Jueves, 24 de Mayo de 2018

Clásica y Ópera | Obras Maestras

Concierto Número 1 para Piano y Orquesta de Sergei Rachmaninov

Concierto Número 1 para Piano y Orquesta de Sergei Rachmaninov

El Primer Concierto para Piano fue iniciado en 1890 y terminado el 6 de julio de 1891. El primer movimiento fue interpretado en Moscú el 17 de marzo de 1892, con el compositor en el piano y Vasily Safonov dirigiendo la Orquesta del Conservatorio de Moscú. En octubre de 1917 Rachmaninov inició amplias revisiones, que terminaron el 10 de noviembre de 1917.








La primera interpretación completa, presentando al compositor y a Modest Altschuler dirigiendo la Orquesta Sinfónica Rusa, tuvo lugar en Nueva York, el 28 de enero de 1919.

Rachmaninov fue uno de los alumnos más brillantes que haya asistido jamás al Conservatorio de Moscú. Ganó los más altos honores en el piano a la edad de 18 años. Al año siguiente se graduó, con un año de adelanto respecto de su clase, con medalla de oro en composición. Para entonces ya había escrito una ópera (que fue estrenada con gran éxito el año siguiente), el Primer Concierto para Piano, un scherzo para orquesta, dos poemas sinfónicos para orquesta, un cuarteto para cuerdas, varias canciones, algo de música de cámara y una gran cantidad de música para piano. Impactaba al público con su virtuosismo y su reputación comenzó a difundirse. A la edad de 19 años acertó a componer una pieza para piano que estaba destinada a convertirse en una de las obras más tocadas de todos los tiempos: el Preludio en Do sostenido menor. El Preludio obtuvo un éxito instantáneo y pronto fue interpretado en todo el mundo.

El músico tocó el primer movimiento del Primer Concierto para Piano con la orquesta en el Conservatorio de Moscú y la recepción no fue particularmente entusiasta. El compositor se sintió desilusionado, por supuesto, pero posteriormente quedó verdaderamente desolado cuando su Primera Sinfonía sufrió un destino similar. Esta vez el estreno se hizo en un concierto profesional en lugar de un concierto escolar y los críticos se despacharon sin piedad. Rachmaninoff abandonó ambas obras y cayó en una profunda depresión. Nunca volvió sobre la sinfonía (más tarde la obra fue reconstruida en base a las partes orquestales descubiertas en Moscú en 1947) y dejó dormir el concierto hasta que lo revisó ampliamente en 1917.

La depresión del compositor fue tan grave que debió acudir a la ayuda psiquiátrica: no podía volver a componer. Su melancolía debe haber tenido raíces profundas, pues su inseguridad persistió durante el resto de su vida.

Para tratar de quitarse la depresión, Rachmaninov viajó a Italia en 1906 y luego a Dresden, donde permaneció durante tres años. Fue durante este período cuando decidió revisar el Primer Concierto. "Hay tantas solicitudes de este concierto y es tan terrible en su forma actual que debería agradarme trabajar en él y, en lo posible, darle una forma decente. Por supuesto, tendrá que ser nuevamente escrito por completo, pues su orquestación es peor que su música."

El compositor hizo su primera gira por Norteamérica en 1909 y luego regresó a Moscú en 1910. Fue designado director de la Filarmónica y en ese cargo se convirtió en la figura musical más poderosa de Moscú. Se mudó nuevamente en 1913, esta vez a Suiza y luego a Roma. Se retiró a Moscú al declararse la Primera Guerra Mundial, en 1914. La guerra llegó a Rusia tres años más tarde bajo la forma de la Revolución Rusa que derrocó al régimen zarista e instaló el Estado comunista. Rachmaninov, que era aristócrata y terrateniente, se dio cuenta de que estaba en peligro. Hizo planes para abandonar Rusia por tercera vez.

En el momento en el que estaba comenzando la Revolución, por fin Rachmaninov se decidió a revisar el Primer Concierto para Piano. Para ese entonces ya había compuesto los Conciertos Segundo y Tercero, tremendamente populares, y estaba deseoso de hacer que el Primero fuera un compañero merecedor de los otros dos gigantes.

Más tarde, el compositor recordaba los momentos difíciles durante los cuales había estado reescribiendo el concierto:

