Miércoles, 20 de Agosto de 2014

Clásica y Ópera | Obras Maestras

Concierto Nº 4 para Piano y Orquesta de Sergei Prokofiev

Concierto Nº 4 para Piano y Orquesta de Sergei Prokofiev

Cuando uno piensa en un “concierto para la mano izquierda” enseguida le viene a la mente la obra creada por Maurice Ravel, la cual, y efectivamente, compuso este músico francés; un concierto con esta característica tan llamativa y en el cual el pianista tiene que utilizar solo la mano izquierda. Pero en este caso nos queremos referir a una obra que reúne esta exigencia, la de utilizar solamente ese miembro superior, el brazo y la mano izquierda, pero que fue creada por el ucraniano Serguei Prokofiev. Lo interesante de esto, es que ambos conciertos tuvieron el mismo motivo o causa para su composición.







Se trató de un pedido expreso del pianista austriaco Paul Wittgenstein el cual durante la I Guerra Mundial, y formando parte del ejército Austrohúngaro perdió su brazo derecho en pleno combate. Para un músico compositor esto quizás no sea tan grave, pero para un ejecutante constituye una verdadera tragedia. Pero Wittgenstein decidió, una vez finalizada la Gran Guerra, continuar su vida como pianista y por tal motivo pidió a varios compositores contemporáneos que le ayudaran y que compusieran obras teniendo en cuenta sus características disminuidas. En estos pedidos también estuvieron incluidos compositores tales como Paul Hindemith, Erich Wolfgang Korngold, Benjamín Britten y hasta Richard Strauss.

Pero en este asunto se quiere hacer especial referencia a la composición creada por Prokofiev, la que viene a ser su 4to. Concierto para Piano y Orquesta, en si bemol menor op. 53.

El pedido de Wittgenstein fue hecho en 1930 y hasta le pagó a Prokofiev determinada suma de dinero para tal fin. De esta manera el compositor ucraniano se abocó a trabajar sobre esta obra mientras residía en París y la finalizó algunos meses después mientras estaba en Biarritz. Cuando estuvo lista se la remitió de inmediato a Wittgenstein. ¿Qué fue lo que sucedió? Éste nunca ejecutó la creación de Prokofiev. Después de haberla analizado, el pianista austriaco le devolvió la partitura al compositor con una carta en la cual “agradecía el esfuerzo de Prokofiev, pero que no había entendido ni una nota de ella, y por tal motivo no la pensaba ejecutar”.

Ante esta respuesta el compositor se propuso en un principio transformarla en un concierto “normal”, es decir, para ambas manos, pero luego desistió de tal objetivo. El concierto Nº 4 nunca fue ejecutado en vida de Prokofiev, más aún, él, que había compuesto 5 conciertos para piano y orquesta, ejecutó ante el público el 1ro, 2do, 3ro, y 5to, es decir, nunca tocó el 4to. En realidad el mismo autor confesó en cierta ocasión que esta obra suya “a veces me agrada, otras veces…no”. Parecía que esta composición tan original se perdería en el olvido, pero un cuarto de siglo más adelante, es decir, en 1956, el pianista alemán Siegfried Rapp - el cual también había perdido su brazo derecho, pero en la II Guerra Mundial - le pidió permiso a la viuda de Prokofiev para ejecutar este concierto en público. La que fuera esposa del compositor no tuvo problema alguno y le concedió gustosamente el pedido a este artista alemán. De esta manera en la temporada de conciertos del año 1956, específicamente el 5 de septiembre, se estrenaba en primera audición esta interesante creación con la orquesta filarmónica de Berlín Oriental bajo la batuta de Gerhart Wiesenhutter. Incluso, con posterioridad, Rapp junto al director anteriormente nombrado llevaron este concierto al disco.

De todas formas llama la atención el rechazo de Wittgenstein para ejecutar este concierto. ¿No será que escapaba a sus posibilidades técnicas? Si uno analiza esta obra, hay que reconocer que es bastante compleja y que requiere de parte del ejecutante un nivel de coordinación neuromuscular bastante elevado, de un buen dominio técnico, en otras palabras, no es para cualquier pianista. Si bien se reconoce al 3er. Concierto para Piano y Orquesta de Prokofiev el que se lleva “las palmas” por parte de los críticos y los melómanos del piano, hay que reconocer que el 4to. también tiene una belleza singular y con pasajes verdaderamente espectaculares, de gran brillo. Lo llamativo es que al escucharse, y hasta con mucha atención, el oyente no se da cuenta que se emplea solamente la mano izquierda, lo cual sí puede reconocerse en la creación de Ravel.

Esta composición consta de 4 movimientos:

1) Vivace
2) Andante
3) Moderato
4) Vivace
Su duración es de aproximadamente unos 24 – 25 minutos, según sus intérpretes.
Son varios los ejecutantes de este concierto en la actualidad. Se podrían citar versiones excelentes de Vladimir Ashkenazy, Yefim Bronfman, Vladimir Krainev, Viktoria Postnikova, Rudolf Serkin, Horacio Gutierrez, Boris Berman, Oleg Marshev, Alexander Toradze, Oleg Marshev, Antoni Wit, Gabriel Tacchino y el mismo Siegfried Rapp, el cual fue el primero en llevarlo al disco.

Jorge de Hegedüs

Más Notas
Concierto N° 3 para piano y orquesta de Sergei Prokofiev
Concierto N° 2 para piano y orquesta de Sergei Prokofiev
Cuadros de una Exposición de Modest Mussorgsky
Don Juan de Richard Strauss
Rapsodia en Blue de George Gershwin

Ver Historial




Breves

  • 22 de agosto de 1862: nace el compositor francés Calude Debussy. Puso en marcha un nuevo concepto de la música, liberada de las ataduras relacionadas con la tonalidad. Su obra devela tintes modernistas, simbolistas y de otras influencias como las étnicas, que encontraban su auge a finales del siglo 19, aunque su obra suele vincularse al impresionismo.

