Sábado, 26 de Julio de 2014

Clásica y Ópera | Compositores

Edvard Grieg

Edvard Grieg

La reputación internacional de Edvard Hagerup Grieg sobresale por encima de la del resto de compositores noruegos, del mismo modo que Henrik Ibsen sigue siendo de lejos el más renombrado escritor noruego y Edvard Munch el más famoso pintor y artista gráfico de aquel país. En su obra se encuentran elementos del folclore noruego, como las sagas, y un dejo de inspiración en el paisaje de los solitarios fiordos. En su catálogo figuran danzas rústicas y canciones campesinas, músicas de carnaval y de bodas.







Grieg, que nació en Bergen el 15 de junio de 1843, creció en el seno de una familia musical su madre era una notable pianista y su padre -un comerciante de origen escocés que era también el cónsul británico en Bergen-contaba entre sus antepasados con varios destacados músicos aficionados. Fue, sin embargo, el gran violinista noruego Ole Bull quien convenció a los padres de Grieg de que su hijo poseía el suficiente talento como para convertirse en un sobresaliente músico profesional.

A la edad de 15 años, Edvard fue a estudiar al Conservatorio de Leipzig, uno de los más importantes de Europa, que él odió pero en el que se licenciaría cuatro años más tarde. Poco después de cumplir 20 años empezó a pasar largas temporadas en Copenhague, porque en aquel tiempo la capital danesa era un segundo hogar para los artistas e intelectuales noruegos. También durante esa misma época empezó a interesarse por la música folclórica noruega, un interés que le ayudó a decantar su estilo personal y único, que se encuentra aún ausente en sus primeras obras.

En poco más de una década, se había hecho un nombre tal que el gobierno noruego le garantizó un estipendio anual para incrementar las ganancias de su trabajo. A pesar de una enfermedad respiratoria crónica que le aquejó durante toda su vida adulta, viajó con frecuencia al extranjero para dirigir sus obras orquestales, para tocar sus composiciones para piano solo, para participar en interpretaciones de sus obras camerísticas que requerían piano, o para acompañar a su esposa (que era también su prima carnal), Nina Hagerup, en las numerosas canciones que escribió pensando en su voz.

Conoció a Brahms, a Chaikovski y a otros compositores relevantes, y su familiaridad con el alto nivel de la interpretación musical en las capitales musicales de Europa le condujo a emprender una batalla para elevar su calidad en Noruega. La salud de Grieg empeoró seriamente en 1900, pero continuó trabajando y viajando hasta poco antes de su muerte, acaecida en un hospital de su Bergen natal el 4 de septiembre de 1907, a la edad de 64 años. Su funeral hizo que el país entero se condoliera de su muerte.

Aunque Grieg fue esencialmente un compositor lírico y un miniaturista (no es casual que su catálogo de canciones y de pequeñas piezas para piano sea tan amplio), sus dos composiciones que nunca han perdido una firme posición en el repertorio popular internacional son ambas sustanciosas obras orquestales cuyo lirismo aparece contrapuesto a un intenso drama. El Concierto para piano en La menor, op. 16, fue escrito en 1868, cuando Grieg contaba 25 años. Edmund Neupert ofreció la primera interpretación con la Orquesta de la Corte de Copenhague bajo la dirección de Holger Simón Paulli el 3 de abril de 1869.

Hacia finales de aquel año, los Grieg emprendieron un largo viaje por Italia, sufragado gracias a una beca estatal. En Roma, Liszt tocó el Concierto para piano y ofreció a Grieg todo su apoyo. La obra fue publicada en 1872 y revisada tan sólo unos meses antes de la muerte del compositor. Es una composición estructurada con gran libertad, y se trata de una de las primeras en las que Grieg reveló la profundidad de su interés por las melodías folclóricas noruegas. El experto en su obra Nils Grinde ha señalado, por ejemplo, que el primer movimiento está "construido a partir de siete ideas temáticas diferentes, y aunque algunas de ellas están relacionadas motívicamente, existe también una gran cantidad de material contrastante. Es a esta proliferación de ideas atractivas a la que la obra debe en última instancia su gran convicción y popularidad” Pero el atractivo de la pieza es también un resultado de la frescura y la ausencia de pretensiones de sus melodías, ya se trate del impetuoso primer movimiento, del intensamente lírico segundo o del animado y marcadamente rítmico finale.

