Jueves, 21 de Agosto de 2014

Clásica y Ópera | Obras Maestras

Imágenes de Claude Debussy

Imágenes de Claude Debussy

Las imágenes fueron concebidas por Claude Debussy como piezas para piano a cuatro manos o para dos pianos. Originariamente el compositor las consideró piezas separadas. Hay escasa interrelación literal entre ellas y, de hecho, a menudo se las interpreta por separado. Iberia -en sí misma una composición de tres movimientos- frecuentemente se escucha sola, en tanto que Gigas y Rondas de Primavera se ejecutan con menor frecuencia. El orden que Debussy estableció para su ejecución no es el orden de la composición.







La composición de la pieza orquestal Imágenes ocupó a Claude Debussy desde 1906 hasta 1912. Iberia quedó concluida el 25 de diciembre de 1908 y se estrenó el 20 de febrero de 1910 en los Concerts Colonne, en París, bajo la batuta de Gabriel Piemé. Rondas de Primavera quedó concluida el 10 de mayo de 1909 y se estrenó el 2 de marzo de 1910 en los Concerts Durand, en París, bajo la dirección del compositor. Gigas fue terminada, en una versión para dos pianos, el 4 de enero de 1909, pero la versión orquestal estuvo terminada en 1912, con la ayuda de André Caplet, que realizó gran parte de la orquestación debido a la mala salud del compositor. Caplet dirigió el estreno en los Concerts Colonne, en París, el 26 de enero de 1913.

"Cada vez más creo que la música no es, en su esencia, una cosa que pueda fluir dentro de una forma rigurosa y tradicional. Está compuesta de colores y de momentos de tiempo rítmicos. Todo el resto es un fraude, inventado por imbéciles desalmados que se montan en las espaldas de los maestros." Así escribió Debussy a su editor con respecto a Rondas de Primavera. Estas palabras muy bien pueden tomarse como la clave de todas las obras posteriores del compositor. Con toda seguridad se aplica a la pieza orquestal Imágenes. Estas piezas no se ajustan a los moldes formales clásicos, sino que más bien generan sus estructuras de un modo aparentemente espontáneo.

Las imágenes fueron concebidas como piezas para piano a cuatro manos o para dos pianos. Originariamente Debussy las consideró piezas separadas. Hay escasa interrelación literal entre ellas y, de hecho, a menudo se las interpreta por separado. Iberia -en sí misma una composición de tres movimientos- frecuentemente se escucha sola, en tanto que Gigas y Rondas de Primavera se ejecutan con menor frecuencia. El orden que Debussy estableció para su ejecución no es el orden de la composición.

Con frecuencia, el compositor es designado como músico impresionista. El deploraba el término. En Imágenes, escribió, estaba "tratando de lograr algo diferente, un efecto de realidad". Este efecto era, explicó, "lo que algunos imbéciles llaman 'impresionismo', un término que está completamente mal aplicado, especialmente por los críticos". No obstante, el término ha seguido siendo una etiqueta conveniente para gran parte de la música de Debussy, en la que este no intenta crear equivalentes musicales de escenas o de relatos, como en la música de programa del siglo XIX, sino más bien poner en música sus impresiones de estímulos visuales. A este fin, en Imágenes incorporó canciones folclóricas, a veces literalmente y otras sólo en espíritu. Gigas, por ejemplo, emplea una verdadera canción folklórica, La Hilera de Navios. Esta tonada, muy conocida en el norte de Inglaterra y Escocia, llegó a Debussy a través del poeta francés Verlaine, bajo el título Dansons la gigue ("Bailemos la giga").

