Martes, 25 de Septiembre de 2018

Clásica y Ópera | Compositores

Edward MacDowell

Edward MacDowell

De algún modo es irónico que Edward MacDowell haya llegado a ser el compositor norteamericano más representativo del siglo XIX. Fue uno de los compositores importantes e influyentes de su país, pero su música no suena particularmente norteamericana, sin duda debido a los muchos años que pasó estudiando y componiendo en Europa. Sin embargo, MacDowell hizo mucho por la música de su país, pero las circunstancias conspiraron para impedir que hiciera aun más...







MacDowell dio claras muestras de su talento musical cuando era niño. Recibía lecciones de piano mientras crecía en Nueva York, pero antes de que pasara mucho tiempo, sus padres consideraron que era necesario que recibiera una educación europea. Como eran gente de buena posición, MacDowell pudo partir hacia París, acompañado de su madre, a la edad de 16 años. Después de dos años en el Conservatorio de París, MacDowell se mudó a Alemania para avanzar en sus estudios y la señora MacDowell, creyendo que su hijo ya era suficientemente grande para arreglárselas por su cuenta, partió de regreso a Nueva York.

MacDowell tenía 19 años cuando conoció a Franz Liszt. Era uno de los varios participantes jóvenes de un concierto de música de Liszt que se realizó en el Conservatorio Hoch, en Frankfurt. A la edad de 21 años, MacDowell se convirtió en instructor de piano en el Conservatorio de Darmstadt, pero renunció después de un año con el propósito de dedicar más tiempo a la composición. Interpretó para Liszt su primer Concierto para Piano, en Weimar, recibiendo considerable aliento por parte del patriarca de la música alemana. Posteriormente MacDowell dedicó el Primer Concierto a Liszt, quien le ayudó a conseguir que se realizaran presentaciones y publicaciones de sus obras en Europa.

El compositor se casó con Marian Nevins, en Nueva York, en 1884. La pareja regresó inmediatamente a Alemania, residió primero en Frankfurt y luego en Wiesbaden. Allí compuso el Segundo Concierto, una obra grande y romántica en la tradición de los conciertos para piano de Liszt. Los MacDowell conocieron a varios compositores norteamericanos que estaban estudiando en el extranjero.

En 1888 uno de ellos, Benjamín Johnson Lang, los convenció para que volvieran a Estados Unidos. El compositor había vivido en Europa durante doce años -casi la mitad de su vida creativa-. Había compuesto mucha música en forma grande y pequeña, que mostraba la influencia de alemanes tales como Schumann, Liszt, Wagner y su profesor Raff.

Poco después de regresar a Norteamérica, MacDowell interpretó el nuevo Segundo Concierto en Nueva York y después en Boston. La pieza recibió una alabanza entusiasta de parte de la prensa, y el director Frank van der Stucken prometió tocarla en un concierto de música norteamericana en París. La reputación de MacDowell creció rápidamente y antes de que pasara mucho tiempo era el compositor más famoso de Estados Unidos. Vivía en Boston, donde tenía un buen número de alumnos particulares y donde con frecuencia daba conciertos y componía intensamente.

En 1896 fue invitado a poner en marcha un departamento de música en la Universidad de Columbia en Nueva York. El comité de investigaciones de la universidad lo consideraba "el genio musical más grande que había producido Norteamérica" y por eso le ofrecía un puesto en composición, aunque sólo tenía 35 años. Impartió dos cursos de historia de la música, dos cursos de teoría y una clase de composición. Insistía en sostener una práctica rigurosa pero también aconsejaba a sus alumnos de composición que escucharan la música nativa y la incluyeran en sus piezas. La síncopa, afirmaba, era natural en los norteamericanos. Decía que el ragtime había influenciado el scherzo del Segundo Concierto para Piano y que, de haber vivido él más tiempo en Norteamérica, seguramente hubiera hecho un mayor uso de los ritmos del ragtime.

Quizás estas afirmaciones suenen extrañas hoy. Es difícil detectar el menor rastro de ragtime o algún otro tipo de música norteamericana en el concierto que MacDowell compuso en Wiesbaden. Además, ahora que conocemos la música auténticamente norteamericana de compositores tales como Ivés y Joplin, el concierto de MacDowell suena claramente europeo. Sus armonías y melodías están tomadas directamente del romanticismo alemán. Era más fácil para MacDowell proclamar el nacionalismo norteamericano que lograrlo.

La defensa de MacDowell de las influencias norteamericanas en la música era loable. El compositor comprendía que, aunque había una rica herencia musical en Europa, Estados Unidos era un país diferente con su propia cultura, aunque esta fuera nueva. Predicó una música indígena, pero fue incapaz de componerla. Unos pocos años más tarde se molestó por el hecho de que la música de un visitante -Antonín Dvorak, compositor de la Sinfonía Nuevo Mundo- fuera presentada al público de Nueva York como música nacional norteamericana. MacDowell no pudo reconocer el paralelismo con su carrera anterior, pues cuando él vivía en Europa escribió música que sonaba europea y la interpretó allí.