  • 18 de agosto de 1750: nace Antonio Salieri, compositor italiano. Pasó la mayor parte de su vida en la Corte Imperial de Viena. Su filosofía artística se resume en el título de una de sus óperas célebres: Primero la música y luego las palabras.

  • 10 de agosto de 1865: nace Alexander Glazunov. De origen ruso, fue compositor, director de orquesta y pedagogo. Su estilo representó el nacionalismo ruso de la escuela de Rimski-Korsakov. Sus dotes musicales surgieron en la adolescencia, consiguiendo que el propio Liszt estrenara una sinfonía suya en Weimar.

  • 09 de agosto de 1919: fallece Ruggero Leoncavallo, compositor italiano. Su ópera "Pagliacci" de 1892 le aseguró un lugar en el mundo de la música. Por desgracia, al igual que Pietro Mascagni con su "Cavalleria Rusticana", nunca logró otro éxito igual.

  • 02 de agosto de 1945: muere Pietro Mascagni. Compositor de origen italiano reconocido por sus óperas pero caído en desgracia en sus últimos días por su apoyo al fascismo. Se lo consideró iniciador del verismo, una tendencia a reflejar temas naturalistas y abandonar los dramas históricos que encontraría otras plumas notables como Leoncavallo y Puccini en la ópera italiana. Con ellos mantuvo una fuerte disputa. Creador de 14 óperas y otras composiciones, se lo conoció casi exclusivamente por Cavalleria Rusticana, la ópera fue tan exitosa que la ciudad donde residía realizó desfiles en su honor.


Citas

  • Daniel Barenboim
    "Un director no tiene contacto físico con la música que producen sus instrumentistas y a lo sumo puede corregir el fraseo o el ritmo de la partitura pero su gesto no existe si no encuentra una orquesta que sea receptora"

  • George Gershwin
    "Daría todo lo que tengo por un poco del genio que Schubert necesitó para componer su Ave María"

  • Gustav Mahler
    "Cuando la obra resulta un éxito, cuando se ha solucionado un problema, olvidamos las dificultades y las perturbaciones y nos sentimos ricamente recompensados"

  • Franz Schubert
    "Cuando uno se inspira en algo bueno, la música nace con fluidez, las melodías brotan; realmente esto es una gran satisfacción"

  • Bedrich Smetana
    "Con la ayuda y la gracia de Dios, seré un Mozart en la composición y un Liszt en la técnica"

MULTIMEDIA

  • La gran pascua rusa

    Nicolai Rimsky Korsakov

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Ciclo 2011 - Programa N° 5

  • Noche en el Monte Calvo

    Modest Mussorgsky

  • Claude Debussy

    Biografía

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Ciclo 2011 - Programa N° 12

  • Rapsodia en blue

    George Gershwin

  • Quando Men Vo

    Anna Netrebko (Musetta)

  • Sinfonía Nº 1 "Clásica"

    Sergei Prokofiev

Intérpretes

Voces

Héctor de Rosas

Héctor de Rosas

Su estilo romántico, su voz dulce y su afinación lograron que el éxito le llegara siendo muy joven. Pero también fue un estudioso que nunca abandonó el cuidado de su voz y que, además, se formó musicalmente, a tal punto que fundó su propio conservatorio, por donde pasaron importantes figuras de la canción nacional.

Músicos

Francisco Canaro

Francisco Canaro

Nació en la ciudad de San José, Uruguay, el 26 de noviembre de 1888, aunque desde fines del siglo vivió con su familia en la Argentina. Autodidacta del violín, se inició en 1906 en un baile del pueblito de Ranchos en la provincia de Buenos Aires. Canaro es uno de los iconos del Tango, supo aprovechar el fervor tanguero de la época para convertirlo en una empresa que articuló paulatinamente toda la fisonomía empresarial del tango.

Voces

Luis Cardei

Luis Cardei

La resurrección del cuarenta, la nostalgia de una época de cantores insuperables y la alegría de recuperar el recuerdo de aquellos tiempos del tango invicto, todo eso fue Luis Cardei. Escuchar su voz, profunda y pequeña, nos transporta al Buenos Aires de los patios con glicinas, del chirrido del viejo tranvía, de la bohemia del “trocen”, de las revistas del Maipo y El Nacional, de los primeros boletos en el hipódromo y de tantas otras cosas. Un pedacito de cantor, una enormidad de ser humano. Fue un cantor intimista, de fraseo porteño y delicado que generaba un clima emotivo con su media voz que se va quebrando lentamente, como si se fuera apagando.

Bs. As., 17/08/14

El fueye de Walter Ríos rindió su homenaje a Aníbal Troilo

La figura de Aníbal Troilo -en el año de su centenario- tuvo su homenaje en el Festival y Mundial de Tango de Buenos Aires y, con el fueye de Walter Ríos como bastonero, consiguió trascender la obviedad de un encuentro marcado por una obligación del calendario.

Barcelona, 10/08/14

Barcelona margina el monumento a Carlos Gardel

Barcelona, la ciudad en la que debutó Carlos Gardel y a la que inoculó una fiebre del tango insólita y aún vigente, le rinde actualmente un lastimoso homenaje. El rey del tango tiene un único monumento en la vía pública barcelonesa: un austero monolito de piedra en un extremo de los pequeños jardines Marcos Redondo, en el Eixample.

Letras

Ver mís letras
A B C D E F G H I J K
L M N O P Q R S T U
V W X Y Z

Desarrollado por Osmosis