Así como Gigas es inglesa, Rondas de Primavera es francesa. Utiliza dos canciones folclóricas francesas. Debussy hizo el prólogo de la partitura con una cita de un libro por entonces reciente de Pierre Gauthier: "Bienvenidos mayo y el estandarte del bosque". Gauthier describía una escena medieval del festival de la primavera en Toscana, cuyas impresiones Debussy aparentemente deseaba retratar en Rondas. Gauthier escribe: "El primer día de mayo, toda la escena campestre despierta y se regocija. Mujeres y muchachas forman procesiones y forman pareja con alegres danzarines o músicos, llevan las cabezas coronadas con guirnaldas de flores. Se realizan juegos y torneos y los amantes portan los estandartes de mayo -ramas traídas de los bosques- y las dejan ante las puertas de sus amadas y proceden a cantar la canción de mayo."

La tercera Imagen, Iberia, tiene un decidido sabor español. En 1920 el compositor español Manuel de Falla escribió una explicación sobre la apreciación de esta influencia española:
Claude Debussy escribió música española sin conocer España, es decir sin conocer la tierra de España, lo que es algo diferente. Debussy conocía España por sus lecturas, por sus pinturas, por sus canciones y por canciones danzadas por verdaderos bailarines españoles.
En la Exposición Mundial que se llevó a cabo en los Campos de Marte, se vio deambular juntos a dos músicos franceses escuchando la música exótica de muchos países. Mezclados con la muchedumbre, estos dos músicos se abandonaban a la magia de esta extraña música y más tarde pudieron descubrir nuevos campos de expresión. Estos dos músicos eran Paul Dukas y Claude Debussy.
El hecho de conocer este simple detalle nos ayudará a comprender muchos aspectos de la obra de Debussy. Su conocimiento de primera mano de nuevos tipos de música, incluso la china y la española, estimulaba su imaginación. "Siempre he sido un observador", declaró, "y he tratado en mí obra de hacer buen uso de mis observaciones". La manera de Debussy de transmitir el espíritu esencial de la música española demuestra en qué medida lo logró...
Sólo una vez cruzó la frontera franco-española, para pasar unas pocas horas en San Sebastián, donde vio una corrida de toros. ¡Esto es casi no conocer España! Sin embargo, él recordaba la luz en la arena, particularmente el violento contraste entre la mitad del ruedo inundada por la luz del sol y la otra mitad sumida en la oscuridad. La Matin d'un jour de fête de Iberia es quizás una evocación de esa tarde pasada un poco más allá de la frontera francesa. Pero esa no era la España que verdaderamente le pertenecía. Sus sueños lo llevaban mucho más allá y estaba hechizado por una Andalucía imaginaria. Hay evidencia de esto en Par les rues et par les chemins y Parfums de la nuit de Iberia...
En lo que a Iberia respecta, dejó en claro que no pretendía escribir música española sino más bien trasladar a la música las asociaciones que España había despertado en él. Lo logró triunfalmente. Una especie de Sevillana, el tema generador de la obra, sugiere canciones de los pueblos oídas bajo la luz brillante y centelleante; la magia envenenadora de las noches andaluzas, las multitudes despreocupadas en vacaciones que danzan a los acordes de las guitarras y las bandurrias -todos estos efectos musicales giran en el aire mientras las multitudes, como las imaginamos, avanzan o retroceden-. Todo está constantemente vivo y es extremadamente expresivo.
Gigas es un ensayo de discontinuidad. Raras veces la pieza avanza algo más de unos pocos compases sin producir un contraste importante. Sin embargo, se mantiene unida por la consistencia de los materiales del motivo y por una forma general que avanza hasta un gran climax y luego muere poco a poco hasta un tranquilo final. Le da un papel preponderante al oboe d'amore, un instrumento barroco que es una versión de afinación más baja y más melodioso que el oboe moderno. Se lo oye primero tocando la tonada folclórica inglesa, después de la apertura atmosférica, y vuelve frecuentemente a lo largo de toda la Gigas.

