Martes, 25 de Abril de 2017

Clásica y Ópera | Obras Maestras

Concierto Nº 5 para Piano y Orquesta de Sergei Prokofiev

Concierto Nº 5 para Piano y Orquesta de Sergei Prokofiev

Después de el “fracaso” del Concierto Nº 4 para Piano y Orquesta, escrito para la mano izquierda, Prokofiev se puso a trabajar enseguida en el Nº 5, en mi bemol mayor y catalogado en el Op. 73. Ello ocurrió en el año 1932, con lo cual este compositor ucraniano “igualaba” a Beethoven en su serie de 5 conciertos para piano y orquesta. Fue estrenada casi de inmediato, el 31 de octubre; ello ocurrió nada menos que en Berlín actuando el mismo compositor al piano y bajo la dirección del notable Wilhem Furtwängler.








Es bien sabido que al poco tiempo este compositor ucraniano regresó a la Unión Soviética. Esta composición tuvo su estreno en dicha nación en 1939, pero no con el autor al piano, sino por un joven pianista llamado Sviatoslav Richter. Según algunos datos, este ejecutante tardó solamente un mes en aprendérselo y ejecutarlo ante el público, ¡un verdadero talento!

Este concierto es sumamente llamativo puesto que consta nada menos que de 5 movimientos:
1. Allegro con brio (4 a 5 minutos).
2. Moderato ben accentuato (3 a 4 minutos).
3. Tocata – allegro con fuoco (1- 2 minutos).
4. Largheto (6 a 7 minutos).
5. Vivo (5 a 6 minutos).
Con relación a esta composición se pueden hacer algunas observaciones debido a que tiene características bastante interesantes. Su orquestación es relativamente simple, con pocos instrumentos: caja orquestal, algunos instrumentos de cuerda, 2 flautas, 2 oboes, 2 clarinetes, 2 fagotes, 2 trompas, 2 trompetas, 2 trombones y timbales. Por ejemplo, y sin emitir juicio de valores, a diferencia de otros compositores, los cuales “van preparando” la entrada del piano, Prokofiev en esta obra hace entrar a este instrumento “desde el vamos”, a plenitud, con todo su potencial.

El segundo movimiento es sumamente llamativo. Aquí Prokofiev emplea magistralmente el glissado en forma reiterativa, de forma algo parecida al Concierto Nº 2 para Piano y Orquesta (último movimiento) de Franz Liszt. Este segundo movimiento nos muestra un maravilloso juego entre la orquesta y el piano, con efectos rítmicos que en ciertos aspectos también nos recuerdan una composición posterior de Prokofiev, nada menos que “Pedro y el Lobo” (1936). Dicho movimiento nos provoca hasta una sensación de “buen humor”, llegando quizás a despertarnos una sonrisa. Podemos apreciar que este segundo movimiento es la parte más destacable y atractiva de todo el concierto.

El tercer movimiento se caracteriza por un verdadero “frenesí”, con gran despliegue técnico por parte del piano. El cuarto, “largheto”, es el más prolongado y melódico de todos, hasta desarrollándose, de manera “sufrida”, por momentos algo melancólica.

El último movimiento recobra un gran ímpetu, lo que corresponde a un “vivo” y finalizando de manera verdaderamente sumamente enérgica.

En realidad algunos críticos han levantado algunas observaciones negativas hacia este concierto debido a que, a diferencias de las cuatro restantes, no se pueden encontrar ni una sola melodía “memorable” y, según su biógrafo Harlow Robinson, Prokofiev se vale solamente de recursos técnicos. El mismo Prokofiev llegó a mencionar en 1941 con relación a esta composición: “la obra resultó ser complicada (…) es cierto que buscaba simplicidad, pero también tenía miedo de que eso se convirtiera en estribillos de fórmulas antiguas, en una “sencillez antigua”, que le sirve muy poco al compositor que busca lo nuevo (…) trataba de buscar una simplicidad nueva, pero entonces resultó que esa nueva simplicidad, con sus nuevas técnicas y más que nada sus nuevas entonaciones, no se percibía en modo alguno como tal sencillez”.

En otras palabras, esta composición no resultó al final como se pensó en un principio.

En cierto modo este ucraniano no quedó del todo conforme con dicho concierto, lo que quizás lo llevara a abandonar definitivamente las composiciones para piano y orquesta.

Si bien esta obra es poco escuchada en la radiofonía o ejecutado en las salas de conciertos, ha sido grabada por varios pianistas, mayormente, al igual que el resto de los conciertos de este compositor, por artistas rusos. Así tenemos entonces a Sviatoslav Richter, Vladimir Ashkenazy, Jefim Bronfman, Alexander Lazarev, Boris Berman, Alexander Toradze, Vladimir Krainev, como también por Kun- Woo Paik,  Michel Berof, Abdel El Bacha y el pianista francés Gabriel Tacchino.

Jorge de Hegedüs

Más Notas
Concierto N° 3 para Piano y Orquesta de Béla Bartók
Concierto N° 3 para piano y orquesta de Sergei Prokofiev
Concierto N° 2 para piano y orquesta de Sergei Prokofiev
Cuadros de una Exposición de Modest Mussorgsky
Don Juan de Richard Strauss

Ver Historial




Breves

  • HECTOR BERLIOZ

    Fue un creador cuyo obstáculo fue la intransigencia de la mayoría de los músicos en casi todos los temas, desde su apoyo al uso del saxofón o a la nueva visión dramática de Wagner. Su vida fue excéntrica y apasionada. Ganó el Premio de Roma, el más importante de Francia en aquel momento, por una cantata hoy casi olvidada. Su obra musical es antecesora de estilos confirmados posteriormente.

