentaba abiertamente. Brahms nunca se interesó tan profundamente por ninguna otra mujer, pero no logró decidirse a establecer un compromiso decisivo con Clara. Muchos años después él insistió en que se devolvieran las cartas y las destruyeran. Clara aceptó con desgana, pero se las arregló para conservar algunas de sus favoritas. Debido a que la mayor parte de la correspondencia fue quemada, probablemente nunca tendremos información como para comprender del todo la extraña relación que hubo entre estos dos artistas.

Después de años de lucha para componer la Primera Sinfonía, con muchas versiones preliminares enviadas a Clara para recibir sus sugerencias, Brahms descubrió que era mucho más fácil componer la Segunda. Trabajaba mejor lejos de la ciudad, durante el verano, y es así que escribió la Segunda Sinfonía en pocos meses, en una pequeña ciudad a orillas del lago de Wörth. Cuando estuvo lista, le envió a Clara el primer movimiento, que ella alabó. Predijo que esta obra tendría un éxito más inmediato con el público que el que había logrado la Primera, y estuvo en lo cierto. El tercer movimiento fue tan bien recibido el día del estreno que hubo que repetirlo.

La Segunda Sinfonía presenta un interesante paralelo con Beethoven. Brahms tenía permanentemente presente al compositor anterior, cuya música fue para él modelo e inspiración. Beethoven había escrito sus Sinfonías Quinta y Sexta muy cercanas una de la otra y lo mismo hizo Brahms con su Primera y Segunda. La Quinta es meditabunda pero apasionada, emocional pero triunfante y está en la tonalidad apropiada, Do menor. La Primera de Brahms comparte la tonalidad y el estado de ánimo con la Quinta de Beethoven. La siguiente sinfonía de Brahms comparte el estado de ánimo (pero no la tonalidad) con la posterior Pastoral de Beethoven. Ambas son idílicas, sin problemas y pacíficas (aunque hay mucho drama interior en ambas obras).

Brahms, que no creía en la música de programa, nunca hubiera llamado Pastoral a una sinfonía y sin duda se hubiera molestado con cualquier comentarista que detectara en la Sinfonía en Re mayor reflejos del ámbito campestre y pacífico donde la había concebido. Pero no se puede negar que, si alguna de las sinfonías de Brahms merece ser considerada pastoral, es esta. A grandes rasgos, dentro de la producción de Brahms, ocupa el mismo lugar que la Sexta de Beethoven, la Primera de Schumann, la Octava de Dvorak, la Quinta de Schubert, la Cuarta de Mahler, la Cuarta de Bruckner y la Tercera de Mendelssohn en las respectivas listas de dichos compositores. Parecería que escribir una sinfonía pacífica era algo que estaba obligado a hacer todo compositor romántico que se respetara. La Segunda de Brahms es una obra de arte de construcción compacta e inventiva rítmica, cualidades no necesariamente relacionadas con la música pacífica.

Brahms era una extraña combinación de humildad y seguridad en sí mismo, de reserva y honestidad. No podía hablar directamente de sí mismo ni de su trabajo, pero estaba dispuesto a comunicarse a través de acertijos, ambigüedades o falsas modestias. Así que era capaz de llamar a la Segunda Sinfonía una colección de valses. Su confianza en sí mismo subyacente a veces asomaba detrás de su fingida modestia: dijo a su amigo Schubring que la sinfonía era "una obrita muy inocente y alegre". Brahms continuó comparándola favorablemente, a su modo típico reticente, con la música de otros compositores: "No esperes nada y durante un mes antes no toques sino a Berlioz, Liszt y Wagner; después su tierna amabilidad [la de su sinfonía] hará un gran bien." Después del gran éxito del estreno de la Segunda, el compositor dijo, con su habitual pseudo autonegación: "No sé si tengo o no una bonita sinfonía. Tendré que preguntarle a gente más sabia." Por supuesto, no había gente más sabia, como bien lo sabía Brahms. También sabía que la sinfonía es realmente "bonita", como lo sabemos todos los amantes de la música no tan sabios.
 
Más Notas
Concierto N° 3 para Piano y Orquesta de Béla Bartók
Concierto N° 3 para piano y orquesta de Sergei Prokofiev
Concierto N° 2 para piano y orquesta de Sergei Prokofiev
Cuadros de una Exposición de Modest Mussorgsky
Don Juan de Richard Strauss

Ver Historial




Breves

  • HECTOR BERLIOZ

    Fue un creador cuyo obstáculo fue la intransigencia de la mayoría de los músicos en casi todos los temas, desde su apoyo al uso del saxofón o a la nueva visión dramática de Wagner. Su vida fue excéntrica y apasionada. Ganó el Premio de Roma, el más importante de Francia en aquel momento, por una cantata hoy casi olvidada. Su obra musical es antecesora de estilos confirmados posteriormente.

  • El aprendiz de brujo de Paul Dukas se basa en una balada de Goethe. Es un scherzo sinfónico que describe fielmente cada frase del texto original.