La otra obra perennemente popular de Grieg es la música incidental que escribió para acompañar una representación de la obra de su compatriota Henrik Ibsen, Peer Gynt. Ibsen, que era 15 años mayor que Grieg, se había mostrado dubitativo sobre la creación de una versión abreviada e interpretable de su gran poema dramático, pero una vez que se decidió a hacerlo le pidió a Grieg que escribiera la música. Grieg trabajó en la partitura desde primeros de 1874 hasta septiembre de 1875; el estreno de la obra, con 23 números musicales intercalados, tuvo lugar en Christiania (en la actualidad, Oslo) el 24 de febrero de 1876. Cuando se escucha en su integridad, y en el contexto de la obra de Ibsen, la música de Grieg muestra su capacidad para resumir una situación dramática o un personaje en unas pocas frases y para resaltar los aspectos místicos o sobrenaturales de Peer Gynt. En 1888, seleccionó cuatro de las piezas para formar una suite de concierto, que fue publicada el mismo año, y en 1891-92 alumbró una segunda suite (publicada en 1893) a partir de otras cuatro piezas. En ambos grupos, las piezas están dispuestas en el orden en que Grieg creía que mejor convenía al sentido musical, en vez de en el orden en el que se insertan en el curso de la obra. La sensual "Danza de Anitra", el conmovedor acompañamiento de la cuerda con sordina para la "Muerte de Aase", la madre de Peer, y el frenesí creciente de "En la gruta del rey de la montaña" han provocado que la primera suite sea más popular que la segunda, pero la melancolía de la "Canción de Solveig", con que se cierra la segunda suite, es probablemente la pieza más encantadora y más típicamente "griegiana" de las ocho.

Otras obras de Grieg incluyen las Danzas noruegas, oberturas de concierto, canciones, música de cámara y un considerable caudal de música para piano. De "todo" lo que Grieg compuso puede decirse, más que en el caso de otro autor cualquiera, que es hermoso, se trata de la obra ejecutada a lo largo de su vida por un hombre feliz y realizado.

Más Notas
Juan Crisóstomo de Arriaga
Emmerich (Imre) Kálmán
Carl Ditters von Dittersdorf
Gian Carlo Menotti
Daniel Catán

Ver Historial




Breves

  • 31 de mayo de 1809: muere en Viena Franz Josef Haydn, compositor austríaco. Una de las figuras claves del clasicismo junto a Mozart y Beethoven. Considerado padre de la sinfonía, la sonata y el cuarteto de cuerdas aunque estas formas ya existían, pero él las desarrolló con éxito. Su estilo sirvió de transición entre el estilo sentimental del Sturtn und Drang con el recambio clasista, conociendo a las otras dos mayores figuras de este movimiento en circunstancias diferentes.

  • 27 de mayo de 1840: muere durante un viaje a Francia, Niccoló Paganini, compositor y valorado violinista de origen italiano. Sus dotes y su apariencia le dieron fama de "diabólico", pero el público y los músicos lo idolatraban. Tras un demoledor éxito interpretando obras propias y ajenas, se retiró por tres años para profundizar su habilidad en la interpretación de la guitarra. Sin embargo, reapareció en los escenarios consagrándose como el mejor violinista de la historia hasta ese momento.

  • 22 de mayo de 1813: nace en Leipzig, Richard Wagner. Compositor de origen alemán, renovador de la ópera romántica. Fue censurable en casi todos los aspectos, excepto en el arte. Al regresar a Munich se separó de su esposa y vivió una historia de amor con Cosima, la hija de Franz Liszt y esposa de Hans von Bülow. Con ella volvió a Suiza.

  • 18 de mayo de 1909: muere Isaac Albéniz, compositor español. Definió el romanticismo español en materia musical y ejerció además una considerable influencia en otros compositores nacionalistas posteriores como Turina o Falla. Su música se asocia inmediatamente a la música española, plagada de reminiscencias andaluzas, color y un tono pintoresco y descriptivo. Compuso esencialmente para piano aunque su obra siempre hace referencias a la guitarra.

  • 18 de mayo de 1911: muere en Viena, Gustav Mahler. Nacido en Bohemia. Compositor y director de orquesta que vivió en Viena la mayor parte de su vida. Fue uno de los máximos exponentes de la sinfonía posromántica y autor de ciclos de canciones de suprema calidad.