  • El aprendiz de brujo de Paul Dukas se basa en una balada de Goethe. Es un scherzo sinfónico que describe fielmente cada frase del texto original.

  • La primera ópera de la que se conserva la partitura es Orfeo de Claudio Monteverdi. Se estrenó en Mantua en 1607, con motivo de la celebración de un cumpleaños, el de Francesco Gonzaga.

  • La obra que Stravinski compuso desde la época del Octeto de 1923 y hasta la ópera The Rakes Progress de 1951, suele considerarse neoclasicista.

  • En la Edad Media encontramos la viela de arco, de fondo plano y con dos a seis cuerdas, que se perfeccionó en la renacentista, hasta llegar a su transformación en el violín moderno a partir del siglo XVI, cuando se estableció una tradición de excelentes fabricantes (violeros) en la ciudad de Cremona.


Citas

  • DANIEL BARENBOIM

    "Un director no tiene contacto físico con la música que producen sus instrumentistas y a lo sumo puede corregir el fraseo o el ritmo de la partitura pero su gesto no existe si no encuentra una orquesta que sea receptora"

  • GEORGE GERSHWIN

    "Daría todo lo que tengo por un poco del genio que Schubert necesitó para componer su Ave María"

  • GUSTAV MAHLER

    "Cuando la obra resulta un éxito, cuando se ha solucionado un problema, olvidamos las dificultades y las perturbaciones y nos sentimos ricamente recompensados"

  • FRANZ SCHUBERT

    "Cuando uno se inspira en algo bueno, la música nace con fluidez, las melodías brotan; realmente esto es una gran satisfacción"

  • BEDRICH SMETANA

    "Con la ayuda y la gracia de Dios, seré un Mozart en la composición y un Liszt en la técnica"

MULTIMEDIA

  • Obertura "Las Hébridas"

    Félix Mendelsshon

  • Concierto para violín Nº 4

    Georg Philipp Telemann

  • Nein! langer trag' ich nicht die Qualen

    René Kollo (Max)

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Ciclo 2011 - Programa N° 5

  • La gran pascua rusa

    Nicolai Rimsky Korsakov

  • Los pinos de Roma

    Ottorino Respighi

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Ciclo 2012 - Programa N° 26

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    N° 8 - 24 de octubre de 2010

Intérpretes

Músicos

José Libertella

José Libertella

Los que disfrutaron de su música sobre el escenario lo recordarán, seguramente, con esa pasión que ponía cada vez que acomodaba el paño sobre sus rodillas, tomaba el instrumento y cumplía con el ritual de la función. Y quizá como ese hombre apasionado al que le saltaba la tanada ajustando cada detalle, preocupado porque el sonido o las luces no eran los óptimos. José Libertella nació en Calvera, Italia, su padre Juan construía tejas y trabajaba la tierra, fue el primero en emigrar a la Argentina. José lo siguió el 7 de junio de 1934, tenía once meses, viajó en el buque Principessa María en brazos de su madre.

Voces

Rosita Quiroga

Rosita Quiroga

En La Boca, de la mano de un maestro ejemplar, Juan de Dios Filiberto, vecino y amigo de la familia Quiroga, Rosita dio sus primeros pasos con la guitarra a la edad de siete años. El tango no era por entonces cosa de niñas. De modo que la joven Rosita se inició en el arte del canto al compás de los valsesitos, la zamba y la canción campera. Cantaba en reuniones y fiestas de familia. Eran los años de Filiberto y Quinquela Martín, La Boca festejaba ruidosos carnavales y Rosita, que vivía en una casa de chapa y madera, se mezclaba en las murgas del barrio.

Músicos

Juan Carlos Cobián

Juan Carlos Cobián

Corrían los años finales de la década de 1910 y el tango luchaba por liberarse del ingenuo primitivismo musical de sus orígenes, internándose en formas orquestales más complejas. Evolucionaba también el papel del piano, hasta entonces reducido a la simple marcación del ritmo. Comenzaba a delinearse una tendencia estilísticamente depurada y novedosa, el llamado por algunos estudiosos «tango romanza», entre cuyos precursores se destaca la figura de Juan Carlos Cobián.

Junín, 13/06/2016

Presentaron “Tango en Junín”

Los amantes del tango podrán disfrutar de diversas actividades durante cinco días en Junín. El intendente la Ciudad, Pablo Petrecca, presentó oficialmente “Tango en Junín”, un importante ciclo cultural que se desarrollará entre el 13 y el 17 de julio próximos e incluirá la realización de la preliminar del Festival y Mundial de Tango BA 2016.

Mar del Plata, 30/05/2016

Amelita Baltar en el Teatro Colón

El sábado 11 de Junio a las 21 hs se presentará en el Teatro Municipal Colón la gran cantante Amelita Baltar, acompañada por la Orquesta Municipal de Tango que dirige el Maestro Julio Davila y el pianista Aldo Saralegui como invitado especial. Luego de su presentación en Mar del Plata, la cantante estrenará un nuevo espectáculo: "Noches de Kabaret" en el Teatro Maipo de Buenos Aires.

Letras

Ver mís letras
A B C D E F G H I J K
L M N O P Q R S T U
V W X Y Z

Desarrollado por Osmosis