Rondas de Primavera combina el mundo temporal fragmentado de Gigas con las texturas sonoras de Les Parfums de la nuit. Las sonoridades orquestales que inventó Debussy son extraordinariamente bellas. Evita casi por completo las melodías en la mayor parte de la pieza, como si sintiera que una tonada amplia restara atención a estas sonoridades. Finalmente, una melodía maravillosa llega en las cuerdas -en el compás desusado de 15/8- pero dura sólo durante dos compases. Otras melodías, que son tonadas folclóricas francesas, están disfrazadas o cubiertas por las grandes texturas. Son frecuentes los contrastes y sin embargo la música avanza, inexorable aunque sinuosamente, hacia su dramático cierre.

Iberia es más continua, tiene más desarrollo, es menos un mosaico que lo que lo son Gigas o Rondas. El primer movimiento está impregnado por los ritmos de danzas españolas. El uso frecuente de castañuelas y panderetas redondea el efecto. El movimiento es melódico. La segunda sección, por otro lado, es más textual que melodiosa. Es nostálgica y como ensoñadora. Debussy crea aquí algunas exquisitas sonoridades etéreas, que a menudo involucran cuerdas altas, celestes y arpas. La tercera sección es nuevamente de tipo danza. Lo que parece ser una figura de acompañamiento sigue creciendo en complejidad y volumen de sonido. Cuando por último llegan las verdaderas melodías -primero con toda la sección de cuerdas ejecutando en pizzicato y después en los clarinetes altos- el sabor español es inequívoco. En el cierre la música se torna brillantemente animada.

Más Notas
Concierto N° 3 para piano y orquesta de Sergei Prokofiev
Concierto N° 2 para piano y orquesta de Sergei Prokofiev
Cuadros de una Exposición de Modest Mussorgsky
Don Juan de Richard Strauss
Rapsodia en Blue de George Gershwin

Ver Historial




Breves

  • 22 de agosto de 1862: nace el compositor francés Calude Debussy. Puso en marcha un nuevo concepto de la música, liberada de las ataduras relacionadas con la tonalidad. Su obra devela tintes modernistas, simbolistas y de otras influencias como las étnicas, que encontraban su auge a finales del siglo 19, aunque su obra suele vincularse al impresionismo.

  • 18 de agosto de 1750: nace Antonio Salieri, compositor italiano. Pasó la mayor parte de su vida en la Corte Imperial de Viena. Su filosofía artística se resume en el título de una de sus óperas célebres: Primero la música y luego las palabras.

  • 10 de agosto de 1865: nace Alexander Glazunov. De origen ruso, fue compositor, director de orquesta y pedagogo. Su estilo representó el nacionalismo ruso de la escuela de Rimski-Korsakov. Sus dotes musicales surgieron en la adolescencia, consiguiendo que el propio Liszt estrenara una sinfonía suya en Weimar.

  • 09 de agosto de 1919: fallece Ruggero Leoncavallo, compositor italiano. Su ópera "Pagliacci" de 1892 le aseguró un lugar en el mundo de la música. Por desgracia, al igual que Pietro Mascagni con su "Cavalleria Rusticana", nunca logró otro éxito igual.

  • 02 de agosto de 1945: muere Pietro Mascagni. Compositor de origen italiano reconocido por sus óperas pero caído en desgracia en sus últimos días por su apoyo al fascismo. Se lo consideró iniciador del verismo, una tendencia a reflejar temas naturalistas y abandonar los dramas históricos que encontraría otras plumas notables como Leoncavallo y Puccini en la ópera italiana. Con ellos mantuvo una fuerte disputa. Creador de 14 óperas y otras composiciones, se lo conoció casi exclusivamente por Cavalleria Rusticana, la ópera fue tan exitosa que la ciudad donde residía realizó desfiles en su honor.