El estallido del levantamiento bolchevique me encontró en mi antiguo piso de Moscú. Había empezado a reescribir mi Primer Concierto para Piano, que pretendía volver a tocar. Estaba tan enfrascado en mi trabajo que no notaba lo que acontecía a mi alrededor. Consecuentemente, durante la revuelta anarquista, que convirtió la existencia de los no proletarios en un infierno en la tierra, para mí la vida fue comparativamente fácil. Estaba todo el día sentado a la mesa de trabajo o al piano, sin preocuparme por el traqueteo de las ametralladoras y los disparos de los rifles... Sin embargo, por las noches, se me recordaban siempre mis deberes de "burgués" y tenía que tomar mi puesto con los otros propietarios de pisos para proteger responsable mente la casa y sumarme a las reuniones del "comité" de la casa...
La anarquía que reinaba a mi alrededor, el brutal desarraigo de todos los fundamentos del arte, la destrucción insensible de todos los medios para su estímulo, abolieron toda esperanza de llevar una vida normal en Rusia. Traté en vano de encontrar una vía de escape... Después, un acontecimiento totalmente inesperado, que sólo puedo atribuir a la gracia de Dios y que, en cualquier caso, fue un feliz acto providencial de un destino bien dispuesto, vino en nuestro rescate. Tres o cuatro días después de haber empezado el tiroteo en Moscú, recibí un telegrama sugiriéndome que hiciera una gira de diez conciertos por Escandinavia. El aspecto pecuniario de esta oferta era más que modesto y un año antes no lo hubiera considerado digno de mi atención. Pero ahora no dudé en responder que estaba de acuerdo y que aceptaría el compromiso. Esto ocurrió en noviembre de 1917. Tuve dificultades para obtener un visado de los bolcheviques, pero no tardaron demasiado en otorgarlo, pues al principio estos nuevos amos se mostraban completamente complacientes con los artistas. Más tarde oí que fue el último en recibir el permiso para abandonar Rusia de manera "legal"...
Tenía clara conciencia de que estaba abandonando Moscú, mi verdadero hogar, por mucho, mucho tiempo... quizá para siempre. Viajé a San Petersburgo solo, con el propósito de hacer todos los preparativos necesarios para la continuidad de nuestro viaje. Mi esposa y las dos niñas me siguieron más tarde y juntos tomamos el tren que nos llevó vía Finlandia a la frontera sueca. Una sola circunstancia me demostró de modo concluyente el poder de los bolcheviques: sólo se me permitió llevar conmigo los artículos necesarios y no más de 500 rublos por cada miembro de la familia.

Rachmaninov dejó atrás muchos de sus manuscritos y la mayor parte de su fortuna personal. Permaneció en Escandinavia durante unos pocos meses y luego partió para Norteamérica, que se convirtió en su nuevo hogar. Poco después de llegar a Estados Unidos, empezó a dar conciertos. En uno de los primeros presentó la versión completamente revisada del Primer Concierto para Piano, todavía registrado incongruentemente como Opus 1.

He vuelto a escribir mi Primer Concierto. Ahora es verdaderamente bueno. Tiene toda la frescura juvenil y sin embargo se toca mucho más fácilmente. Y nadie le presta ninguna atención. Cuando en Norteamérica anuncio que voy a tocar el Primer Concierto, no protestan, pero detecto en sus rostros que preferirían el Segundo o el Tercero.

El nuevo régimen soviético de Rusia se disgustó con este expatriado que estaba más que deseoso de proclamarse públicamente en contra de la revolución y de los comunistas. En 1931 el gobierno soviético implantó un boicot respecto de las interpretaciones de la música de Rachmaninov. Fue desestimado como "un insignificante imitador y un reaccionario, un antiguo propietario que en 1918 ardió de odio contra Rusia cuando los campesinos tomaron su tierra y un enemigo implacable y activo del gobierno soviético... [Su música representa] la actitud decadente de la clase media baja y es especialmente peligroso en el frente musical de la actual guerra de clases".

Años atrás, cuando Rachmaninov era estudiante, tenía gran respeto por Chaikovski, quien a su vez dio apoyo al joven compositor. Por lo tanto no es sorprendente que el Opus 1 de Rachmaninoff muestre su deuda con los conciertos para piano del viejo compositor. En particular el primer concierto de Tchaikovsky puede oírse revoloteando sobre el movimiento de apertura. Ambas obras muestran una pasión meditabunda típicamente rusa. Además, el estilo virtuoso del piano del concierto de Rachmaninov le debe mucho a Chaikovski. El lenguaje armónico de Rachmaninov es a veces más aventurado que el de su antecesor, pero es claramente una ampliación del idioma de Chaikovski.
El lirismo melódico del movimiento lento y el del interludio lento del final también delatan su deuda con Chaikovski. Sin embargo el resto del final es menos derivativo. Sus síncopas y su aire rítmico son el producto de un temperamento joven y el de un compositor que estaba emergiendo claramente como artista independiente.

Más Notas
Concierto N° 3 para Piano y Orquesta de Béla Bartók
Concierto N° 3 para piano y orquesta de Sergei Prokofiev
Concierto N° 2 para piano y orquesta de Sergei Prokofiev
Cuadros de una Exposición de Modest Mussorgsky
Don Juan de Richard Strauss

Ver Historial




Breves

  • HECTOR BERLIOZ

    Fue un creador cuyo obstáculo fue la intransigencia de la mayoría de los músicos en casi todos los temas, desde su apoyo al uso del saxofón o a la nueva visión dramática de Wagner. Su vida fue excéntrica y apasionada. Ganó el Premio de Roma, el más importante de Francia en aquel momento, por una cantata hoy casi olvidada. Su obra musical es antecesora de estilos confirmados posteriormente.

  • El aprendiz de brujo de Paul Dukas se basa en una balada de Goethe. Es un scherzo sinfónico que describe fielmente cada frase del texto original.