  • La primera ópera de la que se conserva la partitura es Orfeo de Claudio Monteverdi. Se estrenó en Mantua en 1607, con motivo de la celebración de un cumpleaños, el de Francesco Gonzaga.

  • La obra que Stravinski compuso desde la época del Octeto de 1923 y hasta la ópera The Rakes Progress de 1951, suele considerarse neoclasicista.

  • En la Edad Media encontramos la viela de arco, de fondo plano y con dos a seis cuerdas, que se perfeccionó en la renacentista, hasta llegar a su transformación en el violín moderno a partir del siglo XVI, cuando se estableció una tradición de excelentes fabricantes (violeros) en la ciudad de Cremona.


Citas

  • DANIEL BARENBOIM

    "Un director no tiene contacto físico con la música que producen sus instrumentistas y a lo sumo puede corregir el fraseo o el ritmo de la partitura pero su gesto no existe si no encuentra una orquesta que sea receptora"

  • GEORGE GERSHWIN

    "Daría todo lo que tengo por un poco del genio que Schubert necesitó para componer su Ave María"

  • GUSTAV MAHLER

    "Cuando la obra resulta un éxito, cuando se ha solucionado un problema, olvidamos las dificultades y las perturbaciones y nos sentimos ricamente recompensados"

  • FRANZ SCHUBERT

    "Cuando uno se inspira en algo bueno, la música nace con fluidez, las melodías brotan; realmente esto es una gran satisfacción"

  • BEDRICH SMETANA

    "Con la ayuda y la gracia de Dios, seré un Mozart en la composición y un Liszt en la técnica"

MULTIMEDIA

  • Música para cuerdas, perc. y celesta

    Béla Bartók

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Ciclo 2011 - Programa N° 7

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Ciclo 2012 - Programa N° 25

  • Años de peregrinaje

    Franz Liszt

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Ciclo 2011 - Programa N° 18

  • Sinfonía Nº 6 "Patética"

    Piotr Illich Chaikovski

  • Suites Nº 1 "La Arlesiana"

    Prelude

  • Peer Gynt "Suites"

    Edvard Grieg

Intérpretes

Voces

Alberto Marino

Alberto Marino

Como decía un amigo mío "Alberto Marino es un lujo para el tango". Esta exageración obedecía, seguramente, a su registro de tenor y a la influencia de la escuela italiana de canto que si bien la tuvieron varios vocalistas del tango, en el caso del Tano Marino generaba la sensación que le sobraba voz para el desafío que le presentaban las letras. Pasaba de un potente agudo a un profundo bajo con la facilidad de los elegidos, poseía un vibrato inconfundible pero del cual no abusaba. Sus detractores, no obstante reconocer su capacidad, le enrostran que era frío y carente de media voz.

Músicos

Enrique Francini

Enrique Francini

Su primer labor fue con la formación del maestro Juan Ehlert. Después de la experiencia en la orquesta de Miguel Caló y su consagración definitiva en su sociedad con Armando Pontier, en 1955 inicia un nuevo camino formando su propia orquesta. Fue primer violín del Teatro Colón y colaboró durante años en muchas orquestas del 60. En 1970 forma un sexteto con Néstor Marconi debutando en el "Caño 14" con gran éxito. Muere en su ley el 27 de agosto de 1978 en ese mismo escenario mientras ejecutaba "Nostalgias" en su querido violín.

Músicos

José Canet

José Canet

Canet es el prototipo del clásico guitarrista tanguero, dispuesto siempre a unir su guitarra a una voz de tango. Sus influencias se remontan al estilo de los acompañantes de Gardel, Magaldi y Corsini. Fue uno de los pocos guitarristas que logró evadir las influencias de Roberto Grela, creador de toda una escuela en el tango. Su estilo estaba enraizado en forma directa a los conjuntos de guitarras clásicos. En muchas de sus actuaciones agregó al trío o cuarteto de guitarras otros instrumentos de cuerda: contrabajo, violines y violonchelo.

Junín, 13/06/2016

Presentaron “Tango en Junín”

Los amantes del tango podrán disfrutar de diversas actividades durante cinco días en Junín. El intendente la Ciudad, Pablo Petrecca, presentó oficialmente “Tango en Junín”, un importante ciclo cultural que se desarrollará entre el 13 y el 17 de julio próximos e incluirá la realización de la preliminar del Festival y Mundial de Tango BA 2016.

Mar del Plata, 30/05/2016

Amelita Baltar en el Teatro Colón

El sábado 11 de Junio a las 21 hs se presentará en el Teatro Municipal Colón la gran cantante Amelita Baltar, acompañada por la Orquesta Municipal de Tango que dirige el Maestro Julio Davila y el pianista Aldo Saralegui como invitado especial. Luego de su presentación en Mar del Plata, la cantante estrenará un nuevo espectáculo: "Noches de Kabaret" en el Teatro Maipo de Buenos Aires.

Letras

Ver mís letras
A B C D E F G H I J K
L M N O P Q R S T U
V W X Y Z

Desarrollado por Osmosis