Citas

  • Daniel Barenboim
    "Un director no tiene contacto físico con la música que producen sus instrumentistas y a lo sumo puede corregir el fraseo o el ritmo de la partitura pero su gesto no existe si no encuentra una orquesta que sea receptora"

  • George Gershwin
    "Daría todo lo que tengo por un poco del genio que Schubert necesitó para componer su Ave María"

  • Gustav Mahler
    "Cuando la obra resulta un éxito, cuando se ha solucionado un problema, olvidamos las dificultades y las perturbaciones y nos sentimos ricamente recompensados"

  • Franz Schubert
    "Cuando uno se inspira en algo bueno, la música nace con fluidez, las melodías brotan; realmente esto es una gran satisfacción"

  • Bedrich Smetana
    "Con la ayuda y la gracia de Dios, seré un Mozart en la composición y un Liszt en la técnica"

MULTIMEDIA

  • Sonata para piano en si menor

    Franz Liszt

  • Der Vogelfaenger Bin Ich Ja

    Bryn Terfel (Papageno)

  • Una furtiva lagrima

    Roberto Alagna (Nemorino)

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Ciclo 2011 - Programa N° 5

  • Che gelida manina

    Rolando Villazón (Rodolfo)

  • Scheherezade

    Nicolai Rimsky Korsakov

  • Tzigane

    Maurice Ravel

  • Follie!... Sempre libera

    Joan Sutherland (Violetta Valéry)

Intérpretes

Músicos

José Canet

José Canet

Canet es el prototipo del clásico guitarrista tanguero, dispuesto siempre a unir su guitarra a una voz de tango. Sus influencias se remontan al estilo de los acompañantes de Gardel, Magaldi y Corsini. Fue uno de los pocos guitarristas que logró evadir las influencias de Roberto Grela, creador de toda una escuela en el tango. Su estilo estaba enraizado en forma directa a los conjuntos de guitarras clásicos. En muchas de sus actuaciones agregó al trío o cuarteto de guitarras otros instrumentos de cuerda: contrabajo, violines y violonchelo.

Músicos

Francisco Canaro

Francisco Canaro

Nació en la ciudad de San José, Uruguay, el 26 de noviembre de 1888, aunque desde fines del siglo vivió con su familia en la Argentina. Autodidacta del violín, se inició en 1906 en un baile del pueblito de Ranchos en la provincia de Buenos Aires. Canaro es uno de los iconos del Tango, supo aprovechar el fervor tanguero de la época para convertirlo en una empresa que articuló paulatinamente toda la fisonomía empresarial del tango.

Músicos

Cacho Tirao

Cacho Tirao

Considerado el mayor embajador de la guitarra argentina en el mundo, Oscar Emilio Tirao había nacido el 5 de abril de 1941 en la localidad bonaerense de Berazategui, comenzó a tocar la guitarra a los 5 años, y a los 6 se presentó por primera vez en un programa radial. Artista reconocido a escala mundial, de una digitación asombrosa y una ductilidad sorprendente, Tirao grabó su primer disco solista en 1970 y a lo largo de su carrera dejó casi 40 registros. Falleció el 30 de mayo de 2007 victima de una enfermedad que lo mantuvo inmovilizado durante mucho tiempo.

Bs. As., 17/08/14

El fueye de Walter Ríos rindió su homenaje a Aníbal Troilo

La figura de Aníbal Troilo -en el año de su centenario- tuvo su homenaje en el Festival y Mundial de Tango de Buenos Aires y, con el fueye de Walter Ríos como bastonero, consiguió trascender la obviedad de un encuentro marcado por una obligación del calendario.

Barcelona, 10/08/14

Barcelona margina el monumento a Carlos Gardel

Barcelona, la ciudad en la que debutó Carlos Gardel y a la que inoculó una fiebre del tango insólita y aún vigente, le rinde actualmente un lastimoso homenaje. El rey del tango tiene un único monumento en la vía pública barcelonesa: un austero monolito de piedra en un extremo de los pequeños jardines Marcos Redondo, en el Eixample.

Letras

Ver mís letras
A B C D E F G H I J K
L M N O P Q R S T U
V W X Y Z

Desarrollado por Osmosis