Aquí en Estados Unidos se nos ha ofrecido un modelo de música nacional "norteamericana" diseñada por un natural de Bohemia, Dvorak... Antes de que un pueblo pueda encontrar un compositor musical que se haga eco de su genio, debe primero poseer hombres que verdaderamente lo representen -es decir, hombres que, siendo parte del pueblo, amen al país por sí mismo; hombres que pongan en su música lo que la nación haya puesto en sus vidas; y en el caso de Estados Unidos necesita sobre todo, tanto de parte del público como de parte del escritor, absoluta libertad con respecto a la restricción que sobre nosotros ha impuesto una deferencia casi ilimitada con el pensamiento y el prejuicio europeos.

MacDowell hizo mucho por la música norteamericana, pero las circunstancias conspiraron para impedir que hiciera aun más. Pudo haber influido sobre toda una generación de compositores norteamericanos desde su cargo en Columbia, pero renunció después de seis años, tras una disputa con Nicolás Murray Butler, el nuevo presidente de la universidad. MacDowell se sentía frustrado por la pobre preparación de sus estudiantes y deseaba que Columbia obligara a las escuelas secundarias a capacitar mejor a sus estudiantes en las artes. Propuso que se negara el ingreso en Columbia de cualquier estudiante que estuviera pobremente preparado en artes, sin importar lo altas que fueran sus otras calificaciones. Butler consideró esto una amenaza a los números de inscritos. La controversia fue dada a conocer por los periódicos de Nueva York, para mayor vergüenza de ambas partes.

Después de irse de Columbia, MacDowell se quedó en Nueva York. Fue uno de los fundadores de la Academia Norteamericana de Artes y Letras e hizo planes para transformar su casa de verano en Peterborough, New Hampshire, en una colonia para artistas. La Colonia MacDowell sigue floreciente en la actualidad, y proporciona a los artistas residencia de varios meses de tiempo libre sin distracciones para trabajar. Poco después de su renuncia a la universidad, el compositor empezó a mostrar signos de enfermedad mental. Para el otoño de 1905 había hecho una regresión a un estado infantil. Murió tres años más tarde a la edad de 47 años.

MacDowell es algo así como una paradoja. Compositor enormemente dotado, se distinguió y ganó su reputación escribiendo música europea en Europa. Debido al apoyo de Liszt, pudo regresar a su país convertido en una celebridad. Sus composiciones posteriores fueron todas modestas y sin embargo en ellas empezó a mostrar ciertos rasgos de una música artística nativa. Creía profundamente en la música indígena norteamericana, aunque no aprobaba completamente el nacionalismo. Finalmente prohibió, de hecho, la presentación de cualquiera de sus composiciones en los conciertos en los que se interpretara solamente música norteamericana. Creía que la música norteamericana debía tener una identidad y que, una vez que la tuviera, debía elevarse por encima del nacionalismo y ocupar el lugar que por derecho le correspondía junto a toda la música artística del mundo. Actualmente las creencias de MacDowell se han difundido, pero todavía su música es mucho menos conocida de lo que merece serlo. Sin embargo sigue siendo fuerte su impacto en la música norteamericana -más por su fundación de la Academia Norteamericana y de la Colonia MacDowell que por sus composiciones.
Más Notas
Maurice Ravel
Félix Mendelssohn
Piazzolla más clásico que nunca
La tragedia de Georges Bizet
Juan Crisóstomo de Arriaga

Ver Historial




Breves

  • HECTOR BERLIOZ

    Fue un creador cuyo obstáculo fue la intransigencia de la mayoría de los músicos en casi todos los temas, desde su apoyo al uso del saxofón o a la nueva visión dramática de Wagner. Su vida fue excéntrica y apasionada. Ganó el Premio de Roma, el más importante de Francia en aquel momento, por una cantata hoy casi olvidada. Su obra musical es antecesora de estilos confirmados posteriormente.

  • El aprendiz de brujo de Paul Dukas se basa en una balada de Goethe. Es un scherzo sinfónico que describe fielmente cada frase del texto original.

  • La primera ópera de la que se conserva la partitura es Orfeo de Claudio Monteverdi. Se estrenó en Mantua en 1607, con motivo de la celebración de un cumpleaños, el de Francesco Gonzaga.

  • La obra que Stravinski compuso desde la época del Octeto de 1923 y hasta la ópera The Rakes Progress de 1951, suele considerarse neoclasicista.