Citas

  • Daniel Barenboim
    "Un director no tiene contacto físico con la música que producen sus instrumentistas y a lo sumo puede corregir el fraseo o el ritmo de la partitura pero su gesto no existe si no encuentra una orquesta que sea receptora"

  • George Gershwin
    "Daría todo lo que tengo por un poco del genio que Schubert necesitó para componer su Ave María"

  • Gustav Mahler
    "Cuando la obra resulta un éxito, cuando se ha solucionado un problema, olvidamos las dificultades y las perturbaciones y nos sentimos ricamente recompensados"

  • Franz Schubert
    "Cuando uno se inspira en algo bueno, la música nace con fluidez, las melodías brotan; realmente esto es una gran satisfacción"

  • Bedrich Smetana
    "Con la ayuda y la gracia de Dios, seré un Mozart en la composición y un Liszt en la técnica"

MULTIMEDIA

  • Así hablaba Zarathustra

    Richard Strauss

  • Porgy and Bess

    George Gershwin

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    N° 5 - 03 de octubre de 2010

  • Otello

    Giuseppe Verdi

  • Obertura "Las Hébridas"

    Félix Mendelsshon

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Ciclo 2012 - Programa N° 27

  • Sinfonía Nº 9 "Coral"

    Ludvig van Beethoven

  • Dammi i colori... Recondita armonia

    Mario del Monaco (Mario Cavaradossi)

Intérpretes

Músicos

Agustín Bardi

Agustín Bardi

Hacia 1908 y en algunos cafetines de camareras de La Boca emplazados frente al Riachuelo, "El bar de la taquera" y el "Café del Griego", debutaba Agustín Bardi integrando, como violinista, un trío con Ravina y Benigno, y más tarde un cuarteto con el Tano Genaro Espósito. Al poco tiempo pasó al café "La Marina" donde interpretó públicamente el piano por primera vez. En 1911 actuó en "El Estribo" y ese mismo año compuso su primer tango: Vicentito, dedicado al bandoneonista Vicente Greco.

Poetas

Celedonio Flores

Celedonio Flores

Nació en Buenos Aires, en el barrio de Villa Crespo, en el que convivían criollos e inmigrantes de diferentes orígenes. En ese activo foco de cultura popular transcurrió su infancia y su adolescencia, convirtiéndose en los años '20 en poeta y letrista de gran popularidad. Sus tangos, muchas veces sentenciosos y moralizantes, con magistrales descripciones de sus personajes, recurrían abundantemente al lunfardo, el argot local.

Voces

Oscar Ferrari

Oscar Ferrari

Su identificación con la música y la poesía de Buenos Aires es tan extensa, que resulta imposible resumirla en el espacio destinado habitualmente a estas semblanzas. Sin embargo, la claridad expresiva y la modestia de Oscar Ferrari, allanan el camino que es necesario recorrer para acercar su figura y su pensamiento al público, ávido de conocer detalles de quienes se han ganado un hondo prestigio dentro del universo del tango. Cantó en las orquestas de Juan Caló, Alfredo Gobbi, Edgardo Donato, Astor Piazzolla y José Basso.

Mendoza, 27/07/14

Convocatoria para Tango por los Caminos del Vino

Se trata del encuentro de tango más importante de la región. Como en ediciones anteriores, esta séptima edición del festival estará dedicada a homenajear una figura nacional y una local. El Ministerio de Cultura de la Provincia de Mendoza, a través de la Dirección de Actividades Artísticas, llama a la presentación de números artísticos con motivo de la edición 2014 del festival Tango por los Caminos del Vino, a realizarse en diversas locaciones de la provincia del 16 al 27 de setiembre.

Seinajoki, 20/07/14

La pasión por el tango, una forma centenaria de expresar emociones

El tango, que llegó a Finlandia hace más de cien años, anidó en el corazón de sus ciudadanos, que encuentran en este apasionado baile argentino una manera de expresar sus emociones. “Bailar el tango nos permite liberar los sentimientos que nos cuesta expresar de otra manera”, confía Uti Suoninen, con la cara brillante por el sudor tras una hora en la pista de baile de Seinajoki (oeste).

Letras

Ver mís letras
A B C D E F G H I J K
L M N O P Q R S T U
V W X Y Z

Desarrollado por Osmosis