  • La primera ópera de la que se conserva la partitura es Orfeo de Claudio Monteverdi. Se estrenó en Mantua en 1607, con motivo de la celebración de un cumpleaños, el de Francesco Gonzaga.

  • La obra que Stravinski compuso desde la época del Octeto de 1923 y hasta la ópera The Rakes Progress de 1951, suele considerarse neoclasicista.

  • En la Edad Media encontramos la viela de arco, de fondo plano y con dos a seis cuerdas, que se perfeccionó en la renacentista, hasta llegar a su transformación en el violín moderno a partir del siglo XVI, cuando se estableció una tradición de excelentes fabricantes (violeros) en la ciudad de Cremona.


Citas

  • DANIEL BARENBOIM

    "Un director no tiene contacto físico con la música que producen sus instrumentistas y a lo sumo puede corregir el fraseo o el ritmo de la partitura pero su gesto no existe si no encuentra una orquesta que sea receptora"

  • GEORGE GERSHWIN

    "Daría todo lo que tengo por un poco del genio que Schubert necesitó para componer su Ave María"

  • GUSTAV MAHLER

    "Cuando la obra resulta un éxito, cuando se ha solucionado un problema, olvidamos las dificultades y las perturbaciones y nos sentimos ricamente recompensados"

  • FRANZ SCHUBERT

    "Cuando uno se inspira en algo bueno, la música nace con fluidez, las melodías brotan; realmente esto es una gran satisfacción"

  • BEDRICH SMETANA

    "Con la ayuda y la gracia de Dios, seré un Mozart en la composición y un Liszt en la técnica"

MULTIMEDIA

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Ciclo 2012 - Programa N° 25

  • Fantasía para un gentilhombre

    Joaquín Rodrigo

  • Astor Piazzolla (parte 2)

    Biografía

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Programa N° 3 - 19 de septiembre de 2010

  • Ah Si Ben Mio

    Franco Corelli (Manrico)

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Ciclo 2011 - Programa N° 1

  • Mario! Mario! Mario!

    Renata Tebaldi (Floria Tosca) - Mario del Monaco (Mario Cavaradossi)

  • Concierto de Aranjuez

    Joaquín Rodrigo

Intérpretes

Músicos

José Bragato

José Bragato

Violoncellista, pianista, arreglador y compositor. Formó parte de las orquestas de tango más relevantes de la época. Fue estable en la de Francini-Pontier pero el elegido de todos los maestros para las grabaciones como Aníbal Troilo, Atilio Stampone, Osvaldo Fresedo. En 1954 se sumó a la “patriada” de Astor Piazzolla: armar el Octeto Buenos Aires, que revolucionó al tango. El sonido especial de su violoncello, unido a su virtuosismo, le permitió jerarquizar el instrumento por lo que las orquestas típicas de entonces dieron entidad a este instrumento como solista a la par del violín, a partir del surgimiento de José Bragato como notable violoncellista.

Poetas

Cátulo Castillo

Cátulo Castillo

Cátulo Castillo recorrió con sus letras los temas que siempre obsesionaron al tango: la dolorosa nostalgia por lo perdido, los sufrimientos del amor y la degradación de la vida. No tuvo en cambio espacio para el humor ni para el trazo despreocupado, y tampoco para el énfasis rítmico de la milonga. La palabra "último" figura en varios de sus títulos, como dando testimonio de ese desfile de adioses que atraviesa sus letras, donde hay siempre compasión por quienes padecen y un frecuente recurso al alcohol como fuga.

Músicos

Sebastián Piana

Sebastián Piana

Entre los artistas de más extensa trayectoria que haya tenido nuestra música popular, Sebastián Piana se ha distinguido por la jerarquía y la sostenida inventiva de su obra de compositor de formidable clásicos: bastará la mención de "Sobre el pucho", "El pescante", "Arco iris", "Tinta roja" y "Milonga triste", para ubicar inmediatamente su talento, su corazón de hombre de Buenos Aires y el nobilísimo cuño de su inspiración. Musicalizó varias películas y obras teatrales. Son innumerables las obras que lograron un éxito resonante.

Junín, 13/06/2016

Presentaron “Tango en Junín”

Los amantes del tango podrán disfrutar de diversas actividades durante cinco días en Junín. El intendente la Ciudad, Pablo Petrecca, presentó oficialmente “Tango en Junín”, un importante ciclo cultural que se desarrollará entre el 13 y el 17 de julio próximos e incluirá la realización de la preliminar del Festival y Mundial de Tango BA 2016.

Mar del Plata, 30/05/2016

Amelita Baltar en el Teatro Colón

El sábado 11 de Junio a las 21 hs se presentará en el Teatro Municipal Colón la gran cantante Amelita Baltar, acompañada por la Orquesta Municipal de Tango que dirige el Maestro Julio Davila y el pianista Aldo Saralegui como invitado especial. Luego de su presentación en Mar del Plata, la cantante estrenará un nuevo espectáculo: "Noches de Kabaret" en el Teatro Maipo de Buenos Aires.

Letras

Ver mís letras
A B C D E F G H I J K
L M N O P Q R S T U
V W X Y Z

Desarrollado por Osmosis