  • En la Edad Media encontramos la viela de arco, de fondo plano y con dos a seis cuerdas, que se perfeccionó en la renacentista, hasta llegar a su transformación en el violín moderno a partir del siglo XVI, cuando se estableció una tradición de excelentes fabricantes (violeros) en la ciudad de Cremona.


Citas

  • DANIEL BARENBOIM

    "Un director no tiene contacto físico con la música que producen sus instrumentistas y a lo sumo puede corregir el fraseo o el ritmo de la partitura pero su gesto no existe si no encuentra una orquesta que sea receptora"

  • GEORGE GERSHWIN

    "Daría todo lo que tengo por un poco del genio que Schubert necesitó para componer su Ave María"

  • GUSTAV MAHLER

    "Cuando la obra resulta un éxito, cuando se ha solucionado un problema, olvidamos las dificultades y las perturbaciones y nos sentimos ricamente recompensados"

  • FRANZ SCHUBERT

    "Cuando uno se inspira en algo bueno, la música nace con fluidez, las melodías brotan; realmente esto es una gran satisfacción"

  • BEDRICH SMETANA

    "Con la ayuda y la gracia de Dios, seré un Mozart en la composición y un Liszt en la técnica"

MULTIMEDIA

  • Cortigiani vil razza dannata

    Leo Nucci (Rigoletto)

  • Sinfonía Nº 9 "Coral"

    Ludvig van Beethoven

  • Sinfonía Nº 7

    Allegretto

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Nº 2 - 12 de septiembre de 2010

  • Follie!... Sempre libera

    Joan Sutherland (Violetta Valéry)

  • La consagración de la primavera

    Igor Stravinsky

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    N° 6 - 10 de octubre de 2010

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    N° 5 - 03 de octubre de 2010

Intérpretes

Músicos

Raúl Garello

Raúl Garello

Leyendo el diario Clarín encontré un interesante artículo de Héctor Negro sobre el maestro Raúl Garello donde contaba que nació en la ciudad de Chacabuco, Provincia de Buenos Aires y afirmaba, que a través del tiempo, con su presencia, el tango contemporáneo logró exhibir uno de los más importantes aportes en lo que se considera la promoción de músicos "post Piazzolla". Coincido totalmente con este concepto, porque como es público y notorio, Astor marcó una verdadera brecha entre el sonido de los cuarenta y el tango actual, un antes y un después en la música porteña. Garello es una feliz consecuencia de este proceso.

Músicos

Julián Plaza

Julián Plaza

Una conjunción de variadas y positivas cualidades han concurrido armoniosamente para que Julián Plaza redondeara una de las personalidades artísticas más sobresalientes dentro de la historia del tango. Bandoneonista, pianista, compositor y, sobre todo, arreglador, fueron los elementos a través de los cuales se proyectó su nombre, no sólo a la consideración pública, sino especialmente al círculo de los profesionales de la música, dentro de los cuales goza de un bien ganado prestigio. Una autoridad que ha sabido ganarse a fuerza de estudio, trabajo y talento.

Poetas

Horacio Ferrer

Horacio Ferrer

Llegó al tango con sus letras locas cuando éste ya no podía darle la fama y la devoción popular que había derramado sobre otros creadores, que para entonces estaban muertos o se resignaban al ocaso. Pero se abrió paso de todas formas, y hasta logró ser el letrista adoptado por Astor Piazzolla, único vanguardista que no desdeñó el tango canción. Por momentos consiguió conectar con esas grandes masas ya alejadas del género, y le regaló a Piazzolla la multitudinaria repercusión popular que le había faltado. De todas formas, nunca incurrió en una lírica directa y plana, empecinamiento por el que todo artista paga un precio.

Junín, 13/06/2016

Presentaron “Tango en Junín”

Los amantes del tango podrán disfrutar de diversas actividades durante cinco días en Junín. El intendente la Ciudad, Pablo Petrecca, presentó oficialmente “Tango en Junín”, un importante ciclo cultural que se desarrollará entre el 13 y el 17 de julio próximos e incluirá la realización de la preliminar del Festival y Mundial de Tango BA 2016.

Mar del Plata, 30/05/2016

Amelita Baltar en el Teatro Colón

El sábado 11 de Junio a las 21 hs se presentará en el Teatro Municipal Colón la gran cantante Amelita Baltar, acompañada por la Orquesta Municipal de Tango que dirige el Maestro Julio Davila y el pianista Aldo Saralegui como invitado especial. Luego de su presentación en Mar del Plata, la cantante estrenará un nuevo espectáculo: "Noches de Kabaret" en el Teatro Maipo de Buenos Aires.

Letras

Ver mís letras
A B C D E F G H I J K
L M N O P Q R S T U
V W X Y Z

Desarrollado por Osmosis